logo
Un tráiler | Fuente: Shutterstock
Un tráiler | Fuente: Shutterstock

Tras la muerte de su marido millonario, una anciana viuda se ve obligada a vivir en un viejo y sucio remolque - Historia del día

Guadalupe Campos
14 jun 2024
08:45

Tras la muerte de Ethan Jenkins, su viuda, Myra, descubrió que todo su patrimonio pasaría a manos de su nuevo socio, Carl Ferguson, por lo que se vio obligada a vivir en una vieja y sucia caravana. Pero sus hijos no dejaron pasar el asunto y descubrieron algo terrible.

Publicidad

"Mi más sentido pésame, Myra", le dijo Carl Ferguson a Myra en el funeral de su esposo, Ethan Jenkins.

Su muerte se sintió en toda la comunidad de su pueblo de Oregón. Fue el fundador de una importante tienda de ropa, aunque empezó como un pequeño negocio hace muchas décadas.

Conoció a Myra cuando ella vino buscando trabajo como costurera, y se casaron poco después. Ella siguió trabajando y, a medida que el negocio crecía, también lo hacía su papel. Con el tiempo, ayudó a Ethan a dirigirlo.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Por desgracia para ella, Ethan falleció primero, a los 82 años. Myra y él llevaban juntos 55 años, y tenían tres hijos: Marcus, Alexandra y Johnny, que la acompañaron en el funeral. También asistieron algunos ejecutivos, como Carl Ferguson.

Publicidad

"Sí, tengo que hacerlo. Tu padre quería esto por alguna extraña razón. Me obligó a ello. Bueno, ese tal Ferguson también me obliga en cierto modo a vivir allí. Le "sorprendió", pero no lo rechazó", continuó Myra.

"Gracias, Carl", respondió ella a las palabras de consuelo del hombre. No le dio mucha importancia mientras otras personas venían a ofrecerle sus condolencias, pero debería haber notado el brillo en los ojos de Ferguson.

***

Varias semanas después del funeral, Myra esperaba con sus hijos para ver el reparto de los bienes de Ethan. Ella esperaba recibir la mitad de su herencia, y el resto se repartiría entre los hijos. Pero esperaba que pudieran llegar a un acuerdo para que les tocara una parte mayor del negocio. A sus 79 años, estaba dispuesta a dejar que ellos se ocuparan de todo.

Por desgracia, recibieron una noticia de lo más sorprendente. Según el testamento de Ethan, casi todo el patrimonio, incluida la mansión de Myra, iría a parar a Carl Ferguson, que estaba sentado tranquilamente a un lado de la habitación.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"¡Eso es absurdo! Ese hombre no es ni de la familia!" gritó Johnny al abogado, saltando de la silla.

"¿Puede volver a comprobarlo? Mis padres trabajaron duro para conseguir esa casa. No tiene ningún sentido", añadió Alexandra, agarrando a su hermano por el hombro para evitar que montara una escena mayor.

Marcus estaba callado, pero concentrado en sus pensamientos. Ni siquiera miró al señor Ferguson, pero sabía que algo no iba bien. Aunque ninguno de los dos quería involucrarse en el negocio de la ropa, no podía imaginarse cediéndoselo sin más a un socio. A los demás ejecutivos tampoco les iba a gustar. Estaba formulando un plan en su mente.

Mientras tanto, Myra empezó a llorar en silencio. Lloraba la muerte de su marido. Ya no le importaba mucho aquella casa y había empezado a pensar en venderla, sobre todo porque vivía sola. Pero esto no le parecía bien.

"Siento que estés disgustada. Pero éste es el testamento que el Sr. Jenkins redactó conmigo, y no puedo hacer otra cosa", les dijo el Sr. Rothstein.

Sus hermanos seguían intentando discutir, pero Marcus tomó la palabra. "De acuerdo, señor Rothstein. ¿Puede decirnos qué más hay en el testamento?".

Publicidad

"Bueno, le dejó a tu madre su vieja caravana, y también hay algunas cosas para todos vosotros. Quería que conservaran las cosas viejas de sus habitaciones en la mansión. Pero eso es todo", continuó el abogado, leyendo varias cosas más.

Marcus se quedó pensativo y se volvió hacia el señor Ferguson. "Vamos a respetar los deseos de nuestro padre. Pero ¿hay alguna forma de que dejes que nuestra madre se quede con su casa? La empresa es tuya", preguntó, sabiendo ya la respuesta.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Uf... Creo que si su padre quería que yo tuviera la casa, también deberíamos respetarlo. Pero quiero que sepas, hijo, que esto me sorprende tanto como a cualquiera", respondió el anciano, sentándose más recto en su silla y levantando las manos.

Publicidad

"De acuerdo", dijo Marcus, mostrándose completamente tranquilo. "Vamos a ayudar a nuestra madre a mudarse y a recoger las cosas que nos dejó papá".

"¿ESTÁS LOCO?" le gritó Johnny a su hermano, con las manos en alto.

"Johnny, cálmate. Hablaremos de esto más tarde", dijo Marcus imperativamente a su hermano pequeño. "¿Hemos terminado aquí? Vamos, mamá". Los tres hermanos cogieron a su llorosa madre y se marcharon.

Durante los días siguientes recogieron sus cosas de la mansión, pero hubo algo que ni siquiera el tranquilo Marcus pudo predecir: su madre se negó a mudarse con ellos.

"Me mudo a la caravana de su padre", reveló ella, conmocionando a todos sus hijos.

"Mamá, habla en serio. Te vienes a casa conmigo", insistió Alexandra. "Me ayudarás con los niños y construiremos una suite para ti en cuanto podamos".

"No, tu padre me dejó la caravana, y ahí es donde voy a vivir a partir de ahora", afirmó Myra. "Ahora, llévame allí".

"Mamá, no. Hace años que no vemos esa caravana. Probablemente esté en pésimas condiciones", Johnny se hizo eco de la opinión de su hermana e intentó hacerla entrar en razón. "No tienes que vivir allí sólo porque te hayan obligado a abandonar tu casa".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Sí, tengo que hacerlo. Tu padre quería esto por alguna extraña razón. Me obligó a ello. Bueno, ese tal Ferguson también me obliga en cierto modo a vivir allí. Le 'sorprendió', pero no lo rechazó -continuó Myra, y sus hijos no podían hacer nada al respecto.

Alexandra la condujo a la caravana situada en un solar alquilado cerca del mar, donde su padre solía pescar. Abrieron la puerta oxidada, que crujió estrepitosamente. Dentro, les asaltó una nube de polvo. El aire olía a rancio y a pescado, y aunque hacía años que no utilizaban el lugar, había platos sucios en el fregadero.

"¡NO! ¡Mamá! ¡DE NINGUNA MANERA! ¡Vamos a mi casa! ¡AHORA!" afirmó Alexandra una vez más, intentando empujar a su madre fuera de la casa, pero la mujer mayor se quedó plantada, e incluso a su edad, su hija no podía moverla.

Publicidad

"No puedes hacer eso. Tengo que vivir aquí. ¡TENGO QUE HACERLO! TU PADRE QUERÍA QUE LO HICIERA". Myra se lamentó y empezó a llorar de nuevo. Alexandra la condujo a la vieja y sucia cama y se sentó con ella.

No tenía ni idea de por qué su madre se mostraba tan obstinada, pero ahora no podía hacer otra cosa que apoyarla. Nada de aquello tenía sentido. No podía imaginar por qué su padre había regalado todo lo que habían construido juntos.

"Por favor, Alexandra. Ahora es mi deber vivir aquí. Está a mi nombre", tartamudeó Myra entre lágrimas, y Alexandra la aplacó.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Bueno, de acuerdo. Pero vamos a limpiar este lugar inmediatamente y a dejarlo bonito. ¿Me dejarás hacer eso?", dijo su hija amablemente. Abrazó a su madre con fuerza y Myra asintió en su hombro.

Publicidad

***

Mientras tanto, Johnny y Marcus estaban de vuelta en la mansión, y esperaban a que un camión de mudanzas se llevara sus cosas de sus antiguas habitaciones. Carl Ferguson estaba allí, intentando actuar como el hombre más amable con ellos.

Y por fin, Marcus tuvo la oportunidad de intentar algo. "¡Oh!", chasqueó los dedos. "Me he dejado algo en mi habitación. Iré a buscarlo".

"Iré contigo", afirmó Carl, pero Marcus lanzó una mirada a Johnny. Ya habían hablado de lo que pensaba hacer.

"Sr. Ferguson, ¿qué va a pasar con la empresa de nuestros padres? ¿La va a ampliar? Creo que papá nos dijo que ésos eran tus planes", intervino, y Carl se volvió con las cejas levantadas.

Le encantaba aquel tema y parecía encantado de que Johnny hubiera aceptado aparentemente que él era el nuevo propietario. "Ah, bueno. Sí. Tenemos planes para una expansión europea....".

Mientras tanto, Marcus entró en la casa y, en lugar de ir a su habitación, entró en el despacho de su padre, con la esperanza de que Ferguson no tuviera ni idea de la caja fuerte del suelo. Era el secreto de su padre, y sólo Marcus, como primogénito, lo sabía.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

La abrió y, como apenas tenía tiempo, se llevó todos los papeles que encontró. Cerró la caja fuerte y fue a su habitación a por una última caja que había dejado allí a propósito.

"OK, estamos listos", dijo Marcus, manteniendo una cara de póquer mientras salía y veía llegar por fin el camión de la mudanza.

Ayudaron a meter todas las cosas en el camión, se despidieron de Ferguson, que parecía alegre, y se marcharon. Poco después, se reunieron en casa de Marcus y rebuscaron entre los documentos, encontrando exactamente lo que habían estado buscando.

"Los tenemos", vitoreó Johnny, bombeando el puño.

"Bueno, eso aún no lo sabemos", declaró Marcus y llamó a su abogado. Se reunieron con otros ejecutivos de la empresa de su padre, que estaban igual de desconcertados al descubrir quién era el nuevo propietario. Y finalmente, llamaron a la policía al cabo de unos días.

Publicidad

***

Alexandra, sus hijos y Myra limpiaron el remolque durante días. Cambiaron el empapelado, compraron cosas nuevas, incluido un colchón, añadieron flores y lo arreglaron todo. Nadie permitiría que la terquedad de Myra la obligara a vivir en la miseria. Al final, el lugar no estaba tan mal, aunque era una degradación demencial respecto a la mansión.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Compraron un bonito conjunto de muebles de exterior y vieron cómo los hijos de Alexandra jugaban en la orilla. Era tranquilo.

"Ves, no está tan mal", le dijo Myra a su hija. "¿Sabes, cariño? En realidad estaba pensando que quizá vivir en esa casa era demasiado. Quería venderla, darles la mayor parte del dinero a ustedes y comprarme algo más pequeño. Quizá por eso sólo me dio esto".

Publicidad

"Pero a todos los niños les encanta esa casa, mamá. Es nuestra casa", dijo Alexandra. "Igual entiendo lo que dices. Aun así, no puedo entender las acciones de papá. Los dos trabajaron mucho codo a codo. Sé que todos tenemos carreras diferentes, pero creo que todos podríamos habernos ocupado de mantener el negocio en marcha."

"Ahora ya nunca lo sabremos, querida", replicó Myra, respirando el frío aire marino. "¿Quieres más té?"

Al cabo de unos minutos, seguían disfrutando fuera de la caravana cuando sonó el teléfono de Alexandra.

"Hola, Johnny", contestó ella. "¿Qué?"

Myra miró a su hija con el ceño fruncido. Se había enderezado en su asiento, escuchando atentamente a su hermano al teléfono.

"¿Qué pasa?", susurró la mujer mayor. "¿Puedes pedirle a Johnny que venga a visitarme aquí?".

Alexandra mandó callar a su madre y siguió escuchando a su hermano; luego, por fin, se echó a reír y se levantó de un salto. "¡Dios mío! ¿Lo dices en serio? ¿En serio?", gritó y empezó a dar saltos.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Al final, colgó el teléfono y agarró a su madre, haciendo que se levantara. "¡Mamá, puedes recuperar tu casa!".

"¿Qué?"

"¡Todo era una gran estafa!" reveló Alexandra y se alegró. Volvió a abrazar a su madre.

"Cariño, me alegro de que estés contenta, pero ¿puedes explicarlo mejor?". Myra se rió con su hija, pero no tenía ni idea de lo que estaba pasando.

"Mamá, Carl Ferguson estaba confabulado con el abogado e hicieron un testamento falso. Papá nunca le dejó nada", reveló. "Marcus y Johnny encontraron el verdadero testamento, y dijo algo sobre los otros ejecutivos jurando que papá no confiaba tanto en Ferguson. ¡Va a haber una investigación policial! ¡Esa gente va a ir a la cárcel!!"

Publicidad

"¡Vaya! ¿Pero por qué iba a hacer algo así el Sr. Rothstein? Lo van a inhabilitar", se preguntó Myra, con la mano en la boca.

Tardaron unos meses, pero al final la policía encontró pruebas suficientes para detener a Carl y al Sr. Rothstein. Fue una experiencia angustiosa, pero se descubrió la verdad de sus actos y, por fin, Myra pudo volver a su casa.

El testamento original decía que Ethan quería que la mitad de sus bienes fueran para Myra y el resto para los hijos. Pero la anciana no quería volver a su mansión. Así que sus hijos decidieron vender la casa y comprarle el terreno donde estaba la caravana.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Consiguieron construirle una preciosa casita en ese terreno, y Myra igual conservó la caravana. Se dio cuenta de que, aunque su marido nunca quiso que viviera allí, seguía enamorada de ella. A sus nietos les encantaba visitarla y estar junto al mar.

Publicidad

Johnny decidió cambiar de carrera y dirigir el negocio de ropa con los ejecutivos que les habían sido leales. Todo parecía perfecto, y Myra no lamentaba lo ocurrido.

"Quizá esto estaba predestinado, Alexandra", le dijo Myra a su hija un día durante una barbacoa familiar en su casa.

"Eehh.... No seas tonta, mamá. Ese hombre quería robarte todo lo que habías creado tras años de trabajo", se burló su hija.

"Claro, pero quizá el destino no tenía otra forma de demostrarme que necesitaba vivir junto al mar", continuó Myra, sonriéndole a su hija.

"El destino es raro, entonces", dijo la joven, llevando los platos para terminar de poner la mesa al aire libre. Myra estuvo totalmente de acuerdo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Confía tu testamento a tus hijos y hazles saber tus planes. Ethan Jenkins debería haber hablado del testamento con sus hijos para que no les pillara por sorpresa un testamento falso. Siempre es mejor ser abierto sobre estos asuntos.
  • Algunas cosas ocurren por alguna razón. A pesar de que le mintieron y se sintió obligada a mudarse a la vieja caravana, Myra no se arrepintió. Creía que fue el destino el que la llevó a la casa que finalmente amó.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Llevé a mis nietos a Disney World y ahora mi nuera está enfadada conmigo

23 de mayo de 2024

Volví a casa de un viaje de negocios y encontré el dibujo de mi hijo con su "nueva mami" - Reconocí a la mujer del café

05 de junio de 2024

Anciana deshereda a sus hijos tras oírlos discutiendo en la habitación del hospital - Historia del día

04 de junio de 2024

5 historias de grandes herencias con un giro inesperado de los acontecimientos

06 de mayo de 2024

Mujer engaña al padre discapacitado de su novio - Historia del día

11 de abril de 2024

Mujer es infiel delante de suegro discapacitado - Historia del día

28 de marzo de 2024

Mis hermanas me exigen que rompa la ultima voluntad de mi padre

25 de febrero de 2024

Mi abuela murió sin dejar un céntimo a sus 6 hijos - Una antigua nota lo explica todo

29 de febrero de 2024

Padres echan a su hijo adolescente - 17 años después, creen que alquila una habitación, pero en cambio ven su costosa casa

22 de febrero de 2024

Mi difunta madre dejó como herencia sólo 1 dólar a cada uno de mis tres hermanos, mientras que yo sólo recibí una carta

29 de febrero de 2024

Hija malcriada se niega a ayudar a su agotada madre soltera y pronto aprende una valiosa lección

15 de marzo de 2024

Llegué a casa a una cena romántica, pero no era para mí

24 de abril de 2024

Mis hijastros codiciosos mintieron a mi esposo moribundo diciéndole que robé sus joyas y mi marido sabio les dio una lección

10 de junio de 2024

4 conflictos familiares provocados por suegras que tomaron giros inesperados

15 de abril de 2024