logo
Mostradores de comida en una panadería | Shutterstock
Fuente: Mostradores de comida en una panadería | Shutterstock

Joven rico le grita a mujer casi ciega en una panadería: su papá lo escucha - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un padre sabio le enseña a su hijo de 16 años la importancia de la bondad y el respeto después de escucharlo gritarle a una mujer con discapacidad visual en una panadería.

Publicidad

A lo largo de su vida, Esteban Martínez trabajó duro y tuvo bastante éxito. Así que su hijo Lucas nunca se perdió de nada y tuvo más privilegios que la mayoría de sus amigos.

Aunque algunas personas usarían eso para avanzar en sus vidas, el chico dio todo por sentado. Un día, el hombre estaba de camino a casa con su hijo después de la escuela cuando recibió una llamada urgente de su socio sobre un caso.

Mostradores de comida en una panadería. | Foto: Shutterstock

Mostradores de comida en una panadería. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Esteban era abogado en una firma que él y su socio, Mauricio, habían comenzado justo después de graduarse de la universidad. Cuando el hombre respondió a la llamada, detuvo el automóvil junto a una panadería cercana,

Entonces comenzó a revisar un conjunto de documentos en su maletín. “Sí, Mauricio, encontré los papeles. ¿Viene el cliente hoy?”.

“Aún no ha reservado una cita, Esteban, pero el caso parece un poco complicado. ¿Crees que podemos ocuparnos de él?”.

Lee más: Historia del día: Niña rica humilla a consultoras del salón nupcial, pero obtiene su merecido

Publicidad

“Tenemos que hacerlo. Este caso es realmente importante para nuestra firma. De hecho, he revisado los archivos del caso más de cerca y parece bastante intrigante. Además, me preguntaba si...”.

Cuando el hombre estaba a punto de decirle a Mauricio algo importante, Lucas lo interrumpió. “Tengo hambre, papá. ¿Puedo ir a la panadería? Regreso en unos minutos”.

Esteban silenciosamente le indicó a su hijo que hiciera silencio, pero el chico no se detuvo. “¡Vamos, papá! Sabes que mis vacaciones de verano comienzan mañana, y mamá no me deja salir a comer”.

Hombre sacando unos billetes de su billetera. | Foto: Pexels

Hombre sacando unos billetes de su billetera. | Foto: Pexels

Publicidad

“Tengo que enfrentar la ira de su dieta saludable. ¡De todos modos, estás ocupado en una llamada! ¿Qué se supone que debo hacer mientras?”.

Cansado de decirle al chico que se callara, Esteban finalmente se rindió y le entregó algunos billetes de su billetera.

“Espera un segundo, Mauricio”, dijo en la llamada y luego le indicó a Lucas que no comprara nada con maní porque el chico era alérgico. El joven asintió con la cabeza y corrió hacia la panadería.

“¡Bienvenido, señor! ¿En qué puedo ayudarlo?”, le preguntó la dependienta a Lucas con una sonrisa.

El joven ni siquiera se molestó en mirarla. Estaba ocupado viendo Instagram y rápidamente hizo su pedido.

Publicidad

“Quiero dos rollos de canela y un frappé de chocolate grande. Para llevar, ¡y asegúrate de que salga rápido!”.

“Seguro, señor”, respondió la mujer, llamada Maribel, mientras se alejaba.

Sin embargo, debido a que estaba parcialmente ciega y no podía ver correctamente, en lugar de empacar dos rollos de canela para Lucas, ella empacó un rollo de canela y un bollo de crema.

Mesa con platos llenos de postres y bebidas. | Foto: Pexels

Mesa con platos llenos de postres y bebidas. | Foto: Pexels

Publicidad

“Aquí tiene, señor. Se está preparando su frappé. Se lo traigo en breve”.

Lucas no estaba para nada complacido.

“¡¿QUÉ DEMONIOS?!”. Levantó la vista de su teléfono. “Pedí dos rollos de canela, ¿por qué hay un bollo de crema aquí? ¡¿Eres sorda?!”.

“Lo siento mucho, señor”, se disculpó la mujer. “¡Le haré el cambio rápidamente!”.

“¡Mira, no me importa! ¡Solo dame el pedido rápido!”, espetó Lucas. “Me pregunto qué tan difícil es empaquetar un pedido correctamente”.

Maribel se apresuró y regresó con la orden de Lucas. Esta vez le pidió a uno de sus compañeros que revisara todo porque temía que el joven le gritara de nuevo.“Lamento la confusión, señor”, se disculpó de nuevo. “Son $10. ¿Cómo le gustaría pagar?”.

Publicidad

Lucas no escuchó una palabra de lo que dijo. Verificó el pedido, arrojó unos billetes en el mostrador y se alejó.

Hombre con rostro angustiado. | Foto: Pexels

Hombre con rostro angustiado. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras tanto, el padre del joven, que seguía dentro de la panadería, había sido testigo del comportamiento grosero de su hijo.

Sacudió la cabeza, sorprendido por lo grosero que había sido su hijo con el personal de la panadería. ¡Decidió que era hora de que aprendiera a tratar a las personas con respeto!

Cuando salieron de la panadería, Esteban le preguntó a su hijo: “¿Conseguiste todo, campeón?”.

“¡Sí, papá! Pero ese lugar tiene personal muy poco profesional. Es decir, ¿qué tan difícil es empacar dos rollos de canela? Y la peor parte es que, después de que la asistente Maribel me dio la orden incorrecta, usó su ceguera parcial como una excusa.

