logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño nunca ha visto a nadie porque su madre lo encerró en la casa permanentemente - Historia del día

Georgimar Coronil
11 oct 2021
04:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un joven que había pasado la mayor parte de su vida encerrado conoce por fin a una chica que le ayuda a realizar el sueño de tener un amigo.

Publicidad

Daniel se pasaba la mayoría del tiempo delante de una ventana que tenía vista hacia una casa abandonada. Era lo único que podía hacer, ya que no se le permitía salir de la mansión en la que vivía con su madre, Julieta.

Su padre murió junto con su hermana en un accidente de tránsito cuando él era pequeño, y no tenía recuerdos de haber salido nunca al exterior. Todo gracias a sus genes defectuosos.

Casa abandonada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Daniel presentaba una condición médica que hacía que su sistema inmunológico fuera inferior. El chico no podía estar en un ambiente donde pudiera contraer enfermedades.

Lee también: Nadie quería adoptar a la pobre niña por sus ojos inusuales - Historia del día

Si se contagiaba, le costaría mucho mantenerse con vida, ya que su sistema inmunitario era prácticamente inexistente. Al menos, así se lo explicaba Julieta. Se lo repetía cada noche cuando le llevaba vitaminas y agua antes de dormir: "Salir a la calle es morir".

Daniel nunca se preguntó por qué era así. Nunca había conocido a otra persona, así que sabía poco sobre cómo eran realmente. Todo lo que conocía era porque su madre se lo enseñaba.

Publicidad

Por ejemplo, ella siempre le advertía que no se relacionara nunca con la gente si alguna vez entraba en contacto con ellos.

Le explicó que podían contagiarlo con enfermedades de las que no podría recuperarse. Julieta solía pintar un cuadro tan vívido, que Daniel nunca lo olvidaba.

Sin embargo, las cosas cambiaron cuando una nueva familia se mudó a la casa abandonada frente a la suya. Su madre había salido del hogar para ir a comprar comida.

Mujer y niño conversando. | Foto: Getty Images

Publicidad

Daniel estaba pegado a la ventana, observando cómo la familia desempacaba. Había una chica de su edad con un gato y sus padres parecían simpáticos. Se reían y se divertían mientras trasladaban sus cosas a su nueva vivienda.

Para cuando su mamá regresó, los vecinos ya habían terminado la mudanza. Daniel le contó todos los detalles a Julieta, incluyendo que había una chica de su edad con ellos.

"¡Silencio!", le interrumpió su madre. "Debes evitar a esa gente por todos los medios, de lo contrario serán tu muerte".

"Pero mamá, lo único que quiero es un amigo que pueda jugar conmigo. Un amigo además de ti", suplicó Daniel.

Publicidad

"Escucha lo que te acabo de decir", dijo Julieta, dando por terminado el tema.

A la mañana siguiente, cuando Daniel se despertó, descubrió que su madre había tapado todas las ventanas para evitar que mirara al exterior. Le entristeció, pero sabía que era por su bienestar.

Chico sentado en el suelo. | Foto: Getty Images

Publicidad

Pasaron las semanas y el joven pudo olvidarse de la nueva familia. Eran unos vecinos muy tranquilos, así que era fácil dejarlos de lado.

Un día oyó unos arañazos procedentes de la puerta del ático, no muy lejos de su habitación. Su madre le había prohibido entrar en el ático, pero no pudo resistir su propia curiosidad, sobre todo cuando los arañazos se convirtieron en ruidos.

Lee también: Niño vuelve a desaparecer después de la escuela y su mamá lo sigue para averiguar a dónde va - Historia del día

Bajó la escalera que conducía al ático y dos pares de ojos le miraron fijamente. Estaba tan sorprendido por todo ello que se desmayó enseguida.

Publicidad

Daniel se despertó con una lengua áspera lamiéndole la cara. Pertenecía al gato de los vecinos, y junto al animal estaba sentada su dueña, la joven.

Daniel estaba aturdido, y todo lo que pudo conseguir fue una mirada mostrada.

"¿Qué pasa?", preguntó la chica. "¿El gato te ha comido la lengua?".

Niño sentado en una silla. | Foto: Getty Images

Publicidad

Eso rompió el hielo.

"¿Quién eres y cómo estás aquí?", preguntó Daniel.

"Bueno, soy Sabrina y este es mi gato", respondió alegremente. "Él también es la razón por la que estoy en tu casa".

"¿Qué quieres decir?", preguntó Daniel.

