logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer joven y rica se burla de señor pobre: 2 días después intercambian roles - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una joven rica se burla del conserje de la empresa de su padre y él decide darle una lección que nunca olvidará.

Publicidad

Daniela González estaba acostumbrada a que todo sucediera a su manera. Era hermosa, inteligente, talentosa y muy, muy rica. O al menos su padre era muy rico y ella siempre había pensado en su dinero como propio.

Así que la joven estaba más que un poco mimada y siempre se las arreglaba para salir de los problemas con su dulce forma de hablar y su deslumbrante sonrisa. Pero un día se sobrepasó y su padre le enseñó una lección de vida que nunca olvidaría.

Hombre barriendo las hojas sobre el cesped. | Foto: Shutterstock

Hombre barriendo las hojas sobre el cesped. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Daniela estaba a punto de irse a unas vacaciones de ensueño de dos semanas al Caribe y había convencido a su padre para que la llevara de compras.

No es que la joven necesitara nada, simplemente le encantaba ir de compras con su papá. Desafortunadamente, él tuvo que saltarse el almuerzo para atender algunos asuntos urgentes.

Debido a esto, ella deambuló un poco antes de entrar en un famoso restaurante de comida rápida. Allí pidió una hamburguesa con muchos ingredientes adicionales, papas fritas, un refresco grande y una tarta de manzana.

Lee más: Niño tira el regalo de su mamá a la basura, y recibe una lección - Historia del día

Publicidad

Tomó su pedido y caminó de regreso al edificio de su padre, que estaba rodeado por un césped bien cuidado, árboles frondosos, bancos cómodos y lindas fuentes. Se sentó y comió su comida mientras enviaba mensajes de texto a sus amigos en su teléfono.

Cuando terminó, se limpió los labios, arrugó la servilleta y se aplicó cuidadosamente lápiz labial. Luego se levantó y comenzó a alejarse, dejando todos los empaques y sobras en el banco.

Hermosa joven usando un sombrero de mimbre. | Foto: Unsplash

Hermosa joven usando un sombrero de mimbre. | Foto: Unsplash

Publicidad

Una voz la detuvo en seco. “¡Disculpe, señorita!”, dijo la voz. “Por favor, recoja su basura y tírela a la papelera”.

Daniela se dio la vuelta y miró a un anciano delgado con uniforme de conserje que estaba barriendo el sendero del jardín. “¿Disculpa?”, preguntó ella. “¿Estás hablando conmigo?”.

“Sí, jovencita”, dijo el hombre. “Este pequeño parque es para que lo disfruten las personas que trabajan aquí, y no creo que sea justo dejar basura”.

“¡Yo no limpio!”, dijo Daniela con arrogancia. “La gente limpia por MÍ. La gente como tú, la clase sirviente, ¿no es ese tu trabajo? ¡Así que hazlo, límpialo!".

Publicidad

El anciano se molestó. “Señorita”, dijo. “Mi trabajo es mantener este edificio y este jardín impecables, pero lo que usted hizo es una falta de respeto...”.

Daniela lo interrumpió groseramente. “¡Tú trabajas para mi padre, lo que significa que trabajas para mí! ¡Si te digo que limpies, tú limpias, si te digo que me lamas los zapatos, me lames los zapatos o te despido!”.

Fue en ese momento que la joven escuchó un grito: “¡DANIELA!”. Se dio la vuelta y vio a su padre parado allí luciendo furioso.

Mujer joven llevando varias bolsas de compras en sus manos. | Foto: Unsplash

Mujer joven llevando varias bolsas de compras en sus manos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¿Quién crees que eres?”, le preguntó Javier González. “¿Cómo te atreves a humillar a este hombre que ha trabajado para mí durante más de 20 años? ¡Un hombre trabajador, con una familia!”.

“¿Papi?”, dijo Daniela con su mejor voz de niña. “Por favor, no te enojes conmigo... ¡Lo siento mucho!”. Pero bajo su dulce sonrisa, Javier captó un atisbo de burla. Daniela pensó que se saldría con la suya, al igual que se había salido con la suya en el pasado.

“Pídele disculpas al Sr. Tabares”, ordenó el hombre y observó cómo su hija se volvía hacia el conserje con su manera más encantadora, pero él sabía que todo era una actuación.

Publicidad

“Es mi culpa”, pensó Javier. “¡Tengo que arreglar esto!”. Pero, ¿cómo se deshace una vida de indulgencia y se le enseña a una mujer joven respeto y responsabilidad?

Entonces el padre tuvo una idea brillante. “¡Señor Tabares, se ve muy cansado!”, dijo el padre. “¡Creo que necesita unas vacaciones!”.

El anciano sonrió y sacudió la cabeza. “Mi esposa dice lo mismo, Sr. González, ¡pero estoy ahorrando mis días de vacaciones para fin de año para poder pasar la Navidad con mis nietos!”.

Bandeja con hamburguesas y papas fritas. | Foto: Unsplash

Bandeja con hamburguesas y papas fritas. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Eso está muy bien, Sr. Tabares”, dijo Javier. “¡Le doy dos semanas libres y un viaje con todos los gastos pagados a las Bahamas para usted y su esposa!”.

El anciano se quedó boquiabierto. “¿Señor? Las Bahamas... Pero, ¿quién me reemplazará?”.

“No se preocupe”, dijo Javier sonriendo. “Mi hija Daniela estará más que feliz de reemplazarlo para compensar la forma desagradable en que lo trató”.

Lee también: Hombre rico maltrata a un perro hambriento, entonces una mujer pobre le da una lección - Historia del día

“¿QUÉ?”, gritó Daniela. “¿Estás enojado, papi? Me iré de vacaciones...”.

Publicidad

“Ya no”, dijo Javier. “El Sr. y la Sra. Tabares van en tu lugar, y tú harás su trabajo mientras él no está”.

“¡NO PUEDES HACERME ESO!”, gritó la joven. “¡No soy conserje! ¿Limpiar baños? ¿Barrer? ¿Recoger la basura de otras personas? ¡No lo haré!”.

“Sí, lo harás”, dijo su padre con frialdad. “O te cortaré la mesada, te quitaré el auto descapotable...”.

Hombre con rostro enojado apuntando con su dedo. | Foto: Unsplash

Hombre con rostro enojado apuntando con su dedo. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Es mi carro!”, gritó Daniela.

“No, Daniela”, dijo Javier en voz baja. “Es MI auto. Yo lo pagué, yo pago el seguro y la gasolina. Es todo mío. Todo lo que tienes yo te lo doy. Es hora de que aprendas lo duro que tiene que trabajar la gente para ganarse la vida”.

La joven conocía muy bien a su padre y, por su mirada, se dio cuenta de que había cruzado algún límite. ¡No lo iba a hacer cambiar de opinión!

“Empiezas el lunes”, le dijo el hombre a su hija. Luego se giró hacia el Sr. Tabares. “¡Será mejor que se vaya a casa y haga las maletas, señor Tabares! ¡Que tenga buen viaje!”.

Publicidad

El lunes por la mañana Daniela estaba en el edificio de su padre con su uniforme, limpiando, barriendo y vaciando botes de basura. Al final del día estaba exhausta, sus hermosas uñas estaban arruinadas y sus suaves manos mimadas estaban rojas y adoloridas.

Para cuando el Sr. Tabares regresó de las Bahamas con un bronceado increíble, la joven era toda una experta en el trabajo y estaba feliz de informarle al Sr. González que había dejado todo impecable, sin basura en el jardín.

Daniela nunca más le faltó el respeto a nadie por trabajar duro porque sabía exactamente cómo se sentía.

Pareja de adultos mayores parados sobre la arena frente a la playa. | Foto: Pexels

Pareja de adultos mayores parados sobre la arena frente a la playa. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Trata a todos con respeto si quieres que te respeten. Daniela era desagradable y arrogante y aprendió a respetar a los demás de la manera más difícil.

Los padres a veces tienen que poner límites y enseñar a sus hijos lecciones difíciles. Javier se vio obligado a enseñarle a Daniela a ser respetuosa y amable, y a valorar el trabajo duro.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niña rica humilla a un mendigo, pocos años después sus roles cambian - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hijas le prohíben a su viejo padre asistir a boda de su nieta tras descubrir que trabaja como conserje - Historia del día

18 de abril de 2022

Hombre rico se burla y echa al prometido pobre de su hija: 10 años después se reencuentran - Historia del día

09 de abril de 2022

Maestro no se presenta en la escuela después de escuchar a los niños burlarse de niña cuyo papá es recolector de basura - Historia del día

30 de abril de 2022

Mujer rica se burla de empleado de limpieza que está enamorado de ella hasta que él la salva en la calle - Historia del día

23 de febrero de 2022