logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre rico queda varado en un pueblo desconocido: conoce a anciana pobre y reconoce sus aretes - Historia del día

Georgimar Coronil
10 mar 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre rico se encontraba en un pueblo desconocido cuando se topó con una anciana que llevaba unos aretes que él estaba seguro de haber visto antes.

Publicidad

Richard creció huérfano después de que sus padres murieran en un accidente de tránsito cuando era adolescente. A lo largo de su vida, tuvo que trabajar duro para conseguir lo que tenía y construyó un negocio utilizando la herencia que recibió de sus padres.

Tenía todo lo que un hombre podía desear: un negocio estable que generaba ingresos, una bonita casa, buenos coches y un buen grupo de amigos. Sin embargo, le faltaba una cosa importante: la familia.

Hombre caminando. | Foto: Pexels

Hombre caminando. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, llegó tarde a una reunión después de que su carro se accidentara en medio de una tormenta de nieve. No pudo llamar a nadie, ya que su teléfono estaba sin batería.

El hombre se bajó del coche temblando de frío. Intentó buscar una cafetería cercana para calentarse. Quizá allí podía cargar su teléfono y pedir un taxi.

Desgraciadamente, después de caminar un par de minutos, ninguna cafetería estaba abierta a causa de la tormenta. Richard siguió caminando por la carretera.

Al llegar a una acera, vio a una anciana que caminaba hacia él. No se fijó inmediatamente en ella debido a que caía mucha nieve.

Publicidad

Lee también: Hijos se niegan a visitar a su madre y ella deja su herencia al niño vecino - Historia del día

"Disculpe, señora, ¿por casualidad tiene un teléfono que me preste? Mi carro se quedó atascado en la nieve y no enciende, y mi teléfono no tiene batería", explicó.

Richard no esperaba que ella dijera que sí, ya que las abuelas suelen desconfiar de los extraños. Sin embargo, la mujer sonrió y le entregó su teléfono. "Aquí tienes", le dijo.

"Muchas gracias", respondió Richard y llamó al conductor de su empresa. La mujer esperó pacientemente mientras él hablaba con el trabajador y le indicaba dónde debía ir.

Publicidad

Cuando terminó, la dama también aprovechó su oportunidad: "Querido, ¿tienes por casualidad algo de dinero que te sobre? Tengo mucha hambre y no tengo comida en casa", le preguntó.

Billetera. | Foto: Pexels

Billetera. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, por supuesto. Déjeme ver cuánto tengo", dijo Richard, sacando su cartera. Allí vio unos billetes que ascendían a cincuenta dólares. Le dio todo lo que tenía.

"Esto es demasiado. Muchas gracias por tu amabilidad. Que Dios te bendiga", dijo ella, apretando la mano de Richard mientras recibía el dinero.

En ese momento, el viento sopló con fuerza y las orejas de la mujer quedaron al descubierto. De repente, Richard se sinteresó por los pendientes de la mujer mayor.

Sus aretes eran inusuales. Tenían piedras redondas de esmeralda enmarcadas por alas de ángel. Era un par único que Richard creía haber visto antes.

Publicidad

Antes de que pudiera reaccionar, un vehículo tocó la bocina. Ronald, el chófer de su empresa, se bajó rápidamente y le abrió la puerta a Richard. "Gracias, señora", alcanzó a decir antes de que Ronald cerrara la puerta.

Tras el encuentro fortuito, Richard se olvidó brevemente de ello, ya que estaba abrumado por el trabajo. Normalmente, dormía profundamente después de un largo día de trabajo. Sin embargo, ese día soñó con su bisabuela, a la que solo había visto un par de veces en su vida.

En su sueño, ella tenía los mismos pendientes que los de la anciana con la que se había cruzado ese mismo día. "Estos pendientes han pertenecido a la familia durante generaciones, querido. Al final se perdieron en la guerra", le explicó ella.

Publicidad

Richard se despertó sudando y desorientado. Se esforzó por volver a dormir y finalmente lo consiguió. Se olvidó de su sueño hasta que le ocurrió lo mismo un par de días después.

Hombre durmiendo. | Foto: Pexels

Hombre durmiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Por qué sigo soñando lo mismo?", se preguntó. No entendía por qué seguía viendo los pendientes en su sueño.

Como era una persona supersticiosa, decidió llegar al fondo del asunto. Buscó en los archivos de su familia, pero no había nada relacionado con los aretes en la herencia.

Sin embargo, lo que sí encontró fue el certificado de nacimiento de su bisabuela, que se llamaba Ángela, junto con una foto antigua.

Richard miró la foto con detenimiento y se dio cuenta de que ella llevaba los pendientes con los que había estado soñando. Aunque la foto era en blanco y negro, eran las mismas piedras encerradas en alas.

Publicidad

Lee también: 20 años después de dar en adopción a su hijo recién nacido, mujer recibe e-mail del padre adoptivo - Historia del día

Al día siguiente, Richard decidió volver a la misma calle en la que había conocido a la anciana. Pasó todo el día en su carro, esperando que la mujer apareciera.

Finalmente, tras horas de espera, tuvo su oportunidad. La dama caminaba por el mismo lugar y él decidió acercarse a ella.

"Hola señora", la saludó con una sonrisa.

"Hola, querido. Me alegro de volver a verte", respondió ella.

Publicidad
Anciana. | Foto: Pexels

Anciana. | Foto: Pexels

"¿Tiene un par de minutos? ¿Puedo llevarla a la cafetería de allí?", preguntó Richard, señalando la pequeña cafetería que había al lado de la carretera.

Publicidad

"Por supuesto. Siempre que me invites a una buena cena", bromeó ella.

Cuando llegaron allí, Richard fue al grano. "Espero que esto no le sorprenda, pero desde hace un par de días sueño con que mi bisabuela lleva los mismos pendientes que los suyos. El otro día se los vi mientras hablaba con usted", explicó.

La anciana sonrió y se quitó los pendientes de las orejas. "¿Sabes lo que es extraño? Yo también he soñado muchas veces con la hermana gemela de mi madre. Me decía que si venía un joven preguntando por los pendientes, debía dárselos a esa persona".

"Estos pendientes pertenecían a la hermana de mi madre, que estaba muy unida a mí. Me dijo que estos pendientes pasaban de generación en generación. Sin embargo, nunca llegué a conocer a su familia porque nos separaron durante la guerra", explicó.

Publicidad

"¿Cómo se llama la hermana de su madre?", preguntó Richard antes de recibir los pendientes.

"Se llamaba Ángela. ¿Te suena ese nombre?", preguntó.

Richard no pudo evitar sonreír. Sacó de su cartera la foto de su bisabuela y se la mostró. "Esta es una foto de mi bisabuela, Ángela", dijo, entregándole la foto.

Hombre viendo por la ventana. | Foto: Pexels

Hombre viendo por la ventana. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer apretó la foto contra su pecho. "Esta es mi tía Ángela. Es idéntica a mi madre, Alicia".

Richard se sintió aliviado por haber encontrado a un miembro de la familia. Se prometió a sí mismo que cuidaría de ella mientras viviera. Le compró un apartamento en la ciudad y la visitó con frecuencia. Comían deliciosos platos e iban juntos a la iglesia.

Lee también: Millonario se disfraza de indigente y se presenta en casa de su prometida antes de la boda - Historia del día

Después de que Richard recibiera sus pendientes, fue como si su bisabuela guiara también su vida. Finalmente, encontró el amor con una joven y bella profesional llamada Margarita.

Publicidad

Cuando se casaron, Richard le regaló el par de pendientes, explicándole la historia que había detrás. Al cabo de un año, él y Margarita le dieron la bienvenida a sus hijas gemelas, a las que llamaron Ángela y Evelin.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las cosas materiales no son nada si no tenemos con quien compartirlas: Richard tenía todo lo que podía desear, excepto una familia con la que pudiera compartir sus lujos.

Siempre debemos valorar a nuestra familia: A lo largo de los años, Richard anheló tener una familia. Cuando por fin tuvo su propia familia, se aseguró de cuidarla bien.

Publicidad

Comparte esta historia con tus seres queridos. Quizá les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hijos se niegan a visitar a su madre y ella deja su herencia al niño vecino - Historia del día

02 de marzo de 2022

Cada día, anciana llorosa espera en la parada del autobús y se marcha cuando el bus llega - Historia del día

09 de mayo de 2022

Hermano hereda una mansión y la hermana recibe una llave vieja con una nota - Historia del día

19 de abril de 2022

Indigente cría durante años a niña que encontró en un basurero hasta que aparece su madre - Historia del día

21 de marzo de 2022