logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Todos los días un hombre rico ve a una indigente anciana con un bebé en brazos que lo mira acusadora - Historia del día

Un hombre rico está irritado por la presencia constante de una mujer mayor parada afuera de su edificio de oficinas día tras día con un bebé en sus brazos y odio en sus ojos.

Publicidad

Bruno Burgos estaba acostumbrado a obtener lo que quería cuando lo quería. Y lo que más deseaba ahora era deshacerse de la mujer que se había instalado fuera de su oficina y lo apuñalaba con la mirada todas las mañanas.

Había hablado con su jefe de seguridad. Él le había dicho que como la mujer estaba afuera de la oficina en un área pública, no podía hacer nada al respecto.

Mujer sin hogar recostada en un banquillo con un cochecito junto a ella. | Foto: Shutterstock

Mujer sin hogar recostada en un banquillo con un cochecito junto a ella. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Además, no lo había amenazado físicamente ni lo había insultado, por lo que ella estaba en sus derechos.

¿Qué quería la mujer? ¿Por qué se quedaba mirando? Él quería que se fuera. Pero al mismo tiempo, algo le decía que ella representaba una terrible amenaza para su estilo de vida seguro y complaciente. Curiosamente, su miedo no se desvanecía.

Ya habían pasado dos semanas, y la mujer estaba allí todas las tardes cuando él salía del trabajo, mirando. A Burgos le parecía que esperaba. ¿Pero qué estaba esperando? Le pidió a seguridad que prestara más atención a lo que ella hacía por las tardes.

Lee más: Niño rico y mimado se burla del mayordomo y su padre es testigo - Historia del día

Publicidad

Lo hicieron, pero todo lo que hacía la mujer era quedarse allí. El bebé en sus brazos miraba para todos lados con sus grandes ojos azules. Se chupaba el dedo, y de vez en cuando balbuceaba y se reía.

Definitivamente no era la madre del bebé. Tenía cincuenta y tantos años y seguía siendo una mujer hermosa con una figura esbelta. Pero dos profundas líneas de dolor y decepción rodeaban su boca.

Hombre vestido de traje sonriendo con los brazos cruzados. | Foto: Unsplash

Hombre vestido de traje sonriendo con los brazos cruzados. | Foto: Unsplash

Publicidad

Tenía ojos oscuros, hundidos y cansados, y parecía estar sufriendo. Sus ojos gritaban mudas acusaciones al señor Burgos, que retiraba la mirada al cruzársela.

Una tarde, su suegro, Jorge Valdano, que además era CEO de la compañía y accionista mayoritario, vino a visitarlo junto con su hija Brenda, la esposa de Bruno. Jorge se había ido temprano para tomar un avión a Bogotá, pero su hija se había quedado.

Al bajar en el elevador a la planta baja con Brenda, Burgos no pensó en la mujer mayor y el bebé. Estaba ejecutando a la perfección su papel de esposo ejemplar de la única hija y heredera de Valdano.

Brenda reía y tomaba a su esposo del brazo, cuando la mujer se interpuso. “Cuidado, niña”, le gritó. “O este hombre te arruinará la vida como arruinó la de mi hija”.

Publicidad

La esposa de Bruno retrocedió y el bebé se puso a llorar. El hombre hizo un gesto a los guardias de seguridad para que se acercaran y se dirigieron hacia la mujer.

Una mujer enojada con anteojos recriminando con su dedo índice. | Foto: Pixabay

Una mujer enojada con anteojos recriminando con su dedo índice. | Foto: Pixabay

Publicidad

“¡Sáquenla de aquí!”, gritó. “¡Está loca!”.“¿Loca?”, gritó la mujer. “¿Estoy loca? ¿Nos estás echando a mí y a tu hijo y yo soy la que está loca?”.

Brenda puso una mano en el brazo del guardia de seguridad. “Espere, escuchemos a la mujer”. Se giró hacia Bruno, “quiero saber qué quiere decir con ‘tu hijo’”.

La mujer mayor se giró hacia Brenda. “Mi hija era hermosa, como tú. Vino a trabajar para este hombre y él le dijo que la amaba. ¡Pero mi Ana era una buena chica!”.

Lee también: Llamé a la policía por un mendigo que resultó ser alguien que yo conocía - Historia del día

Publicidad

“¿Ana?”, preguntó Burgos. "¿Ana Rodríguez? La despedí por incompetente...”.

“Mi hija se enamoró de él y le creyó cuando le dijo que había solicitado el divorcio, que se casaría con ella, y por eso pecó”, dijo la mujer con amargura.

“¿Se estaba divorciando de su esposa?”, preguntó Brenda, lanzando a Bruno una mirada fría. “Brenda, cariño, seguro que no crees...”, el hombre jadeó.

Mujer joven con rostro sorprendido. | Foto: Unsplash

Mujer joven con rostro sorprendido. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Pero cuando mi Ana quedó embarazada, no tardó en deshacerse de ella”, le dijo la mujer a la joven.

“Y encontró una nueva chica a la que seducir. ¡Supongo que eres tú! Mi hija le suplicó ayuda, pero él dijo que el bebé no era su...”.

“¡No es!”, gritó el hombre. “Ana tenía aventuras con todo el mundo...”.

“¡Eso no es cierto!”, gritó uno de los guardias de seguridad mayores. “Ella era una buena mujer, ¡y la única persona con la que se quedaba hasta tarde en la oficina eras tú!”.

Brenda se giró hacia la mujer y dijo en voz baja: “Sra. Rodríguez, soy la esposa de Bruno Burgos. ¿Dónde está su hija?”.

Publicidad

La boca de la señora se torció de dolor. “¡Muerta! Murió de un derrame cerebral después del nacimiento de Alfredo, y me pidió que hiciera lo correcto con su bebé”.

Mujer tomada de la mano y el brazo de un hombre. | Foto: Unsplash

Mujer tomada de la mano y el brazo de un hombre. | Foto: Unsplash

Publicidad

Brenda le lanzó a su esposo una mirada larga y fría. “Sra. Rodríguez, sugiero que lo primero que hagamos sea una prueba de ADN, y luego la ayudaré a presentar una demanda de paternidad contra Bruno Burgos”.

“¿Qué?”, gritó el hombre. “¿Estás loca?”, luego suavizó su voz. “Brenda cariño, esta mujer está trastornada por el dolor. ¡Y además, no me someteré a una prueba de ADN!”.

“No tienes que hacerlo, Bruno”, dijo Brenda. “Tomaré muestras del ADN de nuestra hija e hijo para comparar”. Y así lo hizo.

Al mismo tiempo, la Sra. Rodríguez presentó una demanda de paternidad contra Bruno y su esposa solicitó el divorcio. El mundo entero de Burgos se derrumbó como un castillo de naipes después de eso.

Publicidad

Su suegro lo despidió, y esa maravillosa vida de lujo y ocio que tanto disfrutaba se evaporó en el aire. En cuanto a la Sra. Rodríguez y el pequeño Alfredo, se mudaron con Brenda.

Mujer abrazando a un bebé recién nacido. | Foto: Unsplash

Mujer abrazando a un bebé recién nacido. | Foto: Unsplash

Publicidad

El niño se crio con los otros hijos de Bruno, y cuando él iba a visitar a los niños que compartía con Brenda, a veces veía al pequeño con la cabeza rizada y los ojos azules.

El hombre finalmente se dio cuenta de que no solo había engañado a Brenda. También había engañado a Ana con su futuro y su derecho a amar y ser amada por un buen hombre.

Todo lo que había hecho le había causado dolor, ahora esperaba poder redimirse con sus tres hijos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nuestras acciones tienen consecuencias en la vida de otras personas. Bruno pensaba solo en lo que él quería y no le importaba lo que le sucediera a Ana o a su hijo.

Publicidad

A veces tenemos que perderlo todo para valorar lo que teníamos. Bruno había tenido una gran vida, pero engañó a su esposa y se aprovechó de la gente. Solo cuando lo perdió todo se dio cuenta de lo que había tenido.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer rica regaña a su mejor amiga por salir con un hombre pobre y recibe una lección - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Gemelos envían a papá a un ancianato y se enteran de que dejó su herencia al conserje, que es idéntico a ellos - Historia del día

28 de febrero de 2022

Mujer cita a sus hijas para dividir una enorme herencia: una se presenta y la otra desaparece - Historia del día

16 de mayo de 2022

Mujer escucha a su hijo burlarse de su pobre abuelo que vive en un viejo tráiler - Historia del día

11 de mayo de 2022

Antes de la Pascua, niña le lleva víveres a anciana solitaria y la mujer reconoce su anillo - Historia del día

02 de mayo de 2022

En el funeral de un amigo, millonaria ve una tumba con la foto de una mujer idéntica a ella - Historia del día

25 de abril de 2022

Mujer conoce al prometido de su hija y reconoce a sobrino que desapareció hace 17 años - Historia del día

14 de marzo de 2022

Abuelo del novio ve a la novia con el vestido de su difunta esposa y exige detener la boda - Historia del día

14 de mayo de 2022

15 años después de su divorcio, hombre ve a su exsuegra hurgando en la basura - Historia del día

04 de abril de 2022

Novia desaparece de la boda sin dejar rastro: se reencuentra con el novio 5 años después - Historia del día

23 de marzo de 2022

Esposa de millonario nota que marido visita casa destartalada a diario: ve que hay una carriola cerca - Historia del día

19 de abril de 2022

Hombre decide salir con mujer que conoció en internet y termina conociendo a hijo del que no sabía nada - Historia del día

12 de marzo de 2022

Novia deja silla vacía en su boda para su difunto hijo: luego ve a un joven acercándose - Historia del día

14 de febrero de 2022

Mamá llora hasta dormirse tras la muerte de su hijo: se despierta y ve a chico idéntico a él en su patio - Historia del día

18 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited