logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chofer de bus echa a anciana al frío: ve su foto enmarcada cuando se encuentra con su prometida - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un conductor de autobús echa a una anciana del vehículo porque no podía pagar su boleto, pero cuando llegó a la casa de su prometida se dio cuenta de quién era.

Publicidad

Jorge Hernández estaba casi al final de su turno cuando empezó a nevar. No era una nevada ligera, sino ráfagas espesas con mucho viento. Enojado, el hombre golpeó su volante. “¡Esto era lo que me faltaba! ¡Precisamente hoy!”.

Se detuvo en una parada de autobús y observó a las personas entrando una por una, mostrando sus tarjetas. Luego, una señora mayor con un abrigo largo y oscuro se acercó a él y comenzó a buscar en su bolso.

Un autobús conduciendo en un camino nevado. | Foto: Shutterstock

Un autobús conduciendo en un camino nevado. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Jorge gimió. Ella iba a retrasarlo y cada segundo contaba si él quería llegar a tiempo para encontrarse con los padres de Angélica.

“Buenas tardes”, dijo la señora mayor con una dulce sonrisa. “Lo siento, mi billetera parece haberse caído al fondo de mi bolso...”. La mujer siguió hurgando, luego comenzó a sacar cosas.

Primero, fue un cepillo para el cabello, luego un pequeño paraguas plegable, una bolsa de maquillaje, una barra de bocadillos... “Señora”, espetó el conductor. “¿Podría apurarse?”.

“Lo siento”, tartamudeó la mujer mayor. “Fui a la ciudad para comprarle un regalo de compromiso a mi nieta y debo haberlo dejado caer... ¡Ay, no! ¡Mi teléfono también desapareció!”. La mujer estaba pálida y sus ojos brillaban con lágrimas de vergüenza.

Publicidad

Lee más: Hombre pierde la billetera con el sueldo de 2 meses, un indigente toca su puerta horas después - Historia del día

“Historias tristes que escucho un montón”, dijo Jorge en un tono desagradable. “Paga y se queda, ¡o se baja del autobús y camina a casa!”.

“Te lo juro”, gritó la mujer mayor. “¡Te lo juro por Dios! ¡No tengo mi monedero y no tengo manera de llegar a casa!”. Jorge se burló. “¡Pues qué pena porque no se subirá a mi autobús!”.

“Por favor, hijo”, dijo la mujer mayor con tranquilidad. “Recientemente me operaron la rodilla, no puedo conducir, por eso tomé el autobús, y no podré caminar esa distancia para llegar a casa”.

Publicidad
Conductor de autobús con sus manos sobre el volante. | Foto: Usplash

Conductor de autobús con sus manos sobre el volante. | Foto: Usplash

“¡Debería haber pensado en eso antes de intentar estafarme!”, gritó Jorge. “¡BÁJESE!”.

La mujer volvió a meter sus pertenencias en su bolso y se bajó del autobús. Lucía perdida y pequeña y, por un segundo, Jorge sintió lástima por ella.

Publicidad

Entonces miró la hora. ¡Ya iba tarde! Se alejó de la mujer y de la parada de autobús, seguro de que nunca volvería a verla.

Jorge empezó a pensar en Angélica. Ella era hermosa e inteligente, muy fuera de su alcance, según decían todos sus amigos. ¿Desde cuándo la hija de un millonario se enamora de un conductor de autobús?

Pero desde el primer momento en que se conocieron se enamoraron. Por supuesto, a sus padres no les encantaba la idea de que un conductor de autobús se casara con su preciosa única hija, pero Angélica los había enfrentado.

Así que esa noche sería la primera vez que se encontrarían con la familia Salvatierra y quería causar una buena impresión. Por eso necesitaba regresar a tiempo para darse una ducha rápida y cambiarse a un traje elegante.

Publicidad

Tres cuartos de hora más tarde, Jorge estaba parado frente a la puerta de la lujosa casa de piedra rojiza de su prometida ajustándose nerviosamente la corbata. Luego tocó el timbre.

“¡Lo lograré!”. Jorge escuchó la alegre voz de Angélica, y luego la puerta se abrió, ¡y allí estaba ella! Él se quedó mirándola. Luego se vio envuelto en los brazos de su prometida y su perfume lo rodeó. Ella le susurró al oído: “¡No te pongas nervioso, te amo!”.

Personas en una parada de autobús bajo una nevada. | Foto: Pexels

Personas en una parada de autobús bajo una nevada. | Foto: Pexels

Publicidad

Angélica llevó a Jorge a una hermosa habitación donde estaba sentada una mujer esbelta que se parecía mucho a ella. La mujer se levantó y sonrió rígidamente.

“¡Tú debes ser Jorge!”, dijo. “Soy Miranda, la madre de Angélica. Mi esposo está un poco retrasado, tuvo que ir a recoger a mi suegra en la ciudad...”.

