logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mamá regaña a su hijo por faltar a clases: al otro día una señora se presenta en su casa para hablar de eso - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Fiorella Díaz era una madre soltera pero adinerada, y su hijo, José, era su mayor logro. Era genial en la escuela. Pero un día, su profesora de aula llamó y sorprendió a la madre. Entonces una señora mayor vino a visitar su casa, y sus palabras la sorprendieron aún más.

Publicidad

“¿Hola?”, dijo Fiorella Díaz al contestar el teléfono. El identificador de llamadas decía que era de la escuela de José y eso le preocupaba. Nunca la habían llamado antes.

Su hijo era un gran estudiante y formaba parte del equipo de baloncesto y el de kickboxing. A menos que haya una emergencia, no deberían estar llamando.

“Sra. Díaz. Le habla la señorita Herrera. Soy la maestra de aula de su hijo. ¿Me recuerda?”, dijo una voz amable a través del teléfono.

“Por supuesto, señorita Herrera. ¿Qué puedo hacer por usted? ¿Pasa algo malo?”, preguntó la madre mientras revisaba algunos papeles en su escritorio.

Publicidad

Estaba sentada en su oficina en el trabajo. Su riqueza provenía de varias empresas de transporte que había heredado de su padre. José seguiría sus pasos y se uniría a la empresa tan pronto como se graduara de la universidad.

Lee más: Mi hija adolescente se escapó y un año después me envió una nota - Historia del día

“¿Cómo se siente José?”, preguntó la señorita Hernández.

“No entiendo. ¿Pasó algo hoy en la escuela?”, preguntó Fiorella, dejando los papeles y centrándose por completo en la llamada telefónica.

“¡José no ha venido a la escuela durante una semana, señora Díaz!”, reveló la maestra, con un tono de frustración en su voz, como si la madre del chico ya debería haberlo sabido.

Publicidad

“¿Qué?”, gritó, levantándose de su escritorio. José había estado saliendo de su casa a la misma hora todos los días. Estaba inscrito en la escuela privada más cara de la ciudad, y no había razón para que faltara a clases.

Una mujer frente a un escritorio hablando a través de un teléfono celular. | Foto: Pexels

Publicidad

Él no podía hacer eso, o perjudicaría sus posibilidades de ingresar a la mejor universidad.

“Veo que no sabe nada sobre esto. Bueno, espero que hable con él”, aconsejó la señorita Herrera, y Fiorella colgó el teléfono.

Antes de que pudiera hacer nada más, su teléfono celular volvió a sonar, y esta vez era el señor Rodríguez, el entrenador de baloncesto de su hijo.

Le dijo lo mismo que a la señorita Herrera. José no había asistido a sus prácticas durante toda una semana y realmente lo necesitaban de regreso lo antes posible, pues el torneo interuniversitario comenzaría pronto.

Publicidad

No tenía idea de qué decir excepto asegurarle al entrenador que José regresaría a la escuela pronto. Esto no tenía sentido. Su hijo era un buen chico.

Esa noche, cuando la madre llegó a casa, le preguntó a José al respecto. Él la miró con tristeza y dijo: “No me sentía bien”.

“Está bien, pero ¿adónde ibas todos los días? Te vi salir todos los días”, le preguntó Fiorella, con las manos en la cintura.

“A ninguna parte. Espero a que te vayas y luego vuelvo aquí”, respondió, encogiéndose de hombros.

Un chico sentado frente a una mesa desayunando. | Foto: Pexels

Publicidad

“Nunca vuelvas a hacer esto, José. Tu futuro es demasiado importante para desperdiciarlo. Recuerda que quieres ir a la mejor universidad”, insistió la madre, señalando con el dedo las pancartas de una prestigiosa institución en su pared.

José asintió y encogió los hombros, y Fiorella pensó que había aprendido la lección.

A la mañana siguiente, alguien llamó a su puerta justo antes de que su hijo se fuera a la escuela. La madre había planeado seguirlo y asegurarse de que entrara a la institución.

