logo
 shutterstock
Fuente: shutterstock

Chiste del día: tres hombres de negocios estaban cenando

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tras una larga disputa entre tres amigos por decidir quién pagaría la cena, uno de los caballeros ofreció una solución hilarante.

Publicidad

Al terminar su jornada la laboral, tres ejecutivos decidieron ir a cenar juntos y pasar un rato divertido entre tanto trabajo.

Luego de una rica cena, risas y amenas conversaciones, los tres caballeros decidieron pedir la cuenta. Poco después que el camarero dejara la deuda de la velada, cada uno de los hombres insistía en cancelar el monto total.

Publicidad

En ese momento, se convirtió en un argumento silencioso de quién pagaría la factura. El primer hombre dijo que debería pagar la factura, ya que simplemente la cancelaría como un gasto comercial.

El segundo no estuvo de acuerdo y dijo que pagaría por su cena, ya que estaba en el costo. Sin embargo, el tercer hombre de negocios observó a sus amigos discutir antes de hacer una gran confesión.

Publicidad

"Caballeros, por favor, déjenme pagar la cena. No importará porque de todos modos me declararé en bancarrota la próxima semana".

Otra divertida broma ocurrida en un restaurante fue la de dos hombres ricos que un día decidieron tomarse una taza de café en su club de campo.

Publicidad

Mientras hablaban sobre su café y cruasanes, uno de los hombres ricos dijo que su amigo no creería lo tonto que era su conductor y llamó a su conductor.

Cuando el chófer se acercó a su mesa, el primer hombre rico le entregó un billete de 10 dólares y le pidió que fuera a la sala de exposición de automóviles y le comprara un Mercedes. El conductor aceptó la solicitud sin cuestionar.

Publicidad

Por su parte, el segundo hombre rico se rio y le dijo a su amigo que su conductor superaba el nivel de tontería que el suyo, y estaba dispuesto a demostrarlo.

Esta vez, el segundo caballero le ordenó al chófer que regresara a la mansión familiar y verificara si él estaba en casa. Así mismo, este conductor también se fue, listo para regresar a la mansión a ver si su jefe, se encontraba allí.

Publicidad

En el camino, los dos conductores se encontraron, y uno le dijo al otro: "No vas a creer lo estúpido que es mi jefe. Me pidió que fuera a la sala de exposición de automóviles y me dio 10 dólares para comprar un Mercedes. ¡¿No sabe que las salas de exposición no abren los domingos?!".

El segundo conductor respondió: "¿Crees que es estúpido? Mi jefe es peor. Me pidió que fuera a casa y verificara si estaba en casa. Tenía un teléfono celular, ¡podría haber llamado a casa!".

Otra hilarante historia fue la de un padre que descubrió que su hija se había escapado de casa a través de una carta escrita por ella.

Fuentes: Startsat60, Startsat60.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Viudo pobre que lucha por alimentar a sus trillizos adoptados recibe una carta de Santa - Historia del día

09 de mayo de 2022

Chico vende viejo brazalete de su difunta abuela para pagar cirugía de su madre: lo ve en su puerta al otro día - Historia del día

10 de abril de 2022

Días antes de boda, la hija de millonario se viste de indigente para poner a prueba a su prometido rico - Historia del día

15 de marzo de 2022

Después de que la esposa abandona su familia, hombre cría solo a su niña: la mujer contacta a la hija 20 años después - Historia del día

23 de febrero de 2022