logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Estudiantes se enteran de que su profesor de música favorito fue despedido: luego lo ven enfermo cerca de la basura - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tres amigos de la escuela se sorprendieron cuando su profesor favorito, que les enseñaba a tocar la guitarra, fue despedido y se enfermó gravemente. Entonces hicieron un plan para ayudarlo.

Publicidad

Tomás, Saúl y Bruno eran unos chicos traviesos. Si se descubría alguna travesura, ellos solían ser los responsables. Los maestros les decían “Los tres mosqueteros”.

Pero todo cambió cuando el Sr. Eric Lasso comenzó a enseñarles. Él era el profesor de música y descubrió que los tres chicos tenían más que una energía ilimitada: tenían talento.

Un músico tocando una guitarra eléctrica sobre un escenario. | Foto: Unsplash

Un músico tocando una guitarra eléctrica sobre un escenario. | Foto: Unsplash

Publicidad

En poco tiempo estaban tocando la guitarra y soñando con convertirse en estrellas de rock. Por supuesto, todos los niños que tocan la guitarra sueñan con eso. Pero el Sr. Lasso en realidad pensaba que estos tres tenían la oportunidad de ser buenos músicos.

Las únicas personas que no estaban particularmente felices con la nueva pasión de los mosqueteros eran sus padres. Sin embargo, los chicos los habían convencido para que les compraran guitarras eléctricas.

Lee más: Hombre es despedido por entregar comida a mujer discapacitada a deshora: ve su foto en la oficina del jefe al otro día - Historia del día

Los tres se turnaban para practicar en el garaje de cada familia, para desesperación de todos sus vecinos. Y cuando no perdieron interés en la música después de unos años, sus progenitores decidieron conversar seriamente con ellos.

Publicidad

Los adultos les explicaron a sus hijos que, aunque apoyaban todos sus intereses y ambiciones, sus estudios tenían que ser lo primero.

Un profesor de música rodeado de sus alumnos frente a un piano. | Foto: Pexels

Un profesor de música rodeado de sus alumnos frente a un piano. | Foto: Pexels

Publicidad

Los chicos, ahora de trece años, estaban desalentados por lo que les dijeron sus padres, especialmente después de que les dijeron estadísticas sobre el éxito de los músicos.

Acudieron al Sr. Lasso, quien los animó. “Lo que importa es la música, les dijo. “No si son famosos, es cómo les habla la música”.

Debido a que el profesor de música siempre era directo y honesto con ellos, Tomás, Saúl y Bruno confiaban en su juicio. Les decía que tenían talento y que nada más importaba.

Desafortunadamente, el Sr. Lasso era igualmente honesto cuando consideraba que la gente no tenía talento. Sara Jiménez quería ser pianista. Ella y su familia tenían la seguridad de que poseía un enorme talento.

Publicidad

Un día, el Sr. Lasso le dijo lo que pensaba a la chica. Tocaba muy bien el piano para ser una colegiala de quince años, pero él no creía que pudiera convertirse en una concertista de piano de fama mundial.

Tres chicos caminando por las calles. | Foto: Shutterstock

Tres chicos caminando por las calles. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sara se fue a casa llorando y se quejó con su padre, Cipriano Jiménez, uno de los hombres más poderosos de la ciudad y uno de los principales benefactores de la escuela.

La chica habló con su padre y él fue a hablar con el Sr. Fernández, el director de la escuela, y este despidió al Sr. Lasso.

Saúl, Tomás y Bruno estaban devastados. La escuela contrató a un nuevo profesor de música y la mayoría de los chicos se olvidaron rápidamente de Eric Lasso y su influencia, pero no ellos tres.

Lee también: Mujer de 67 años queda devastada cuando su jefe la despide: semanas después, él le ruega que vuelva - Historia del día

Publicidad

Seis meses después, los tres jovencitos estaban en el centro de la ciudad para visitar una tienda de música que vendía viejos discos de vinilo y vieron a un hombre apoyado sobre un contenedor de basura.

“¡Es el Sr. Lasso!”, gritó Tomás, y comenzó a correr hacia el hombre.

Una joven tocando el piano. | Foto: Pexels

Una joven tocando el piano. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Espera, Tomás!”, gritaron Bruno y Saúl. “No es él... No puede ser”. El hombre delgado que se apoyaba en el contenedor de basura era en efecto su amado Sr. Lasso, pero no se veía igual. De hecho, se veía muy enfermo.

“Señor Lasso”, dijo Tomás. “¿Qué pasa? ¿Por qué está aquí en la calle?”.

“¡Tomás!”, exclamó el señor, quien parecía encantado de verlos. “Estaba descansando un poco... No puedo caminar por mucho tiempo... No he estado bien”. El maestro explicó que estaba desempleado y se ganaba la vida dando lecciones de música.

Los niños lo acompañaron a su casa y él los invitó a pasar. El Sr. Lasso explicó que necesitaba una cirugía, pero que como no tenía trabajo fijo ni seguro médico, no podía pagarla.

Publicidad

Los chicos se fueron a casa muy preocupados por el profesor. “¿Cuánto dinero cuesta una cirugía?”, preguntó Bruno.

Un hombre señalando con el dedo mientras grita. | Foto: Pexels

Un hombre señalando con el dedo mientras grita. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Un montón!”, dijo Tomás. “A mi tía le operaron la vesícula biliar y le costó MILLONES...”.

“No millones, sino cientos de miles, a veces”, dijo Saúl. “Pero escuchen... tengo una idea”.

Al día siguiente después de la escuela, los tres chicos fueron a la plaza principal de la ciudad con sus guitarras, amplificador y un cartel que explicaba que estaban recaudando fondos. Comenzaron a tocar sus guitarras y la gente se detuvo a escuchar.

La mayoría leyó el cartel y donó dinero para la cirugía del Sr. Lasso. ¡Al final del primer día, los chicos se sorprendieron al descubrir que habían recaudado más de $500! “¡Podemos lograrlo!”, dijo Tomás. “Pero hay un largo camino por recorrer”.

Publicidad

Todos los días los chicos iban a la plaza, y una tarde, la televisora local envió a un periodista a entrevistarlos. Explicaron que estaban recaudando dinero para su antiguo profesor de música que estaba muy enfermo.

Un hombre sin hogar sentado sobre unos escalones. | Foto: Unsplash

Un hombre sin hogar sentado sobre unos escalones. | Foto: Unsplash

Publicidad

La historia se publicó al día siguiente, junto con un video de los niños tocando sus guitarras y la gente tirando dinero en sus envases. La estación de televisión se inundó de llamadas que ofrecían donaciones y los chicos crearon una página GoFundMe.

¡Tres semanas después, alcanzaron los $200.000 que eran suficientes para la cirugía del Sr. Lasso! Estaban muy emocionados, pero cuando entraron a clase, su maestro de salón les dijo que el director quería hablar con ellos.

El Sr. Fernández les dijo a los tres niños: “Vi lo que han estado haciendo en la televisión... Y tengo que decirles que estoy muy orgulloso de ustedes”.

Publicidad

“Quiero que sepan que voy a contratar de nuevo al Sr. Lasso, porque si él puede hacer que ustedes tres toquen como ángeles, ¡puede lograr cualquier cosa!”.

El Sr. Lasso volvió a la escuela después de su cirugía y Tomás, Saúl y Bruno quedaron encantados. Estaban aún más felices cuando comenzaron a recibir solicitudes para tocar en fiestas e incluso en bodas. Se anunciaban a sí mismos como “Los tres mosqueteros”.

Un adolescente tocando una guitarra eléctrica. | Foto: Unsplash

Un adolescente tocando una guitarra eléctrica. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los padres no deben decidir el futuro de sus hijos. Las personas siempre son más felices y exitosas haciendo lo que aman. Incluso si es un sueño loco, todos merecen su oportunidad.

Hay que alentar a los niños a ser mejores. Todo lo que los "Tres Mosqueteros" necesitaban, en el fondo, era alguien que creyera en ellos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Dueño de tienda echa a un empleado por dar comida a gente sin techo: cambian roles meses después - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Banquero ve a su hijo burlándose de un niño cuyo padre trabaja como conserje - Historia del día

21 de marzo de 2022

Dueño de tienda echa a un empleado por dar comida a gente sin techo: cambian roles meses después - Historia del día

21 de febrero de 2022

Niño visita a diario a mendigo sin hogar con un perro: un día ve al perro triste y solo - Historia del día

24 de febrero de 2022

Tras la muerte de anciana rica, hijos se reúnen con abogado y descubren que no heredaron nada - Historia del día

13 de abril de 2022