Mamá de 19 años, que luchó contra un tumor cerebral para dar a luz, fallece pocos meses después

Una joven de 19 años diagnosticada con un tumor cancerígeno incurable en el cerebro meses antes de dar a luz ha fallecido tras más de un año luchando por hallar una cura.

Dana Scatton, de Pennsylvania, EEUU, tenía siete meses de embarazo en diciembre de 2017, cuando un examen reveló que sufría de glioma pontino intrínseco difuso (GPID).

Es uno de los tipos de cáncer más devastadores, afectando a 300 niños al año, la mayoría menores de 10 años. Nadie ha sobrevivido el GPID por más de 18 meses, y no responde a ningún tratamiento.

Dana dio a luz a su hija, Aries Marie, un mes antes de tiempo, el 4 de enero de 2018, antes de comenzar la radioterapia y viajar a una clínica en México, que vende una "cura" para el GPID, a pesar que no haber tenido éxito. Muchos doctores acusan a la clínica de abusar de familias vulnerables.

Hubo momentos de esperanza y progreso, pero esta semana, el lunes de pascua, su familia le dijo al público que Dana falleció. "Quizás nunca tengamos las palabras correctas para realmente honrar a la increíble, brillante, amorosa, cariñosa, apasionada, increíblemente hermosa madre de espíritu libre, hija, sobrina, hermana, prima, amiga y mujer independiente que Dana era cada día", escribió la familia en Facebook.

"Ella nos inspiró a todos a ser mejores de lo que somos y a mantener a Dios enfocado en todo momento. Enfrentó su mayor miedo de todos, la muerte, y le devolvió una sonrisa que sólo Dios sabe provocar. Ella luchó más duro que los guerreros más rudos que conoce el hombre, y lo hizo con gracia y valor."

Debido a la ubicación del tumor de Dana, comenzó a adueñarse de sus funciones motrices, haciendo difícil el hablar, caminar y respirar. En ciertos puntos, las radiografías parecían sugerir que la radioterapia estaba reduciendo el tumor "sin señales de bloquear su pons", la parte del cerebro que controla la respiración, comunicación y balance.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, los ensayos clínicos demuestran que la radioterapia no es efectiva para este cáncer. Como resultado, muchos pacientes del mundo entero acuden al Dr. Alberto Siller, que regenta una clínica de dudosa reputación en Monterrey, México, como último recurso.

El polémico tratamiento no tiene evidencias de su efectividad, e involucra un coctel de 11 drogas de quimioterapia inyectadas en una arteria cerebral, con un costo de 300.000 dólares. El tratamiento no ha sido sometido a ensayos clínicos, estudios revisados por pares ni publicados en ninguna revista científica, ni estadísticas sobre su recurrencia. Varios niños han muerto luego de mostrar minorías iniciales.

En otro desgarrador caso, una sobreviviente de cáncer se arriesgó a que su enfermedad volviera para intentar quedar embarazada. Meghan Koziel, de 29 años y oriunda de Pensilvania, optó por detener el medicamento de supresión hormonal que estaba tomando para el cáncer para poder concebir a su bebé.

Artículos relacionados
Jan 24, 2019
Madre y bebé recién nacido mueren tras ella posponer tratamiento de cáncer para salvar su vida
Historias Feb 19, 2019
Mamá comparte cómo fue descubrir que tendría gemelos después de dar a luz a su primer bebé
Crianza Apr 03, 2019
Tras años de intentar y 5 hijos, mamá finalmente está feliz de dar a luz a una hija
Salud Apr 23, 2019
Niño de 2 años al que le dieron semanas de vida es curado gracias a tratamiento innovador