logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chicos ricos se burlan por años de compañero que lava autos hasta que un hombre bien vestido llega a su reunión - Historia del día

Georgimar Coronil
06 jun 2022
16:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

De pequeño, Javier obtuvo una beca en un prestigioso colegio privado, pero sus compañeros le odiaban por ello. Se burlaron de él cuando descubrieron que ayudaba a su padre en un autolavado. Esto continuó durante años, incluso tras la graduación. Sin embargo, tiempo después, un hombre bien vestido se presentó en la reunión de exalumnos y sorprendió a todos.

Publicidad

"Chicos, este es Javier Hernández, su nuevo compañero de este año", anunció la señora Alicia a los alumnos el primer día de clases.

Años después, Javier aún recordaría perfectamente ese día. Había respondido a todas las preguntas de la señora Alicia antes de que nadie pudiera levantar la mano, y se hizo querer por los demás profesores rápidamente.

Niños en un salón de clases. | Foto: Pexels

Publicidad

Con el tiempo, demostró ser el mejor en matemáticas y ciencias y destacó en arte y educación física. Por eso se había ganado una beca en ese colegio privado en primer lugar.

Su padre, Gregorio Hernández, era lavador de autos. Su madre había desaparecido de sus vidas hacía años. No tenían mucho, pero su papá le enseñó todo y trabajaba siete días a la semana para que él pudiera tener todo lo que necesitaba para la escuela. A los ocho años de edad, Javier le prometió a su padre que los sacaría de la pobreza.

Por desgracia, sus compañeros no se lo pusieron tan fácil. Después de ese primer día, se volvieron contra él. Cuando Javier no quiso compartir sus deberes para que pudieran copiar sus respuestas, lo rechazaron. Finalmente, ese rechazo se convirtió en un acoso frontal.

Publicidad

"¡Oye, mascota del profesor! ¿Por qué no te vas a comer con la Sra. Alicia?", le gritó un día en la cafetería un compañero en particular, Henry Gómez, cuando Javier quiso sentarse cerca para comer su almuerzo. Todo el mundo se rio, y entonces el chico empezó a comer solo.

Lee más: Banquero ve a su hijo burlándose de un niño cuyo padre trabaja como conserje - Historia del día

A veces comía con la señora Alicia, como le habían sugerido, pero la mayoría de las veces se limitaba a llevar un libro o a hacer los deberes con antelación porque estaría más ocupado al final de la tarde.

A los diez años, Javier empezó a ayudar a su padre a lavar autos. El dueño del local, que era un gran hombre, le daba a Javier unas cuantas propinas que lo ayudaban mucho.

Publicidad

Javier siempre estaría agradecido por ello. Pero el trabajo en el autolavado tenía un inconveniente. Muchos clientes ricos iban allí, y uno de ellos era Alexander Gómez, el padre de Henry Gómez.

Un día, Henry llegó al autolavado con su padre, y fue el comienzo de un infierno aún mayor para Javier en la escuela.

Hombre lavando un auto. | Foto: Pexels

Publicidad

El señor Gómez llegó al sitio, y Javier se adelantó a su padre para empezar a ayudar, cuando Henry bajó la ventanilla.

"¡Hey, Javier! ¿Qué estás haciendo aquí, eh?", se burló Henry, apoyándose en la ventanilla abierta del lujoso automóvil de su padre. "¿Estás limpiando? ¿Por qué no estás haciendo los deberes, eh? ¿Por qué no estás limpiando la casa de la señora Alicia? ¿Eh? ¿Eh?".

Javier se quedó callado y esperó a que su padre saliera de la oficina para que pudieran ponerse a trabajar. Pero siguió escuchando las burlas de Henry y vio que el padre de su compañero estaba ocupado leyendo el periódico, esperando que los atendieran. No le importó que su hijo se burlara de él.

Publicidad

Afortunadamente, el papá de Javier llegó y Henry volvió a su asiento y subió la ventanilla. Pero mientras Javier y Gregorio trabajaban en el carro, Henry hacía gestos de burla a Javier desde el interior.

Lee más: Hombre rico se burla y echa al prometido pobre de su hija: 10 años después se reencuentran - Historia del día

Al día siguiente, todo el mundo en la escuela supo lo que Henry había visto, y empezaron a burlarse de Javier por ello.

Algunos colocaron trapos en su taquilla, otros se burlaron de él abiertamente en los pasillos, mientras que otros se limitaron a chismear a sus espaldas. Henry estaba detrás de todo esto y disfrutaba del sufrimiento de Javier. A sus amigos más cercanos, Camila y Carlos, también les encantaba unirse a las burlas.

Publicidad

Al principio no sabían que Javier era un estudiante becado, pero eso había cambiado. Todos sus compañeros de clase procedían de hogares acomodados y Henry era uno de los más populares de la escuela. Por lo tanto, los demás le hacían caso. El chico decidió condenar a Javier al ostracismo, y ninguno de ellos tuvo el descaro de enfrentarse a él.

Por desgracia, eso definió toda la vida escolar de Javier. Henry odiaba lo bueno que Javier era en matemáticas y fútbol, así que se burlaba de él.

Niño siendo víctima de burlas. | Foto: Pexels

Publicidad

"Puede que seas bueno en esas cosas, pero sigues siendo pobre. No puedes hacer nada. Yo ya soy rico", le repitió Henry a lo largo de los años.

Javier intentaba responder, pero nadie le hacía caso. Era inútil, y eso no cambió. Por lo tanto, se mantuvo al margen. Permanecía callado en clase a menos que respondiera a una pregunta y trataba de pasar desapercibido.

Con el tiempo, la gente se aburrió y lo dejaron en paz. Sin embargo, el chico no tuvo ni un solo amigo en la escuela. Todos sus amigos eran sus vecinos, que también procedían de familias con pocos recursos, y al menos, él encontraba consuelo en ellos.

Javier recordó su terrible experiencia todos los días. Nunca pudo olvidar lo que le hicieron. Fueron los años más brutales de su vida y le afectaron de forma notable. Sin embargo, su futuro sería brillante a pesar de ello.

Publicidad

***

Diez años después de la graduación de Javier...

Henry y sus compañeros se ponían al día en la reunión: "Sí, estoy trabajando como socio en el bufete de abogados de mi padre, y me va bien. Pero voy a pedirle que me ponga en casos más importantes. Ahora mismo, algunos de sus empleados piensan que se supone que soy un pasante, ¡y definitivamente no lo soy! Quiero decir, ¡soy el hijo del jefe, por el amor de Dios!".

Sus amigos se rieron y estuvieron de acuerdo con él. "Sé lo que quieres decir. Yo le dije a mi padre lo mismo el año pasado, y hasta me subió el sueldo", afirmó su amigo Carlos.

Publicidad

"No puedo creer que seamos tan mayores como para estar en nuestra reunión por los diez años de nuestra graduación. Me casé el año pasado y mi marido es aún más rico que mi familia. Así que no volveré a trabajar en mi vida", añadió a la conversación su otra amiga, Camila.

Jóvenes en una fiesta. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Vaya, Camila! Hasta presumes de eso!" Henry se rio, casi burlándose de su amiga por su falta de ambición. Los demás también se rieron, aunque no apreciaron los comentarios de Henry.

Aun así, estaban pasando un buen rato hasta que Henry recordó algo.

"Dios mío. ¿Te acuerdas de Javier? ¿El chico del autolavado?", preguntó de repente.

"¿Está aquí?", dijo Carlos.

Lee más: Hombre pobre humillado por conducir el viejo auto de su difunto abuelo halla un testamento debajo del asiento - Historia del día

Publicidad

"No puedo imaginar por qué vendría", intervino Camila. "Ni siquiera tenía amigos en la escuela".

Todos comenzaron a mirar alrededor de la habitación, esperando ver al chico solitario del que se habían burlado durante muchos años. "Espero verlo. Voy a preguntarle si sigue lavando autos", afirmó Henry con arrogancia.

"Apuesto a que sí. No hay manera de que te libres de eso", se burló Camila, dando un sorbo a su copa de vino.

Pero algo interrumpió su conversación, y vieron a todos sus compañeros volverse hacia la puerta. Empezaron a cuchichear entre ellos, y Henry frunció el ceño. "¿Qué está pasando?".

Publicidad

Hombre. | Foto: Pexels

"Creo que ha llegado alguien", respondió Carlos, mirando con curiosidad hacia donde todos miraban.

Publicidad

De repente, vieron a un hombre impecablemente vestido caminando por la sala, y se dirigió a la señora Alicia, su exprofesora, que estaba hablando con su exprofesor de matemáticas.

La mujer mayor se volvió hacia el hombre, le dedicó una enorme sonrisa y lo abrazó con fuerza. Henry, Carlos, Camila y los demás que los rodeaban no podían oír lo que decían. Pero toda la reunión sentía curiosidad por ese hombre.

"Vaya, ¿quién es ese? ¿Estuvo en nuestra clase?", expresó otro antiguo compañero de clase.

"Ese traje es más caro que mi auto", reveló otra persona.

Henry se volvió con las cejas fruncidas. "¿De verdad? ¿Quién puede ser?, se preguntó.

Publicidad

Carlos negó con la cabeza. "No sé quién es".

"Vamos a comprobarlo", insistió Henry porque tenía que saber quién era ese hombre.

Escenario. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, se detuvieron en seco cuando el sujeto caminó junto a la señora Alicia. Se dirigieron hacia el escenario y la profesora se acercó al podio.

"¡Bienvenidos todos! Me alegro de ver algunas caras conocidas, y es un placer tenerlos a todos de vuelta", comenzó, sonriendo ampliamente a la sala.

"Ahora, me gustaría invitar a uno de nuestros exalumnos, que es el propietario de varios restaurantes de cinco estrellas en todo el país y Europa. Así que, por favor, denle un gran aplauso a Javier Hernández".

Henry se quedó boquiabierto, Camila casi rompió su copa de vino y Carlos hizo un ruido de sorpresa. Mientras tanto, el resto de la sala se deshizo en murmullos.

Publicidad

"Buenas noches a todos. Puede que me recuerden como el chico del autolavado o lo que sea que les haya dicho Henry Gómez", comenzó diciendo Javier.

"Yo era el pobre becario rodeado de niños privilegiados a los que les gustaba burlarse de mí. Pero a pesar de eso salí adelante. Perseveré. Tenía una meta en mente, y la alcancé".

"No puedo creerlo", susurró Henry con rabia. Carlos y Camila se volvieron hacia él con expresiones de disgusto. Pero Javier continuó su discurso.

"Mi padre se jubiló antes de tiempo gracias a mi educación en esta escuela, y a toda la ayuda que recibí de los maravillosos profesores de aquí", afirmó Javier, mirando las caras de sus excompañeros de clase con una sonrisa casi presuntuosa.

Publicidad

Hombre con rostro serio. | Foto: Pexels

"Quiero honrar a esos educadores, y esa es la única razón por la que estoy aquí hoy. No espero que ninguno de mis compañeros haya cambiado, pero sus burlas, sus comentarios y sus acciones me convirtieron en el hombre que soy hoy. Así que, supongo, les estoy agradecido en cierto modo. Gracias a todos. Que tengan una buena noche".

Publicidad

Javier terminó su discurso, estrechó la mano de la Sra. Alicia, aunque ella parecía sorprendida por sus palabras, y bajó del escenario. Henry vio cómo algunas personas querían acercarse a él, pero Javier se movió rápidamente por la sala, saliendo por la puerta principal.

"¡Vaya, Javier se ha puesto guapísimo! Me pregunto si estará casado", escucharon decir Henry, Camila y Carlos a algunos de sus excompañeros.

"Voy a buscarlo en Google y a ir a sus restaurantes. Nunca me he burlado abiertamente de él. Quizá tenga una oportunidad", comentó otra persona.

Henry colocó con fuerza su vaso en una mesa cercana y abandonó la reunión enfadado. No volvió a hablar con sus amigos.

Publicidad

Mientras tanto, Javier se hizo aún más próspero al ampliar su negocio a todos los sectores de la industria alimentaria y conquistar mercados en Europa. Se casó con una buena mujer y su familia quedó no tuvo que preocuparse por dinero jamás.

Recién casados. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que hay que mantenerse firme pase lo que pase en la escuela: Desgraciadamente, siempre hay chicos malos en la escuela, pero hay que seguir adelante para lograr los objetivos.

Algunas personas no aprenden las lecciones de la vida: Parecía que Henry y sus compañeros seguían siendo las mismas personas inmaduras, y eso se notaba cuando se daban cuenta de cómo había cambiado Javier.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad