Mamá soltera es acusada de alcohólica pero días después queda paralizada

La historia de Charlotte Debieux evidencia que no se debe juzgar a las personas. Lo que inicialmente se calificó como un vicio, acabó siendo una terrible historia. 

Charlotte Debieux de 25 años de edad, es la mamá de Poppy, una niñade 3 años. La mujer se vio envuelta en un escándalo en el que incluso, maestros y representantes de la escuela de su hija, pensaron que era alcohólica. Soy Carmín tiene la historia.

Debieux presentó cambios de actitud, llegando a tener un fuerte tropiezo en la puerta de la escuela de su hija, que hizo pensar a los presentes que estaba ebria. Luego se supo que la causa era una terrible enfermedad que la mantuvo inmóvil.

La joven mujer ya había tenido algunos síntomas a los que no prestó atención; tuvo dolor de espalda con frecuencia y entumecimientos que le dificultaban la movilidad. Debieux fue diagnosticada con el síndrome “Guillain Barré”.

Imagen tomada de Static Flickr

Imagen tomada de Static Flickr

“Se trata de un trastorno poco común que hace que el sistema inmunitario ataque el sistema nervioso periférico, que conecta el cerebro y la médula espinal con el resto del cuerpo. La lesión de estos nervios dificulta la transmisión de las señales”, explicó Charlotte.

Por su parte, los especialistas en salud acotaron que “para poder superar ese intenso dolor y tener un poco de movilidad, Debieux debe tomar alrededor de 40 tabletas al día debido a que tiene los músculos faciales caídos, además debe usar un scooter de movilidad y un elevador de baño”.

“La primera vez que Charlotte comenzó a tener síntomas de malestar fue en agosto de 2017,  cuando sintió entumecimiento en el área genital y se extendía a las manos y a los pies”, explican los expertos, a la vez que dijeron que luego presentó dificultad para ingerir los alimentos.

Imagen tomada de Pixabay

Imagen tomada de Pixabay

Según una publicación de Daily Mail, Charlotte “notó que algo estaba mal en su cuerpo cuando acudió a la escuela de su hija y le hicieron saber que se veía como si estuviera borracha, y fue ahí cuando decidió que no podía seguir dejando pasar el tiempo y debía atenderse”.

 "En la escuela de mi hija preguntaban si había estado bebiendo y estaba mortificada. Ese fue el punto donde me di cuenta de que algo estaba muy mal. Después de llegar a casa dando tumbos, lloré, me preocupaba que la policía llegara a casa por considerarme borracha”, expresó Charlotte.

Sin embargo, fue en septiembre de 2017 cuando su estado de salud empeoró y tuvo que ser trasladada al hospital donde le detectaron dicha enfermedad.  “Mi hija se mudó con su abuela de 44 años de años de edad, quien es la responsable de sus cuidados y llevarla a escuela”, agregó.

 
Imagen tomada de Pixabay

Imagen tomada de Pixabay

"Los médicos pensaron que podría tener esclerosis múltiple, ya que mi condición afecta a personas mayores", comentó Debieux, quien agregó que pasó un mes en el Hospital Universitario de Southampton, donde le administraron anticuerpos intravenosos para el sistema inmune.  

“Para el tratamiento utilizaron sangre donada, que recibí durante cinco días, lo que me ayudó a recobrar algunos movimientos después de que permanecer ocho días sin fuerza en mis brazos y piernas”, explicó la joven paciente.  En octubre del año pasado, Debieux fue dada de alta.

Cabe destacar que Charlotte ha tenido que asistir a diversas terapias  físicas y ocupacionales, para lograr su completa recuperación. "Tengo muchas sensaciones ahora, pero no puedo caminar, a veces pierdo la sensibilidad en los pies. Todavía necesito ayuda para bañarme”, añadió.

Finalmente Charlotte comentó que “su enfermedad le ha cambiado la vida al grado que tuvo que mudarse a Gloucester para estar más cerca de su madre y de su pequeña hija” con quien extraña salir de paseo o jugar como antes solían hacerlo, incluso cuidarla en el día a día.

Imagen tomada de Static Flickr

Imagen tomada de Static Flickr

Debieux ha tenido un lento proceso para poder recuperarse por completo y poder volver a jugar con su hija. La madre soltera dijo: "Solo quiero ser capaz de recoger a mi hija y darle vueltas en el verano"

La enfermedad autoinmune, que afecta a uno en un millón de personas, ataca los nervios y puede causar entumecimiento, debilidad y dolor en los pies, las manos y las extremidades, publicó Independent.

El síndrome de Guillain Barré, que los médicos creen que puede ser provocado por una infección tan común como la intoxicación alimentaria, generalmente se puede tratar, y la mayoría de las personas finalmente se recupera por completo.