"Le encanta llegar a lugares altos, así que trepó a la ventana de tu ático y de alguna manera se metió. Quería recuperarlo sin molestar, así que lo seguí, lo siento", se apresuró a responder.

Fue en ese momento cuando Daniel recordó las palabras de su madre.

Publicidad

Gato viendo por la ventana. | Foto: Getty Images

"¡Aléjate de mí!", gritó inmediatamente. "Tu gato me ha lamido, ¿está a salvo de las enfermedades?" .

Publicidad

"Yo..." tartamudeó Sabrina, sin saber cómo responder al filo frenético que escuchó en su voz.

"¡Oh, Dios mío! Voy a morir", dijo Daniel.

"Cálmate, estás bien", dijo Sabrina. "Ven, vamos a jugar a un juego".

Jugaron durante varias horas antes de que ella saliera del ático. Su madre regresó una hora después y Daniel fingió que nada había cambiado. Pero en su interior, no podía esperar al día siguiente: Sabrina había prometido volver a jugar con él.

Para estar seguro, el joven llevó ropa de manga larga y evitó el contacto con Sabrina y su gato; sin embargo, el tiempo que pasaban juntos era un bálsamo para su alma solitaria.

Publicidad

Niños jugando. | Foto: Getty Images

Siguió viéndose con Sabrina cada vez que su madre salía, y pasó desapercibido durante un mes, hasta que un día, Julieta volvió a casa antes de lo habitual.

Publicidad

Lee también: Hijo encierra a su madre en casa durante un mes y, cuando regresa, entra y se congela - Historia del día

La madre encontró a Sabrina entrando a hurtadillas en el ático, e inmediatamente comprendió lo que estaba pasando. Aceleró el paso y, cuando llegó a la puerta, ya estaba corriendo.

Al entrar llamó a gritos a Daniel, como si temiera que estuviera muerto en el ático. Él la oyó y corrió hacia ella, acompañado por Sabrina, que parecía alarmada.

"¿Quién es ella?", preguntó Julieta. "¿Por qué está aquí?".

"Mamá, es la chica de enfrente y es mi amiga".

Publicidad

"¿Tu amiga?", preguntó Julieta.

Mujer y joven. | Foto: Getty Images

"Sí mamá, es mi amiga desde hace un mes y no me contagió. Su gato incluso me lamió la cara", narró Daniel con alegría.

Publicidad

"¿Su gato hizo qué?", Julieta se horrorizó.

"¿Por qué has mentido, madre?", preguntó Daniel. "Si no ha pasado nada desde que conozco a Sabrina debe significar que puedo salir".

Julieta se sorprendió por la declaración de su hijo, ya que él estaba en lo cierto. Efectivamente, ella lo había inventado todo.

"Fue para preservar tu vida", respondió ella. "¡Tu padre y tu hermana murieron en trágicos accidentes en la calle! No podía dejar que te ocurriera lo mismo, así que me inventé tu estado de salud para que permanecieras dentro de casa".

Julieta se había esforzado por mantener vivo al único familiar que le quedaba. Decidió que la mejor manera de hacerlo era impidiendo que saliera.

Publicidad

La madre llevó a cabo esta acción porque amaba a su hijo, pero reconoció que fue egoísta al haberle impedido disfrutar de su vida libremente.

Niño abraza a una mujer. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Lo siento mucho, hijo", dijo Julieta mientras esperaba la respuesta de su hijo.

Tras un minuto de silencio, el chico la miró y dijo: "Todo está perdonado mamá, solo quiero poder pasar tiempo con otros chicos".

Julieta rompió a llorar en ese momento. Daniel se unió a ella y Sabrina les dejó lidiar con sus emociones. Las cosas cambiaron a partir de ese día, y a Daniel se le permitió ver el mundo, con supervisión, por supuesto.

¿Qué aprendimos de esta historia?

Que siempre es mejor decir la verdad: Julieta se inventó una historia para evitar que su hijo saliera de su casa porque temía que lo que le había pasado a su marido y a su hija le pasara a él también.

Publicidad

Su acción afectó negativamente a Daniel. No se le permitía salir a la calle, y eso casi le costó su infancia. Decirle la verdad habría sido mucho mejor.

Mantener siempre la cordura: Cuando Daniel se dio cuenta de que el gato de Sabrina le había lamido, empezó a asustarse, temiendo contraer una enfermedad.

Sabrina mantuvo la cabeza fría y le distrajo de su propio pánico proponiéndole jugar a un juego. Funcionó de maravilla.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad