Historias Inspiradoras

17 de octubre de 2021

Mujer sin hogar ve que un hombre mete a un niño llorando en el auto, pero nadie oye sus gritos de auxilio - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Juliana estaba pidiendo dinero en su lugar habitual cuando vio a un hombre que llevaba a una niña llorando a su auto. Nadie más prestó atención ni ayudó, pero ella tenía un sentimiento extraño sobre esa situación.

La mujer había estado sin hogar durante mucho tiempo en Santa Cruz. Estaba acostumbrada, aunque las cosas se estaban poniendo aún más difíciles para muchas personas.

El gobierno no hacía nada para ayudar a otros, y todos tenían que aprender a vivir con eso. Siempre odió que la gente prefiriera ignorar los problemas en lugar de tratar de encontrar soluciones.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

No importa cuánto trabajara, el sistema estaba en su contra. Al principio, esperaba salir de sus deudas y alquilar un apartamento, pero eso resultó imposible.

Juliana finalmente aceptó que esta era su vida, aunque trataba de sacar a la gente más joven de las calles para que volvieran a la fuerza laboral. Tal vez las cosas cambien en el futuro, esperaba a menudo. Pero por ahora, esta era su vida.

Sin embargo, todo cambió una tarde mientras mendigaba dinero en un bulevar de la ciudad. Escuchó a una niña llorar horriblemente. Un hombre la arrastraba por el brazo, pero la pequeña no quería ir.

Cargando...

Publicidad

Algunas personas caminaban a su alrededor sin prestarles atención. ¿Ese será su padre? Juliana se preguntó. La mayoría de la gente probablemente pensaba que la niña estaba haciendo un berrinche y que su padre la llevaría a casa.

Pero la mujer tenía un presentimiento extraño sobre esa situación. El hombre finalmente llegó a su automóvil y abrió la puerta.

Cargando...

Publicidad

La niña estaba agarrada a la puerta, tratando de hacer lo posible por no entrar. Así que Juliana decidió acercarse a ellos. “Disculpe, ¿está todo bien?”, les preguntó. La niña la miró con ojos llorosos y siguió gritando. Pero el hombre se giró para mirar a la mujer.

“Ocúpate de tus propios asuntos. Esta es mi hija y me la llevo a casa ahora mismo”, dijo el individuo con desdén.

“¡DÉJEME IR!”, la niña volvió a llorar, pero el hombre la empujó con fuerza al interior del vehículo y cerró la puerta. Corrió al asiento del conductor y se puso en marcha. Juliana intentó abrir la puerta trasera para sacar a la pequeña, pero el hombre la cerró.

Cargando...

Publicidad

La niña golpeaba el cristal con desesperación. “Por favor, ¿alguien puede ayudarme? Esta niña le tiene miedo al hombre. ¡Por favor, ayúdenme!”, Juliana suplicó a los demás transeúntes, pero a nadie le importó lo suficiente.

Cuando el hombre comenzó a conducir, la mujer lo siguió. Por suerte, había un semáforo en rojo. Logró memorizar la matrícula y notó que era un Honda. Pero de repente, el tráfico se despejó y el hombre aceleró por la avenida.

Cargando...

Publicidad

Juliana sabía que tenía que hacer algo. “Él podría ser su padre, pero ¿y si me equivoco?”, se preocupó la mujer. Decidió que era mejor hacer algo por si acaso.

Ella le pidió a la gente en la calle sus teléfonos para llamar al número de emergencias, pero todos se burlaron y siguieron caminando. La mujer no se iba a rendir. Entró en un restaurante que a menudo le daba sobras.

“Daniela, ¿puedes prestarme tu teléfono?”, le preguntó a la camarera que siempre era amable con ella.

Cargando...

Publicidad

“Oh, Juliana. No puedes estar aquí. Mi jefe ayer nos dio una gran conferencia sobre atraer a personas sin hogar y cómo manejar su negocio. No puede verte”, dijo la joven mientras acompañaba a Juliana a la salida.

“Solo necesito que me prestes tu teléfono. Vi algo sospechoso y tengo que llamar a la policía. Por favor”, suplicó la mujer.

Cargando...