“¿Hola?”, le dijo una anciana desconocida afuera de su puerta.

Publicidad

“¿Sra. Díaz?”.

“¿Sí?”.

“Soy la señora García. Soy la maestra de arte de su hijo”, reveló la mujer, sonriendo y sosteniendo sus manos juntas.

“Sé que su hijo ha estado faltando a clases. Vine a hablar de eso”, dijo la mujer mayor.

Una señora mayor con un sombrero rojo y gafas de sol. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿La maestra de arte? A José nunca le ha gustado el arte. No entiendo. ¿Usted es de la escuela?”, preguntó Fiorella, sin saber qué hacer con esta extraña fuera de su casa.

Entonces escuchó que su hijo bajaba las escaleras y no tardó en pararse justo detrás de ella. Tal vez tenía algunas respuestas.

“No. Soy profesora privada. Él ha estado viniendo a verme toda la semana y pensé que debería presentarme”, explicó la señora García. Fiorella estaba a punto de decir algo, pero la mujer mayor siguió hablando.

“Sra. Díaz, su hijo es extremadamente talentoso y debo decir que quiere ser artista”.

Publicidad

Lee también: Mujer rica nota que hija de 10 años va a edificio abandonado cada día después de la escuela - Historia del día

“No entiendo. ¿De qué está hablando esta mujer, José?”, preguntó la madre, dándose la vuelta para mirar a su hijo. Pero José tenía ojos tristes y aterrados.

La señora García empezó a hablar de nuevo. “Su hijo me ha estado contando todo lo que usted espera de él, y él no quiere eso. Quiere ser artista”.

Fiorella se giró hacia la mujer mayor con los ojos muy abiertos y enojados. “¡Eso no es cierto!”.

“Sí, es cierto, mamá”, intervino el chico antes de que su madre le dijera más cosas a su profesora de arte. “Le dije eso. Es verdad. No quiero la vida que tú quieres que tenga. Odio el kickboxing. Odio el baloncesto”.

Publicidad

Un adolescente recostado de la pared de una casa. | Foto: Pexels

“Quiero pintar. Quiero viajar. No quiero estar atado para siempre. Quiero más. La señora García me encontró llorando en el parque y me llevó a su casa. Empezamos a pintar, y fue el mejor momento de mi vida”.

Publicidad

Fiorella miró a su hijo y quiso objetar todo lo que decía. Ya había visualizado toda su vida, pero al ver su expresión triste, entendió que esta era la verdad.

“¿Estás seguro de esto?”, le preguntó ella, como si esa pregunta fuera a hacerlo cambiar de opinión.

“Estoy seguro, mamá”, contestó el chico y le sonrió a su madre.

Fiorella suspiró y se giró hacia la maestra de arte. “Señora García, ¿quiere pasar, por favor?”.

Tuvieron una larga discusión sobre las lecciones privadas y cómo José podría construir un futuro con el arte. La madre no estaba segura de todo, pero no quería que su hijo fuera infeliz.

Publicidad

Entonces ella le permitió dejar los equipos deportivos de la escuela para unirse al club de arte mientras continuaba sus lecciones extra con la señora García.

El joven fue admitido en la mejor escuela de arte del estado y se graduó con honores y varias exposiciones a su nombre. También viajó por el mundo usando el dinero que tanto le había costado ganar vendiendo sus piezas.

Una persona pintando un cuadro. | Foto: Pexels

Publicidad

Era una vida diferente a la que Fiorella se había imaginado para él, pero su hijo era increíblemente feliz y eso era todo lo que importaba.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Solo encuentras la felicidad haciendo lo que amas. José se sentía miserable mientras estaba en el camino que Fiorella había construido para él. Por suerte, una charla con su madre fue más que suficiente para que ella entendiera.

Tus hijos tienen sus propios sueños. Fiorella tenía muchos sueños para su hijo, pero no se había dado cuenta de que él también tenía sus propios sueños.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad