logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chica se niega a ir al baile de graduación por el bullying de sus compañeros hasta que la maestra le da una caja - Historia del día

Georgimar Coronil
22 jun 2022
13:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Viviana entró en la escuela, se encontró Sandra, una gran acosadora, que descubrió los problemas económicos de su familia. Desde entonces, la atormentó todos los días, pero la chica continuó con su vida. Luego, una profesora la sorprendió cuando intervino para que ella acudiera al baile de graduación al que no pensaba ir.

Publicidad

Viviana utilizó su largo pelo castaño para cubrirse la cara, sus pies se movían rápidamente mientras caminaba por los pasillos del instituto. Lo último que quería era otro encuentro con Sandra. Por suerte, su tiempo en este horrible lugar estaba a punto de terminar.

La joven estaba esperando noticias sobre una beca universitaria que le permitiría dejar atrás todos los terribles recuerdos de su época escolar.

Pasillo de escuela. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, durante las últimas semanas, Sandra había sido implacable. Su perpetua acosadora parecía querer atormentarla todo lo posible antes de graduarse, lo cual era agotador. No tenía ni idea de cuál era el problema de esa chica, pero insistía en resaltar el hecho de que la familia de Viviana tenía problemas económicos.

Durante su primer día como estudiante, Sandra notó agujeros en los calcetines de Viviana, después de la clase de gimnasia, y comenzó el acoso. Unos días después, Sandra descubrió que la madre de Viviana era limpiadora de casas y su padre era mecánico. Entonces, reclutó a otros chicos para que se burlaran de ella por eso.

"Este es el primer día de mi nueva vida", dijo Viviana en silencio.

Publicidad

Con los años, algunos estudiantes dejaron de prestar atención a Sandra y evitaron a Viviana. Incluso la pandilla de Sandra parecía haberse cansado del acoso, según pudo comprobar Viviana. Pero, por alguna razón, le seguían la corriente, y la pobre chica sufría por ello.

Lee más: Chicos ricos se burlan por años de compañero que lava autos hasta que un hombre bien vestido llega a su reunión - Historia del día

Afortunadamente, las cosas estaban llegando a su fin. Unas semanas más y este infierno terminaría para Viviana. La chica estaba deseando no tener que volver a recorrer los pasillos de la escuela nunca más.

Una de las cosas que más odiaba era el sonido nasal que Sandra hacía cuando la llamaba por su nombre. "¡Vivianaaa!". El molesto ruido la hizo estremecerse y se maldijo en silencio por no haber caminado más rápido hacia la clase de inglés. Intentó seguir adelante, pero Sandra la tomó del brazo con fuerza y la hizo girar.

Publicidad

"¡Estoy hablando contigo!", volvió a decir Sandra y se cruzó de brazos. Su pandilla rodeó a Viviana para que no pudiera escapar. "Entonces, ¿vas a ir al baile? ¿Qué te vas a poner? ¿Una bolsa de basura?".

Las risas a su alrededor la ponían nerviosa, pero Viviana no quería darles la satisfacción de una respuesta. No pensaba ir al baile. Nadie se lo había pedido. Además, no tenía amigos y nunca pediría dinero a sus padres para un vestido que se desperdiciaría en una noche horrible.

Estudiantes. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Por qué no contestas? ¿El gato te comió la lengua? Espera, probablemente tuvo que vender su lengua en el mercado negro para conseguir algo de dinero", continuó Sandra y se rio. El resto de las chicas hicieron lo mismo, aunque incluso Viviana pudo darse cuenta de que esa broma no les hacía ninguna gracia.

Viviana intentó pasar junto a ellas para llegar a su clase, pero la señora García salió. "Señorita Escobar, ¿hay algún problema?", preguntó la señora García a Sandra.

"No, señora García. Solo estamos hablando de los planes para el baile", respondió Sandra con su sonrisa falsa que normalmente engañaba a todos los profesores. Pero Viviana sabía que la señora García veía a través de esa fachada.

Publicidad

"De acuerdo, entonces. Hablaremos de eso más tarde. Es hora de ir a clase", les regañó suavemente la señora García, y todas se apresuraron a entrar.

Lee más: Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

Viviana ingresó al aula con la cabeza agachada, esperando olvidarse rápidamente de todo aquello. “Solo quedan unos días”, pensó para sí misma, sentándose y abriendo sus libros. La clase transcurrió rápidamente y ella salió rápidamente en cuanto terminó, pero la señora García la detuvo.

"Entonces, Viviana, ¿qué planes tienes para el baile de graduación?", le preguntó.

Publicidad

"Sra. García, de ninguna manera voy a ir. Estoy contenta de que la escuela esté a punto de terminar y de que pueda salir de este lugar", contestó ella, diciendo por fin la verdad a alguien.