De todos modos, papá, ¿qué vamos a hacer este año para mis vacaciones? ¿Vamos a Zurich? ¡Escuché que es hermoso y mamá quiere ir allí también!”.

Publicidad

“Bueno, en realidad pensé en algo diferente para este verano, hijo”.

“¿En serio? ¿Estás planeando un viaje a otro lugar?".

Mostrador en un establecimiento de comida. | Foto: Pexels

Mostrador en un establecimiento de comida. | Foto: Pexels

Publicidad

“En realidad no, Lucas. He decidido que trabajarás en una panadería o en un restaurante a tiempo parcial, al igual que otros chicos que aprovechan sus vacaciones. Pero hagámoslo un poco corto para ti. Trabajarás por solo un mes…”.

“Vamos, papá. ¡Deja de bromear! No hablas en serio, ¿verdad?”.

“Hablo en serio, hijo. Si no quieres hacerlo, está bien. Pero no tendrás ninguna suscripción a Netflix a partir de ahora, y no te irás de casa sin pedirle permiso a tu mamá y a mí. Si estás de acuerdo con eso, puedes omitirlo”.

Lee también: Una mujer rica humilla a una peluquera frente a su hijo pequeño | Historia del día

Publicidad

“¡ESTO NO ES COOL, PAPÁ! ¡NO ME PUEDES HACER ESO!”.

“Bueno, te di una opción, Lucas. Está bien si no quieres hacerlo”.

“Ugh... ¡Bien! ¡Lo haré! ¡Pero solo por un mes!”.

“¡Está bien!”, dijo Esteban.

Personas consumiendo comida rápida. | Foto: Unsplash

Personas consumiendo comida rápida. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando Lucas comenzó a trabajar en un restaurante, se dio cuenta de que no era un trabajo fácil. Su jefe, el Sr. Duarte, era muy estricto, y cuando el joven cometía un error, le llamaba la atención severamente.

Por ejemplo, un día, Lucas agregó tomates a una hamburguesa cuando el Sr. Duarte le había indicado claramente que no lo hiciera. El jefe estaba furioso con él y lo despidió.

Ese día, el joven regresó a casa y se disculpó con su padre por haber sido tan grosero con Maribel. “Trabajar no es fácil, papá. La semana pasada, cuando fui a la panadería, le grité a la dependienta. No debería haberlo hecho, papá. Lo siento mucho”.

Publicidad

“No deberías disculparte conmigo, Lucas”, le contestó Esteban. “En cambio, Maribel es la que merece una disculpa. Vi lo que sucedió ese día en la panadería cuando te seguí adentro”.

“Recuerda, hijo, nunca debes juzgar a una persona por su apariencia, estado financiero o trabajo. Todos trabajamos muy duro por nuestras familias”.

“Lo entiendo, papá”, dijo Lucas en voz baja.

Al día siguiente, el joven fue a ver a Maribel y se disculpó con ella por haber actuado de manera grosera. Más tarde, se unió a la misma panadería como empleado a tiempo parcial y pronto se hizo muy amigo de la dependienta.

Publicidad
Una persona mojando su pincel en pintura sobre una tabla para mezclar colores. | Foto: Pexels

Una persona mojando su pincel en pintura sobre una tabla para mezclar colores. | Foto: Pexels

La chica era muy inteligente y talentosa. Aunque era casi ciega, dibujaba hermosos cuadros. Un día, le mostró una de sus pinturas a Lucas y el chico quedó realmente impresionado.

Publicidad

“¡Vaya! Pintas muy bien. ¿Por qué nunca pensaste en convertirte en una pintora profesional?”, le preguntó a ella.

“Verás, Lucas, no es muy fácil para mí. Como no puedo ver las cosas con claridad, me lleva horas y días crear correctamente una pintura”.

“Mi médico dijo que, si me hago una cirugía con láser, podré ver bien, pero el tratamiento es muy costoso. Este trabajo no paga tan bien y no puedo dejarlo porque necesito mantener a mi familia”.

Lucas se sintió muy mal por Maribel, y esa noche, en casa, le preguntó a su padre si podían pagar la cirugía de su compañera. Esteban estaba orgulloso de que Lucas estuviera ayudando a alguien que lo necesitaba, y aceptó felizmente.

Publicidad

Cuando se llevó a cabo la cirugía de Maribel y ella regresó a casa, Esteban la ayudó a encontrar trabajo en una galería de arte como diseñadora. Uno de los amigos de Mauricio estaba buscando un diseñador para su empresa y ella resultó ser la elección perfecta.

Una joven revisando una obra de arte en una galería. | Foto: Shutterstock

Una joven revisando una obra de arte en una galería. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca juzgues a alguien por su apariencia, debilidad o situación financiera. Lucas humilló a Maribel y la miró con desprecio porque solo era una empleada en una panadería.

Nunca sabrás por lo que está pasando una persona hasta que camines en sus zapatos. Lucas no se había dado cuenta de lo difícil que era el trabajo de Maribel hasta que comenzó a trabajar en un restaurante.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niño tira el regalo de su mamá a la basura, y recibe una lección - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Pobre hombre no puede ver a su madre tras perder boleto de avión: un niño amable le devuelve la esperanza - Historia del día

06 de marzo de 2022

Millonario de 52 años que sale con puras modelos se enamora de cajera pobre de su edad – Historia del día

08 de mayo de 2022

Esposa de millonario nota que marido visita casa destartalada a diario: ve que hay una carriola cerca - Historia del día

19 de abril de 2022

Chica rica se burla de mesero pobre hasta que un día él le salva la vida a su padre - Historia del día

24 de marzo de 2022