Fotógrafo de bodas se negó a trabajar en una cremonia cuando descubrió que la novia tenía solo 15 años

Vanessa Guzmán
18 sept 2018
08:56
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Cuando el fotógrafo supo que la boda en la que tendría que trabajar era la de una niña de 15 años en Turquía, se negó a trabajar y le rompió la nariz al novio.

Publicidad

Onur Albayrak es un fotógrafo de boda en Malatya-Turquía que fue contratado para cubrir una ceremonia, pero al saber que la novia era una niña, guardó su cámara y se negó a fotografiarla, según reseñó Ahval News.

Como siempre, él llegó al evento para tomar las fotos de la novia, pero al percatarse de la edad de la chica y confirmar sus sospechas, simplemente se enojó y no continúó con el trabajo. 

Albayrak reaccionó con gran enojo cuando el novio le respondió con orgullo que la novia tenía solo 15 años. El fotógrafo inmediatamente le hizo saber al novio que él no sería parte del abuso que se estaba cometiendo contra la menor.

Publicidad

"No puedo tomar fotos de una niña novia", dijo Albayrak en señal de protesta, lo que envió al novio a un estado de furia tal que comenzó a amenazarlo por ‘violar su contrato de trabajo’.

Publicidad

Tanto el novio como el fotógrafo se involucraron en una acalorada discusión que se tornó violenta y Albayrak terminó por romperle merecidamente la nariz al novio, según reportó Hurriyet Daily News.

"Ojalá esto nunca hubiera sucedido, pero sucedió. Y si me preguntaran si volvería a hacer lo mismo, les diría que 'sí',” aseguró el fotógrafo.

“Las novias menores de edad son víctimas de abuso infantil y ningún poder en la tierra puede hacerme fotografiar a una niña con un vestido de novia,” aseguró Albayrak.

Ahval News asegura que de acuerdo con la ley turca, la edad mínima para contraer matrimonio, tanto para hombres como para mujeres, es de 18 años.

Publicidad

Solo en situaciones excepcionales se requiere una orden de juez para casar a jóvenes de 17 años. Pero no es legal casarse más joven bajo ninguna condición en Turquía.

Yasmeen Hassan, director ejecutivo global del grupo de campaña Igualdad Ya, dijo que a pesar del hecho de que Turquía tiene una edad mínima de 18 años para el matrimonio, se casaron más chicas antes de esa fecha y describió la reacción del fotógrafo como "épica".

"Muy a menudo, por motivos sociales, la gente no quiere hacer una escena, así que estoy muy feliz de que haya hecho esto. Debería ser aclamado como un héroe, necesitamos más personas como esta", dijo Hassan.

Publicidad

Todos se indignaron por la edad del novio

Un YouTuber que busca crear conciencia sobre el matrimonio infantil, organizó un experimento social que involucraba a una "novia" de 50 años y a su "novio" de 12.

Publicidad

Haciéndose pasar por su fotógrafo de bodas, Coby Persin reunió en Times Square, Nueva York, a una falsa pareja que supuestamente acababa de contraer nupcias.

Según reseñó Daily Mail, el objetivo de Persin era saber si la gente intervendría al ver al novio visiblemente afligido en público con una novia mucho mayor que él.

El YouTuber, que previamente organizó un experimento similar con una novia de 12 años y un novio de 65, explicó que al investigar el matrimonio infantil, descubrió que los niños también se casan.

Publicidad

Por lo tanto, decidió crear conciencia al recrear su experimento, esta vez invirtiendo los géneros de los “recién casados”.

En el video de Coby, el joven novio, vestido con esmoquin, luce claramente angustiado, nunca habla y nunca deja escapar una sonrisa.

La novia vestida de blanco, por el contrario se ve feliz y alegre, y aparentemente no tiene problema en revelar la edad de su joven 'marido'.

Cuando la gente que pasaba le preguntaba, ella les respondía que había obtenido el permiso de los padres del niño, asegurando que el matrimonio era legal.

Una unión como la que se muestra en el video sería de hecho ilegal en el estado de Nueva York, donde se filmó el video. En junio del año pasado, una nueva legislación prohibió el matrimonio de menores de 17 años, según lo informó Human Rights Watch en ese momento.

En el video que hizo Coby del experimento, varios espectadores presencian la escena entre la falsa novia y el novio con una expresión de asombro en sus caras, aunque no dicen nada.

Publicidad