"¿Estás segura? El baile de graduación es un hermoso rito de paso para los jóvenes. Me gustaría que pudieras disfrutar un poco. Sé que las cosas han sido difíciles para ti, especialmente con Sandra. Pero tienes que ser más fuerte que ella", le aconsejó su profesora.

Estudiante pensativa. | Foto: Pexels

Publicidad

"No se preocupe, Sra. García. Y de cualquier manera, mis padres no tienen el dinero para un vestido en este momento. Las cosas están apretadas ahora, y tengo que considerar gastos más importantes. Pero gracias por su preocupación. Nos vemos mañana", la chica sonrió a la única profesora que la había animado todos estos años y salió de su clase.

Llegó la noche del baile, y Viviana estaba acostada en el sofá de su casa, leyendo una novela romántica y soñando con días mejores, cuando su madre entró en su casa con prisas y le preguntó: "Cariño, ¿no te estás preparando para el baile?".

Ella frunció el ceño y dejó el libro. "¿De qué estás hablando, mamá? Ni siquiera tengo vestido".

Publicidad

"Vaya. ¿Por qué no me recordaste a mí o a tu padre que te diéramos dinero para ello?".

Lee más: Mamá regaña a su hijo por faltar a clases: al otro día una señora se presenta en su casa para hablar de eso - Historia del día

"¿Cómo iba a hacerlo, mamá? Ustedes están luchando para salir adelante con los gastos, y de todas formas, no quiero ir al baile", respondió Viviana y sus ojos volvieron a su libro.

La chica se daba cuenta de que su madre se sentía muy mal por no poder comprarle un vestido, pero también sabía que ella era consciente del acoso escolar que sufría. Comprendería que ir al baile no era tan importante.

Publicidad

Su padre llegó a casa unos minutos después, y cenaron. Pero, de repente, sonó el timbre de la puerta, lo cual era extraño porque nunca nadie iba a su casa.

Viviana fue a contestar y se sorprendió al ver a su profesora. "¡Sra. García! ¿Qué está haciendo aquí?", preguntó y se dio cuenta de que llevaba una enorme caja con un lazo rojo. Su madre se acercó, reconoció a la maestra y la invitó a entrar.

Caja con lazo rojo. | Foto: Pexels

Publicidad

"Aquí tienes, cariño", dijo la señora García, pasándole la caja. Viviana estaba confusa, pero su madre le dio las gracias a la profesora.

"¿Qué es?".

"Vivi, no seas maleducada. Da las gracias y ábrelo", le reprendió su madre con suavidad.

Quitó el lazo rojo y abrió la tapa para descubrir un traje gris oscuro. Sus ojos se volvieron hacia su profesora, pero su madre habló antes de que pudiera decir nada.

"¡Sra. García, esto es tan generoso! ¡Cariño, es un vestido de graduación! Rápido, ve a probártelo y podemos maquillarte rápidamente", la animó.

Publicidad

"De nada, Viviana. Tengo una amiga que trabaja en una boutique del centro. He tenido que calcular tus medidas, pero creo que te quedará bien", dijo la señora García, y notó que Viviana iba a interrumpir. Pero la amable profesora le tendió la mano.

Mujer con gafas. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sé lo que has dicho, y lo entiendo. Sin embargo, es importante que enfrentes a tus acosadores para que puedas vivir tu vida de la mejor manera. Sé que irás a la universidad y arrasarás allí. Pero tienes que empezar el cambio hoy. Tienes que ser valiente".

Viviana sonreía a pesar de sus dudas. La señora García tenía razón. Había vivido atemorizada por esos acosadores durante años y estaba a punto de graduarse con honores y destacar en la universidad. Era hora de dejar el miedo atrás.

Subió a su habitación y se puso el vestido. La Sra. García y su madre la peinaron y maquillaron lo más rápido posible, y la profesora la llevó al colegio, ya que el baile se celebraba en el gimnasio.

Publicidad

Viviana bajó del auto y se plantó en la entrada del gimnasio con las manos temblorosas y el sudor corriéndole por la espalda. Pero decidió tomar las riendas de su vida en ese momento.

"Este es el primer día de mi nueva vida", pronunció en silencio y empujó la puerta para unirse al baile con su precioso vestido.

Chica sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tienes que enfrentar a los acosadores: Por desgracia, encontrarás acosadores en casi todas partes, incluso después de la escuela. Pero tienes que ser valiente, sobreponerte a ellos y vivir tu vida de la mejor manera.

Algunos profesores van más allá de su vocación para ayudar a sus alumnos: La señora García decidió buscar un vestido para Viviana y enseñarle que no podía dejar que los acosadores controlaran su vida y sus decisiones.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad