logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Estudiante nuevo no es aceptado en grupo de niños en la escuela: al día siguiente lo invitan a liderarlo - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tras ver la apariencia única de Teo, los chicos de su clase lo evitaron y mantuvieron la distancia. Se negaron a darle la bienvenida a su club privado y se burlaron de él. Pero luego comenzaron a rogar por su amistad.

Publicidad

Teo Suárez era nuevo en la ciudad. Se había mudado después de que su padre fuera transferido a la oficina de ventas allí.

Como estaba acostumbrado a sus viejos amigos, sabía que tendría dificultades para hacer nuevas amistades. Una semana después lo inscribieron en una nueva escuela.

Un chico sentado usando una sudadera con capucha. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Pero papá, no conozco a nadie y necesito tiempo”, le rogó a su papá. “Solo mírame a la cara... ¿quién querría ser mi amigo cuando luzco así?”.

El Sr. Suárez animó a Teo y lo llevó a comprar cosas para la escuela. Por alguna razón, el chico sentía que todos lo miraban y se cubrió la cara con una sudadera con capucha y una bufanda.

“No quiero que me vean la cara y me hagan comentarios crueles”, murmuró para sí mismo.

Lee más: Niña mestiza es humillada en escuela por ser adoptada: luego conoce a mamá biológica - Historia del día

Sin embargo, un incidente en el bosque lo ayudó a superar sus miedos y a darse cuenta de que la apariencia no define la personalidad de alguien.

Publicidad

Uno de los compañeros de clase de Teo en su nueva clase, Samuel, charlaba sobre su fin de semana en su cabaña privada en el bosque.

“Oye, ¿a qué hora nos vemos el sábado?”, preguntó uno de los chicos mientras marchaban sobre las hojas de otoño.

“Muchachos, les dije... tenemos que empezar temprano... y traigan su comida porque mis padres están fuera de la ciudad”, exclamó el chico. “Mi hermana no cocina”.

Unos niños entrando en una cabaña de madera en el bosque. | Foto: Pexels

Publicidad

Hace unos años, los chicos habían establecido un club recreativo en el bosque cerca de su escuela. Esta pequeña cabaña contenía cosas increíbles para mantener su tiempo libre en movimiento.

Los niños llevaron un radio, muebles pequeños, linternas y cojines para hacer de su club una escapada increíble. Les encantaba pasar el rato allí y jugar Calabozos y Dragones todo el día.

Samuel supervisaba el club, mantenía a los miembros fijos y rechazaba constantemente la idea de permitir a los recién llegados.

“No se permiten nuevos miembros, ¿está claro?”, a menudo decía y rechazaba cada vez que los otros chicos sugerían traer nuevos invitados a su club.

Publicidad

Como era de esperar, a Teo también le encantaba Calabozos y Dragones y se unió a la clase de Samuel en su nueva escuela. El chico estaba muy nervioso en su primer día cuando salió y se puso la sudadera con capucha.

“Adiós mamá... adiós papá”, se despidió de sus padres mientras caminaba hacia el autobús escolar frente a su casa. Entró y notó varios asientos vacíos y se preguntó si podría sentarse en uno al azar.

“Oye, aquí no... se supone que debes sentarte en la parte de atrás”, gritó un compañero de estudios. “Estos asientos están ocupados”.

Un autobús escolar estacionado en una calle. | Foto: Unsplash

Publicidad

Teo asintió y caminó hacia el asiento trasero. Era incómodo, pero no tenía elección. Se sentó cerca de la ventana y miró hacia afuera. Por alguna razón, se sentía incómodo mientras miraba el espejo convexo del autobús.

“No quiero que me vean”, murmuró, aunque el espejo estaba lejos de él. Se acercó la sudadera con capucha a la cara mientras bajaba del autobús. No se detuvo ante nadie y se apresuró al costado del camino para que nadie lo notara.

“¡Oye, tú! ¿Eres un recién llegado?”. Teo escuchó una voz ronca desde atrás. “Tú, el de la sudadera con capucha ... detente”.

El chico estaba ansioso y caminaba más rápido. No parecía amigable y parecía perdido. Cualquiera que lo mirara por primera vez sospecharía que estaba haciendo algo malo.

Publicidad

El muchacho entró en su salón de clases e inmediatamente tomó el último banco desocupado. La clase se llenó pronto, pero Teo no levantó la cabeza para mirar.

“Me parece que lo vimos hace un rato, ¿no creen?”, habló un chico. Teo no se molestó en mirar y agachó la cabeza como si estuviera enviando mensajes de texto por teléfono. Por supuesto, los teléfonos celulares estaban prohibidos en la escuela.

El maestro entró al salón de clases, y mientras tomaba la asistencia, notó al chico en una posición inmóvil. Hizo una pausa y lo llamó. “Teo Suárez, ¿eres tú? Ven aquí, preséntate”. El muchacho estaba nervioso y se movió en su asiento, temblando.

Publicidad

Un chico con un pasamontañas en su cabeza cubriendo su rostro con sus manos. | Foto: Unsplash

“¡Tú, joven! No se te permite ocultar tu rostro y usar sudaderas con capucha para ir a la escuela”, le dijo el maestro a Teo. “Por favor, quítatela”.

Publicidad

El chico estaba incómodo y murmuró por lo bajo. “Pero Sr. Vásquez, no puedo”. La intensa mirada del maestro asustó a Teo, y lentamente se quitó la sudadera con capucha.

“¡Dios mío!... ¿Qué le pasa?”, corearon los estudiantes y se congelaron después de ver la cara del chico.

El Sr. Vásquez interrumpió a los alumnos y explicó que Teo era un compañero de estudios como todos los demás. “Él no es un extraterrestre, gente. Es uno de nosotros”, anunció el docente.

“Es solo que tiene una condición genética llamada vitíligo. Supongo que habrán aprendido esto en biología, ¿no?”, explicó el Sr. Vásquez a los estudiantes. “Háganse amigos, y recuerden, él es uno de nosotros... ¿está claro?”.

Publicidad

Después de que terminó la clase, Teo salió a descansar. Como era nuevo en la clase no había hablado con nadie. En ese momento, la pandilla de Samuel pasó junto a él cuando iban camino a sus casilleros.

“Oye, un pequeño cambio en el plan. Ya que hoy es viernes, vayamos a nuestra casa club y juguemos Calabozos y Dragones, y continuemos mañana”, exclamó el chico.

Un chico en un salón de clases vistiendo una sudadera con capucha. | Foto: Pexels

Publicidad

Teo estaba emocionado y no podía creer lo que escuchaba. “¡Vaya!”, murmuró y se acercó al grupo de Samuel. Él amaba ese juego y había pasado muchas horas jugando con sus amigos en la otra ciudad.

Se dirigió hacia los chicos, asumiendo que sería bienvenidos. Desafortunadamente, estaba equivocado.

“Hola... ¿Les importaría que me uniera a su club para jugar Calabozos?”, les preguntó a los muchachos, pero Samuel intervino y le dijo a Teo que su club era privado y no para recién llegados.

Lee también: Madre humilla a la maestra por ponerle una mala calificación a su hija - Historia del día

Publicidad

“No es para monstruos como tú”, le gritó al pobre chico, quien pareció sorprendido. La voz le resultó familiar y se dio cuenta de que Samuel era el que lo había estado llamando por la mañana. Teo comprendió la negativa del chico.

“¡Está bien! No es la primera vez que me rechazan... Adiós, se me hace tarde”, dijo y se apresuró a irse. En ese momento comenzó a extrañar a sus amigos. Ellos siempre lo habían defendido de sus antiguos compañeros que lo intimidaban en su vieja escuela.

Estaba molesto y no quería tomar el autobús escolar a casa. Como su vivienda estaba a solo dos calles de distancia, caminó hasta allá. También tenía miedo de que los chicos se burlaran de él en el transporte.

Publicidad

Un grupo de chicos conversando. | Foto: Pexels

Momentos después, escuchó a unos niños gritando, y sus gritos venían del bosque cercano, del lugar donde Samuel y su pandilla tenían su casa club.

Publicidad

Teo sintió curiosidad, pero los ignoró. Sin embargo, los ruidos eran intensos, como si alguien estuviera siendo golpeado. Se dio la vuelta y caminó hacia el bosque para averiguar qué estaba pasando.

El chico vio el refugio y entró. En ese momento fue testigo del caos. Algunos muchachos del último año de la escuela habían irrumpido en la cabaña de sus compañeros y habían arruinado sus cosas.

“¡Oye, deténganse!... ¡Samuel! ¡Por aquí! ¡Sujétalo y empújalo hacia abajo!”, gritó Teo. Los chicos mayores se giraron hacia él y lo amenazaron.

“¡Si no quieres que te pase nada, es mejor que te vayas!”, gritó uno de los muchachos mayores.

Publicidad

Teo estaba furioso y les exigió a los chicos mayores se fueran. Como lo ignoraron, se abalanzó sobre el tipo que parecía el líder de la pandilla.

Entonces todos los chicos mayores saltaron sobre él, y durante los siguientes minutos, Samuel y sus amigos intentaron salvar a su compañero de la pandilla que había irrumpido en su cabaña.

Teo había recibido una golpiza de los muchachos mayores.

Un chico usando una sudadera con capucha mientras camina por el bosque. | Foto: Unsplash

Publicidad

Su padre estaba preocupado. “Con las cosas así, temo que tendremos que dejarte en casa de tu tía”, le dijo el Sr. Suárez a su hijo. “Nunca harás amigos de esta manera”.

Esa noche, después del incidente, Teo estaba descansando en casa. Estaba armando un rompecabezas mientras vigilaba a su hermana pequeña.

De repente, escuchó el timbre de la puerta sonar. “Ay, no... espero que no sean los chicos mayores otra vez”, murmuró y se apresuró a ver quién tocaba.

Abrió la puerta y se sorprendió. Samuel y sus amigos estaban afuera, cada uno con cosas como tarjetas hechas a mano de “mejórate pronto” y una pequeña canasta de chocolates.

Publicidad

“¿Qué están haciendo aquí?”, les preguntó Teo.

Samuel dio un paso adelante y dijo: “Necesitamos un capitán para nuestro club en el bosque”. Los otros chicos estuvieron de acuerdo y corearon: “Así es, y hemos decidido que...”.

“¿Decidido qué?”, intervino Teo.

“Queremos que lideres nuestro club y seas nuestro jefe”, exclamó Samuel.

Un grupo de chicos mirando una puesta de sol. | Foto: Unsplash

Publicidad

Teo no podía creer lo que escuchaba. Él sonrió y se le llenaron los ojos de lágrimas. Antes de que pudiera decir algo, los chicos lo rodearon y le dieron un gran abrazo grupal.

Esa noche, los padres del chico se alegraron de ver a su hijo tan feliz.

“Papá, tengo que irme... mis amigos me están esperando afuera”, le dijo Teo a su papá.

“¿A dónde?”, le preguntó el hombre.

El chico sonrió y le contó a su papá sobre sus nuevos amigos y su club. Teo salió de la casa esa tarde sin usar una sudadera con capucha que le ocultara la cara. Estaba orgulloso de sí mismo y se había dado cuenta de que la apariencia no define a una persona.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No juzgues a nadie por su apariencia. Los compañeros de clase de Teo quedaron atónitos cuando lo vieron por primera vez. Pero el maestro descifró la reacción de los estudiantes y les explicó que él era una persona normal como ellos y que no tenía nada de malo por tener una afección en la piel.

Nunca tengas miedo de defender la justicia, incluso si eso significa luchar contra alguien más fuerte que tú. Cuando Teo vio a una pandilla de chicos de secundaria destruyendo el club de sus compañeros de clase en el bosque, saltó en su defensa y luchó contra ellos. Aunque al final fue derrotado, se enfrentó a los chicos mayores junto a sus compañeros de clase.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mamá regaña a su hijo por faltar a clases: al otro día una señora se presenta en su casa para hablar de eso - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.