logo
Recepcionistas hablando durante su turno | Fuente: Freepik
Recepcionistas hablando durante su turno | Fuente: Freepik

Huésped rico me humilló ante su joven novia — Como recepcionista, les di una dura lección

Susana Nunez
04 jul 2024
03:45

Cuando un rico huésped del hotel se burló de Rosalie delante de su joven novia, la astuta recepcionista supo que tenía que actuar. Al descubrir su sucio secreto, la joven orquestó un asombroso enfrentamiento que dejó a todos atónitos y a la justicia impecablemente servida.

Publicidad

Ésta es la primicia. Me llamo Rosalie, tengo 30 años y trabajo como recepcionista en un hotel bastante ostentoso. Aunque no todo es glamour: a veces hay imbéciles que se creen los dueños del lugar. Pero bueno, me encanta mi trabajo y se me da bastante bien...

Una recepcionista en un hotel de lujo | Fuente: Freepik

Una recepcionista en un hotel de lujo | Fuente: Freepik

La noche del pasado martes empezó como cualquier otra. Empezaba mi turno de noche, preparándome mentalmente para la habitual mezcla de invitados. Lo que no sabía era que estaba a punto de enfrentarme a uno de los clientes más desagradables. Pronto aprendería que meterse conmigo era una mala idea.

"Buenas noches, señor Johnson", saludé a un cliente habitual. "Aquí tiene su llave. Disfrute de su estancia".

Justo entonces, vi al siguiente cliente en la cola: un hombre de mediana edad llamado Robert (probablemente 45) con una mujer mucho más joven llamada Tiffany (creo que 20) agarrada a su brazo.

Publicidad
Una mujer entregando la llave de una habitación | Fuente: Midjourney

Una mujer entregando la llave de una habitación | Fuente: Midjourney

Era hora de pasar al modo profesional. Así que esbocé una pequeña sonrisa, saludándoles cortésmente como siempre.

"¡Buenas noches, señor... señora! ¿En qué puedo ayudarle hoy?", pregunté cortésmente, pero el rostro del hombre permaneció firme. Entonces frunció el ceño, mirándome como si fuera un trozo de basura al borde de la carretera.

Robert sonrió satisfecho. "Haciendo bien tu trabajo por una vez".

Un hombre sonriendo, frunciendo el ceño | Fuente: Pexels

Un hombre sonriendo, frunciendo el ceño | Fuente: Pexels

Publicidad

Sus palabras me estremecieron, y mi colega me miró, igualmente mortificado. Pero esto no era nuevo para nosotros. Ya habíamos visto aquí una buena ración de los llamados "desagradables", que se creen dueños del universo sólo porque son ricos.

Iba a ser una de esas noches, ¿eh? Le dediqué una sonrisa cortés. "Por supuesto, señor. Vamos a registrarlos".

¡Un día más! Puedo con esto, susurré para mis adentros. No sabía que pronto me darían la razón de la forma más inesperada.

Una recepcionista visiblemente molesta | Fuente: Freepik

Una recepcionista visiblemente molesta | Fuente: Freepik

Mientras preparaba el registro, Tiffany se inclinó hacia el tipo y le susurró algo. Se rieron a carcajadas, y me molestó mucho porque sabía que decían algo de mí.

Publicidad

La tal Tiffany era toda silicona, ropa de diseño, labios enormes y, sinceramente, no tenía la mirada más brillante. Su cuerpo gritaba plástico.

Me entraron ganas de reír, pero me controlé, aunque solté una leve risita y me recompuse rápidamente. Tiffany parecía pertenecer a un programa de telerrealidad.

Una mujer joven mirando intensamente | Fuente: Midjourney

Una mujer joven mirando intensamente | Fuente: Midjourney

Tomé sus identificaciones y comprobé los datos. Cuando le devolví las tarjetas, Robert me lanzó una mirada que gritaba desdén.

Se inclinó sobre el mostrador y entrecerró los ojos. "¿Ha visto algo raro delante de usted, señora?".

Negué con la cabeza. "No, señor. Sólo recordaba una historia divertida".

Publicidad

Me espetó: "¿Una historia divertida sobre cómo no pudiste conseguir un trabajo de verdad? ¿O de cómo te casaste con un perdedor porque ningún hombre decente con amor propio se casaría jamás con alguien COMO TÚ?".

Un hombre maduro mirando dagas | Fuente: Pexels

Un hombre maduro mirando dagas | Fuente: Pexels

Vaya, qué mala actitud. Intercambié una mirada con mi colega. Me ardían las mejillas de vergüenza y rabia. Apreté los puños bajo el mostrador, intentando mantener la calma.

"Señor, vamos a terminar el registro", dije. No quería montar una escena, porque ya había tratado antes con huéspedes maleducados. Pero estos dos eran demasiado.