“Está bien, señora Salvatierra”, dijo el hombre cortésmente y buscó algo que decir. “Su casa es preciosa, ¿la decoró usted misma?”. Era lo correcto para decir.

Miranda se animó y comenzó a llevar a Jorge a dar un recorrido por el salón, parloteando sobre diferentes cosas. Todo lo que decía parecía tener alguna historia de los viajes de la familia alrededor del mundo.

Publicidad

Lee también: Mujer ve un viejo par de zapatos femeninos cuidadosamente ubicados en un puente, luego descubre la verdad detrás - Historia del día

Y entonces el corazón del hombre dio un vuelco. En un pesado marco plateado sobre la repisa de la chimenea había una fotografía de la anciana a la que había arrojado del autobús. “¡Ay, Dios mío!”, dijo Jorge. “¿Quién es esa?”.

Miranda agitó una mano desdeñosamente. “Esa es la madre de mi esposo, la abuela de Angélica. Esa mujer es un caso... ¿Puedes creer que perdió su billetera hoy o se la robaron o algo así?”.

“¿En serio?”, preguntó Jorge mientras un escalofrío helado le recorría la espalda. Luego, la cerradura de la puerta principal giró.

Publicidad

Entonces entró un hombre alto de mediana edad, con un brazo envuelto protectoramente alrededor de los hombros de la anciana del autobús.

Una mujer con un abrigo sosteniendo un bolso. | Foto: Pexels

Una mujer con un abrigo sosteniendo un bolso. | Foto: Pexels

Publicidad

“Miranda”, gritó. “Por favor, pide un poco de té caliente para mi madre. ¡La pobrecita se está congelando!”.

Angélica inmediatamente corrió hacia la anciana y la rodeó con sus brazos. “Ay, abuela Mili”, gritó. “Debes tener más cuidado...”.

La mujer mayor negó con la cabeza. “Tengo cuidado. Creo que alguien robó mi billetera después de que compré tu regalo. La tenía en la tienda, pero cuando subí al autobús ya no estaba”.

La abuela se estremeció. “¡El conductor del autobús era un hombre muy desagradable! Se negaba a escuchar y no quiso ayudarme...”.

Entonces sucedió lo inevitable. Sus ojos se posaron en Jorge y lo reconoció de inmediato.

Publicidad

“¡Tú!”, dijo la anciana y se puso a llorar. “¿Qué estás haciendo aquí? ¡Si una dama amable no me hubiera dejado usar su teléfono celular todavía estaría parada bajo la nieve!”.

Angélica frunció el ceño. “¿Qué quieres decir, abuela?”, preguntó desconcertada. “Este es Jorge. ¿Recuerdas que vamos a cenar con él?”.

“¡No estoy senil, Angélica!”, dijo la mujer mayor mientras seguía llorando. “¡Este es el conductor que me echó del autobús y me dijo que era una estafadora!”.

Angélica se giró para mirar a Jorge y su rostro estaba mortalmente pálido. “¿Tu hiciste eso?”, preguntó la joven.

Publicidad
Una anciana con lágrimas recorriendo su rostro. | Foto: Pexels

Una anciana con lágrimas recorriendo su rostro. | Foto: Pexels

“Mira, Angélica”, dijo el hombre. “Ya iba tarde y no sabía que era tu abuela...”. Las palabras se ahogaron en su boca seca. La joven lo miraba como si fuera un extraño. Luego se quitó el anillo del dedo.

Publicidad

“Toma”, dijo ella, entregándole la joya. “Ya no lo quiero. Te desconozco. No me voy a casar contigo”.

Jorge lloró y se arrodilló a sus pies. Él le rogó que lo perdonara, pero nada de lo que pudiera hacer o decir la hizo cambiar de opinión. No había vuelta atrás para él.

Mientras salía de esa casa hacia la tormenta supo que había perdido a su amada porque no era lo suficientemente bueno para ella.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La amabilidad no cuesta nada, pero la crueldad puede costarte el amor de tu vida. Si Jorge hubiera sido comprensivo y amable se habría convertido en el esposo de Angélica.

Publicidad

Nunca rechaces una petición de ayuda genuina. La abuela Mili estaba en problemas, pero Jorge fue demasiado egoísta para tomarse el tiempo de ayudarla y debido a esto perdió a su hermosa prometida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niña se sienta a la mesa de una extraña y sus hijas y hace llorar a su papá - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niña paga víveres de mendigo: su papá recibe $520.000 de él para tratamiento de su esposa al día siguiente - Historia del día

17 de abril de 2022

Cada día niño huye de su padrastro a la tumba de su madre y allí conoce a una mujer idéntica a ella - Historia del día

27 de marzo de 2022

Cada día, anciana llorosa espera en la parada del autobús y se marcha cuando el bus llega - Historia del día

09 de mayo de 2022

Abogado rico se burla de mujer pobre que limpia en restaurante: ve de cerca su rostro y nota que es idéntica a él - Historia del día

24 de mayo de 2022