Niño autista no soportaba que le corten el pelo. Una peluquera paciente cambia el enfoque y sus vidas

Lisa Ann McKenzie parece haber encontrado su vocación como "susurradora de niños" en la peluquería.

Según contó So Share This, todo ocurrió cuando McKenzie se topó con un niño autista nervioso y ansioso en su asiento en la barbería en Brisbane, Australia.

El niño, Jordie Rowland, estaba angustiado por la actividad y los sonidos abrumadores de la concurrida tienda, y simplemente no podía quedarse quieto. Había demasiada sobrecarga sensorial.

"Se podía escuchar su angustia antes de verlo", dijo Lisa a CNN.

Con una paciencia increíble, McKenzie trabajó arduamente para al final cortar solo un pequeño parche de cabello.

Entonces, ella acordó con su madre que volviera varias veces para continuar con el corte de pelo. La idea era cortar una pequeña parte en cada visita de Jordie.

"Al principio, quizás tendríamos la suerte de hacer un medio corte de pelo", dijo Mckenzie.

Pero luego decidió programar su visita cuando la tienda estaba a punto de cerrar. Luego, apagaba las luces y suavizaba la música. Pero ni siquiera eso pareció ayudar.

"Pasaron cuatro semanas antes de que pareciera un corte de pelo normal", contó Lisa.

Pero esta situación no fue apreciada por el jefe de la tienda, que quería que ella mantuviera el ritmo de cinco cortes de cabello por hora y cobrara a los padres del niño todo el tiempo que estaba gastando.

McKenzie no creía que fuera correcto cobrar, ya que el corte de pelo aún no había terminado.

Unas semanas más tarde, Lisa abrió su propia tienda. Le daría todo el tiempo que necesitaba para ayudar a Jordie, y le permitiría tomarse su tiempo y acostumbrarse a los alrededores.

Al niño le calmaba explorar la tienda y ella estaba progresando, pero el momento decisivo sucedió cuando decidió cantarle una canción en particular a Jordie.

"Las ruedas del autobús dan vueltas y vueltas, por toda la ciudad", cantaba ella.

"Me miró directamente. Es difícil de describir, pero sentí que mi corazón explotó ", dijo la peluquera.

Entonces pudo por fin terminar todo el corte de pelo, inclucon con gel de peinado.

"Finalmente, después de 18 meses de ganar la confianza de Jordie, puedo hacerle un corte de pelo completo y hasta me recompensan con un abrazo al final. Amo mi oficio y amo marcar la diferencia ", escribió en Twitter.

McKenzie dice que el secreto para cortar el cabello a los niños con autismo es la paciencia, la comprensión y la construcción de una relación de confianza.

"Creo que como industria hay una gran brecha aquí. Somos barberos, y los peluqueros debemos mejorar ", dijo Lisa.

Pero su actitud le ha traído recompensas, pues para ella definitivamente el negocio está mejorando. En respuesta, sus clientes viajan desde muchos kilómetros para llevar a sus hijos al nuevo establecimiento.

Mira todas esas caras felices en el video a continuación:

La barbería de Lisa, Celtic Barber, ahora ofrece citas especiales para niños con autismo, a las que llama "Súper Sensuales Sesiones Sensibles del Domingo".

Ella dice que ha recibido miles de mensajes sobre el servicio y su negocio está progrsando rápidamente. Otros cinco barberos la ayudan y cortan pelo en el piso mientras los niños juegan con los juguetes.

Lisa considera que los niños forman parte de su "familia Celtic Barber".

"Me encanta poder atender a nuestros hermosos niños incomprendidos con una tienda cerrada y esa atención individual", escribió en Twitter.

¿Quieres ver más videos de tus estrellas favoritas? Suscríbete a nuestro Canal de Youtube!