Robert se burló, mirándome de arriba abajo con desdén. "Pues date prisa. No tengo toda la noche".

Publicidad

Me mordí la lengua, obligándome a mantener la profesionalidad. "Enseguida, señor".

Una recepcionista preparando papeles | Fuente: Freepik

Una recepcionista preparando papeles | Fuente: Freepik

"Hasta los perezosos son más rápidos, chica. Date prisa. O prepárate para despedirte de tu trabajo", siseó Robert. Me hirvió la sangre.

Hospitalidad Rosalie... hospitalidad. Mantén la calma. No dejes que te atrape. Me lo recordaba una y otra vez.

Justo cuando pensaba que no podía ir a peor, Tiffany sacó su teléfono y empezó a grabarme, riéndose como si fuera una gran broma. "¡Eh, saluda a la cámara!", se rio. "Esto es épico. Cariño, mírale la cara. Está roja como un tomate maduro podrido".

Una mujer riéndose de alguien | Fuente: Midjourney

Una mujer riéndose de alguien | Fuente: Midjourney

Publicidad

Les entregué la llave de la habitación con una sonrisa forzada, con la mente llena de ideas para vengarme. Mi colega me apretó el brazo, diciéndome que me controlara. En el fondo, me juré que sus risas no durarían mucho.

Mientras Robert y Tiffany se alejaban, murmuré en voz baja: "No tienes ni idea de con quién te estás metiendo. Supongo que es hora de recordarte de qué estoy hecha".

Me volví hacia mi colega, enarcando una ceja. "¿Lo ves? Esta gente prepotente cree que puede salirse con la suya burlándose de alguien. Es hora de actuar".

Huésped de hotel con equipaje | Fuente: Freepik

Huésped de hotel con equipaje | Fuente: Freepik

Entonces lo recordé: Robert llevaba un anillo de casado. Tiffany y él tenían una diferencia de edad de 20 años. ¡Bingo! Comprobé rápidamente sus datos de registro. Efectivamente, Tiffany no era su esposa. Sus apellidos eran diferentes.

Publicidad

Abrí el portátil y empecé a buscar. Unos clics más tarde, encontré el perfil de Robert en las redes sociales. Y allí estaba Laura, su esposa. ¡PERFECTO!

Mujer utilizando un portátil | Fuente: Pexels

Mujer utilizando un portátil | Fuente: Pexels

Escribí un mensaje rápido a Laura preguntándole dónde estaba su marido. Me contestó que estaba de viaje de negocios. ¿Ah, sí? Con una sonrisa de satisfacción, envié otro mensaje, insinuando que en realidad estaba en nuestro hotel con una chica joven.

La respuesta fue casi inmediata. Laura estaba LÍVIDA. Y ahora, el plan estaba en marcha. Casi podía imaginármela echando humo al otro lado.

Mujer tecleando un mensaje rápido en su portátil | Fuente: Pexels

Mujer tecleando un mensaje rápido en su portátil | Fuente: Pexels

Publicidad

Momentos después, llamó a recepción, preguntando cómo sabía yo todo esto. Le revelé mi identidad, asegurándole que encontraría a su marido aquí, en una suite acogedora y cara.

Sorprendida y disgustada, Laura me dijo que quería enfrentarse a Robert en persona. "Gracias por decírmelo", me dijo. "Iré a primera hora de la mañana".

Al colgar y volver a mi lugar de trabajo, un nudo de expectación se me apretó en el pecho. La satisfacción parpadeaba en los bordes, pero la culpa por haber herido a Laura la ensombrecía. "Mañana va a haber una explosión", murmuré.

Una recepcionista en una llamada telefónica | Fuente: Freepik

Una recepcionista en una llamada telefónica | Fuente: Freepik

A la mañana siguiente, esperé en el vestíbulo la llegada frenética de Laura. Al reconocerla por su foto de perfil, me reuní inmediatamente con ella y le entregué una llave de repuesto de la habitación de Robert.

Publicidad

"¿Siguen dentro?", preguntó con los ojos encendidos.

Sonreí tímidamente. "Oh, definitivamente siguen ahí dentro... ¡no han salido de la habitación en toda la noche y la mañana!".

Una mujer enfadada | Fuente: Pexels

Una mujer enfadada | Fuente: Pexels

Laura apretó los dientes con tanta fuerza que temí que se le rompieran. Recogió la llave y me preguntó por dónde, mientras yo señalaba hacia arriba.

La seguí mientras se dirigía a la suite, con el corazón palpitando de emoción. Laura abrió la puerta de un tirón, mostrando a Robert y Tiffany en una posición comprometida y con poca ropa. Sus caras de asombro eran IMPERDIBLES.

Una mujer muy enfadada gritando | Fuente: Pexels

Una mujer muy enfadada gritando | Fuente: Pexels

Publicidad

Laura no perdió ni un segundo. Empezó a gritar a Robert, desenmascarando sus mentiras y su infidelidad. "¡Lo sé todo, gracias a esta amable recepcionista!", gritó, señalándome.

"¡Me mentiste, Robert!", gritó. "¡Me dijiste que estabas de viaje de negocios, pero aquí estás con esta... esta fulana!".

Robert se puso rápidamente una sudadera y tropezó con sus palabras: "¡Laura, cariño, no es lo que parece!".

Un hombre asustado | Fuente: Pexels

Un hombre asustado | Fuente: Pexels

Tiffany intentó intervenir: "¿A quién llamas golfa?".

Laura se volvió hacia ella, con los ojos llameantes. "¡A TI! No eres más que una rompehogares".

Durante su acalorada discusión, Laura reveló que Robert vivía a costa de los ricos padres de ella, sin un verdadero trabajo ni dinero propio. No pude evitar sentir una oleada de satisfacción. El tipo que se BURLABA de mi trabajo era el verdadero fraude.

Publicidad
Una mujer conmocionada en la cama | Fuente: Midjourney

Una mujer conmocionada en la cama | Fuente: Midjourney

Me emocioné viendo cómo se desarrollaba el caos. Laura lanzaba misiles verbales a Robert mientras Tiffany parecía totalmente perdida. Saqué mi teléfono y empecé a grabar, capturando cada momento de la humillación de Robert.

Entonces entré en la habitación, sonriendo. "Eh, ¿te acuerdas de mí? ¿Qué tal si ahora saludas a la cámara?".

La expresión de sus caras fue ÉPICA. Robert estaba furioso, Tiffany mortificada y Laura parecía desconsolada pero victoriosa. Era la venganza definitiva, y se sentía gloriosa.

Mujer grabando un vídeo con su smartphone | Fuente: Pexels

Mujer grabando un vídeo con su smartphone | Fuente: Pexels

Publicidad

Laura se marchó llorando, dándome las gracias por mi ayuda y prometiendo enviar pruebas del engaño de Robert a su abogado. Sentí una punzada de compasión por ella, pero sabía que era necesario.

Robert y Tiffany se marcharon enseguida, visiblemente humillados. Al verlos marchar, sentí que se había hecho justicia. Unos días después, recibí un mensaje de Laura, dándome las gracias e informándome de que había solicitado el divorcio.

Mujer firmando un acuerdo de divorcio | Fuente: Freepik

Mujer firmando un acuerdo de divorcio | Fuente: Freepik

Al reflexionar sobre los acontecimientos, se me dibujó una sonrisa en la cara. No sólo me defendí, sino que ayudé a una mujer inocente a ver la verdad sobre el hombre que creía que le importaba y en el que confiaba ciegamente.

Algunas personas se creen dueñas del mundo, ¿verdad? Miran a todos por encima del hombro como si estuvieran por debajo de ellos. Pues déjame decirte que ese tipo de gente suele acabar con un buen mordisco de karma, y esta vez fui yo quien se lo sirvió frío.

Publicidad
Una recepcionista hablando por teléfono | Fuente: Freepik

Una recepcionista hablando por teléfono | Fuente: Freepik

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mecánica es intimidada por ser mujer

13 de marzo de 2024

5 historias increíbles de infieles que recibieron su merecido

26 de mayo de 2024

Mi intimidadora de la infancia se convirtió en mi compañera de trabajo — Comenzó a intimidarme de nuevo, pero esta vez le di una lección

03 de julio de 2024

Huésped de hotel se burló de mi madre que trabaja de mucama, y ella le enseñó a no volver a meterse con el servicio de limpieza

20 de junio de 2024

Mecánica maltratada por ser mujer - Historia del día

02 de abril de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

Mi hija de 10 años insistió en revisar ella sola nuestro buzón – Hoy lo revisé y lo que vi me dejó con lágrimas en los ojos

01 de julio de 2024

Mi hijo me pidió urgentemente que volviera a casa porque temía por su madre - Mi mundo se derrumbó cuando entré a la casa

10 de mayo de 2024

Mi esposo rico me prohibió entrar en una habitación de nuestra casa - No pude dejar de llorar cuando vi lo que escondía

15 de marzo de 2024

Se me heló la sangre cuando abrí el cajón de mi marido al día siguiente de mudarme con él

16 de marzo de 2024

Indigente conquista el corazón de un hombre rico - Historia del día

18 de junio de 2024

A un hombre le dicen que estuvo en coma 12 años, luego descubre que fue una treta planeada por su esposa - Historia del día

31 de mayo de 2024

Tengo miedo de dar a luz por culpa de mi suegra

23 de abril de 2024

Vendí la casa de mi difunto abuelo por casi nada, sin saber lo que había escondido en el sótano durante años

29 de junio de 2024