MediosTV

04 de septiembre de 2020

Belén Esteban parece preocupada por su look tras engordar cinco kilos en las vacaciones

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

En los pasillos de la televisión ruedan creencias asociadas a la profesión, una de ellas apunta a que la cámara hace ver con más volumen a las personas. Sin embargo, este no es el caso de la colaboradora.

Belén Esteban estuvo fuera de ‘Sálvame’ tras unas soñadas vacaciones en Tenerife, donde disfrutó de la temporada estival junto a su esposo, Miguel Marcos.

Esta semana, la tertuliana se incorporó al trabajo con un aire de renovación. Sin embargo, al verse frente a las cámaras notó que algo en su cuerpo no le agradaba del todo.

Publicidad

“Belén, ¿estás bien? Que te noto un poco rara esta tarde…”, le preguntó Jorge Javier Vásquez.

Ella le aseguró en repetidas ocasiones que sí lo estaba. Pero ante la insistencia de su compañero, ella abandonó el plató en medio de una leve sonrisa.

Publicidad

El presentador la siguió para preguntar de nuevo hasta que logró hacer hablar a ‘La princesita del pueblo’, quien confesó que estaba algo enojada por que tenía “unos kilitos de más”. 

Jorge Javier no pudo evitar la curiosidad por saber la razón del aumento de peso. A lo que Belén contestó que había comido y estaba perfecta. Además, dejó claro que siente su cuerpo “fenomenal”.

Publicidad

“Pero estás bien, ¿no?”, intervinó María Patiño.

Esteban terminó admitiendo que está preocupada por que cogió algunos kilos y se le notan en su rostro y en otras partes del cuerpo en la televisión.  De hecho, confesó que fueron más de 5 kilos, aunque bromeó diciendo que los tiene bien repartidos.

Publicidad

Sin duda, el peso es algo que preocupa a la tertuliana, quien había logrado su meta de bajar de peso a principios de 2020, cuando confesó que llevaba un buen tiempo con hábitos más saludables, rutinas de ejercicio y una buena alimentación.

Los primeros resultados de su dieta, que incluía unas ampollas que compartió con sus seguidores a través de las redes, llegaron para quedarse y durante los primeros meses del año, la colaboradora lució una figura más delgada.

Sin embargo, la llegada de la cuarentena por el COVID- 19, la mantuvo en casa por pertenecer a la población de riesgo debido a sus enfermedades de base y al trabajo de su esposo como paramédico.

Al parecer ese tiempo en casa y sus vacaciones en Tenerife le pasaron factura a la colaboradora, quien seguramente volverá a poner disciplina en sus hábitos alimenticios y de vida.

Publicidad