Publicidad

“Lo siento. Estamos abrumados en este momento. Vuelve a las horas de cierre y te ayudaré”, negoció la camarera y se apresuró a regresar al trabajo.

Pero Juliana no podía esperar tanto para informar de este incidente. Siguió caminando y de repente vio una patrulla de policía.

Golpeó la ventana del lado del pasajero y el oficial la bajó. “¡Me asustaste! ¿Qué pasa?”, preguntó el oficial Tovar, frunciendo el ceño.

“Vi que algo estaba pasando. Por favor, tienes que ayudarme. Un hombre empujó a una niña a su auto. Ella estaba llorando desesperadamente. Parecía muy asustada, pero el hombre se alejó a toda velocidad”, explicó la mujer frenéticamente.

Cargando...

Publicidad

“Ok, ok, cálmate. Empieza desde el principio”, pidió el oficial. Juliana les contó a él y a su compañero todo lo que sabía, incluida la matrícula y el modelo del automóvil.

Cargando...

Publicidad

“Déjeme revisar las placas para ver si aparece algo”, dijo el oficial Tovar. “OK sí. Este hombre tiene varias multas de tráfico pendientes. Bajemos a la estación para tomar su declaración”.

La mujer se subió a la patrulla y la llevaron al recinto más cercano. Pero cuando llegaron, vio a una mujer gritando y sollozando histéricamente. “¡Alguien se llevó a mi hija! ¡¿Por qué no me escuchan?!”, gritó la desesperada madre.

“¿Tu hija es rubia y llevaba una camisa rosa?”, le preguntó Juliana a la mujer. “¡Sí!”, respondió la madre con los ojos muy abiertos.

“¡Tiene que ser la niña que vi siendo empujada a un coche!”, dijo la mujer al oficial Tovar. Este inmediatamente tomó medidas e hizo que todos en la estación se enfocaran en el caso. Juliana les dio una mejor descripción del hombre y lanzaron un boletín.

Cargando...

Publicidad

“Muchas gracias por prestar atención. Estaba en la tienda de comestibles con Viviana y de repente ya no estaba a mi lado”, explicó la madre, Ana.

Cargando...

Publicidad

“Es lo mínimo que puedo hacer. Espero que la encuentren a tiempo”, dijo Juliana, tratando de consolar a la angustiada mujer. Unas horas más tarde, otro policía entró en la estación con la niña en sus brazos. Ana corrió hacia su hija.

Gracias a Dios que está a salvo, pensó Juliana. El oficial Tovar le dio las gracias y estaba a punto de salir cuando la madre de la pequeña la llamó.

“Señora. ¿Adónde va? ¿Le gustaría venir a cenar con nosotras?”, preguntó la mujer. Juliana trató de negarse, pero la madre fue persistente. Al final, terminó aceptando.

Más tarde, Juliana se enteró de que Ana era una madre soltera que había tenido una gran carrera. También le preguntó a la mujer sin hogar sobre su vida y por qué había terminado en las calles. Ella le contó todo.

Cargando...

Publicidad

“Sabes, actualmente estoy buscando una niñera residente. ¿Estarías interesada?”, ofreció Ana.

“¿Está segura? Soy una extraña. No tengo referencias y he estado sin hogar durante muchos años”, dijo Juliana, avergonzada.

Cargando...

Publicidad

“Bueno, muchas personas empleadas vieron cómo se llevaban a mi hija y no hicieron nada. Pero tú sí. Te mereces este trabajo. Puedo ofrecerte un gran salario y una habitación para ti”.

“También te daré un bono para hoy porque realmente necesitas ropa nueva”, continuó la madre y sonrió.

Juliana aceptó y se convirtió en la niñera de Viviana. Trabajó allí durante varios años, pero al final, Ana llegó a considerarla como parte de su familia.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Actúa cuando veas irregularidades. La mayoría de las personas decidieron ignorar los gritos de Viviana y continuaron con sus vidas. Pero Juliana era diferente.

Cargando...

Publicidad

Los héroes no siempre usan capas. Nunca se sabe quién podría salvarte la vida algún día. Podría ser cualquiera en la calle.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Cargando...
Cargando...

Publicidad