logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chico lava ventanas del auto lujoso en el estacionamiento: al otro día su cara aparece en la pantalla gigante del centro comercial - Historia del día

Vanessa Guzmán
29 jun 2022
03:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un joven pobre que lavaba las ventanas de los autos en el estacionamiento de una galería comercial conoció a un extraño que le ofreció mucho dinero por lavar su auto. Al día siguiente, el muchacho se sorprendió al ver su rostro en la pantalla gigante del centro comercial con una nota cerca.

Publicidad

Juan Rodríguez, de 17 años, nunca tuvo una infancia color de rosa como sus amigos. Las responsabilidades cayeron sobre sus hombros después de que su padre muriera hace varios años. Su madre, Rebeca, a menudo se enfermaba debido al exceso de trabajo en una fábrica de cuero.

El joven dejó de soñar con ir a la universidad y comenzó a trabajar para mantener a su familia. El pequeño pueblo en el que vivía tenía oportunidades mínimas para los graduados.

Chico con rostro de preocupación. | Foto: Pexels

Chico con rostro de preocupación. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero Juan aún no se había graduado y sus posibilidades de hacer una carrera más brillante eran escasas. Fue entonces cuando decidió trabajar por su cuenta en lugar de quedarse sin hacer nada.

"¡$50!", exclamó Rebeca. "¿De dónde sacaste tanto dinero, Juan?".

La madre se desconcertó cuando Juan regresó a casa y le dio el dinero para comprar medicinas. Teniendo en cuenta la edad del chico y la infamia que había en el pueblo, esperaba que no hubiera hecho nada malo.

"Encontré un nuevo trabajo y este es mi salario diario, mamá", dijo Juan. También le aseguró que su facturación diaria sería diferente cada día. "Mañana, podría ganar menos o incluso más... ¡mi trabajo es así!".

Publicidad

Rebeca había soñado con enviar a su hijo a la universidad. Pero su pobreza les prohibía soñar en grande. Aunque Juan estaba decidido a continuar sus estudios, necesitaba un trabajo para ayudar en su casa y poder ahorrar dinero. Desafortunadamente, nadie lo contrató.

Pero un día, Juan decidió dejar de lado sus sueños por un tiempo y aceptar cualquier trabajo que se le presentara. Estaba caminando por un centro comercial en una tarde calurosa cuando vio varios autos en el estacionamiento. Una idea instantáneamente golpeó su mente.

Lee también: Niño pobre ayuda a una anciana a subir las escaleras, luego se entera de que conducen a su nueva casa de $1.8 millones - Historia del día

Publicidad

El joven caminó hacia el parqueadero con un balde de agua y un trapo. Se acercó a personas al azar y les ofreció un servicio de limpieza de ventanas para sus autos.

"¡Le aseguro que lo terminaré en cinco minutos y antes de que termine de hacer sus compras!”, le dijo a un señor.

Estacionamiento con muchos autos. Foto: Pexels

Estacionamiento con muchos autos. Foto: Pexels

Publicidad

Todos los días, Juan iba al estacionamiento del centro comercial y lavaba las ventanas de los clientes que compraban allí. No tenía ningún salario estipulado por sus servicios y estaba satisfecho con lo que la gente le daba.

A veces, incluso lavaba los autos si los clientes lo solicitaban. Le pagaban bastante bien, pero no todos le devolvían el favor con amabilidad y un pago decente. En ocasiones se topaba con personas a las que no le importaba su pobreza.

Un día, Juan lavó un automóvil para un hombre que le pagó solo $ 1 por su servicio. El pobre muchacho no pudo resistirse al dinero porque sabía cómo cada dólar algún día lo ayudaría a construir su imperio.

Publicidad

Juan finalmente se convirtió en un proveedor habitual de servicios de limpieza de automóviles en el estacionamiento y regresaba a casa todos los días con el dinero que ganaba. Le daba la mitad de su salario a su madre y ahorraba el resto para poder ir a la universidad.

Hizo esto durante unos meses, y un día, regresó al estacionamiento y se quedó atónito al ver muchos autos allí. "¡Hoy puedo comprarle a mi hermana los nuevos zapatos escolares que quería!", exclamó.

Hasta 30 autos desfilaron por el área de estacionamiento. Más autos significaban más dinero, por lo que Juan estaba emocionado.

Justo cuando caminaba hacia el estacionamiento, un automóvil pasó a toda velocidad y se detuvo a solo unos metros de distancia. Un hombre se asomó por la ventana y llamó a Juan.

Publicidad

"¡Oye, tú! Ven aquí...", dijo.

Juan se acercó al hombre. "¡Sí, señor! ¿Qué puedo hacer por usted? ¿Lavar las ventanas o todo el auto?".

Persona limpiando un auto. | Foto: Unsplash

Persona limpiando un auto. | Foto: Unsplash

Publicidad

El hombre miró a Juan de pies a cabeza. "¿Por qué estás lavando autos aquí? Te ves joven. ¿No vas a la universidad o la escuela?".

La pequeña sonrisa de Juan se había desvanecido demasiado rápido. Le dijo al hombre que lavaba las ventanas de los autos para ayudar a su madre que necesita dinero para comprar comida y medicinas. “Seguramente iré a la universidad si algún día consigo un buen trabajo", dijo Juan.

Las palabras del chico conmovieron al hombre rico. Le pidió a Juan que limpiara sus ventanas y quedó impresionado por su servicio.

"¿50 dólares?", exclamó Juan en estado de shock cuando el hombre le pagó. "No, señor... No puedo aceptar tanto dinero solo por lavar las ventanas".

Publicidad

El hombre quedó atónito por la modestia del joven. "Pero acabas de decir que necesitas dinero", dijo.

Pero Juan se mantuvo firme e insistió en que no aceptaría tanto, por lo que el hombre le pagó $10 y le pidió que posara frente a su automóvil. Juan estaba desconcertado, pero hizo lo que el hombre le dijo y el hombre le tomó una foto.

Al día siguiente, Juan regresó al estacionamiento y se sorprendió. Vio la foto que el hombre había tomado el día anterior parpadeando en la pantalla gigante del centro comercial.

"Oh, no... ¿Qué está pasando? ¿Por qué mi foto está ahí arriba?", se preguntó asustado.

Publicidad

Cuando Juan llegó allí, vio al mismo hombre con el que se había encontrado el día anterior. Se paró debajo de la pantalla que decía: "Para ventanas de automóviles limpias y relucientes, comuníquese con nuestro empleado, Juan Rodríguez", seguido del número de teléfono del centro comercial.

Hombre sentado dentro de auto lujoso. | Foto: Pexels

Hombre sentado dentro de auto lujoso. | Foto: Pexels

Publicidad

Juan estaba atónito. Miró al hombre y se quedó sin palabras por un rato. Entonces el extraño se le acercó y se presentó como Walter Pereira, el dueño del centro comercial.

Juan se quedó anonadado después de escuchar esto. No podía creer lo que escuchaba y se le llenaron los ojos de lágrimas cuando el Sr. Pereira le palmeó el hombro.

"¡Nos gustaría contratarte oficialmente! ¡Por favor trae los documentos necesarios para abrir una cuenta bancaria para tu salario!", dijo el adinerado hombre.

Juan estaba agradecido con el dueño del centro comercial por su ayuda. Su vida cambió para siempre por su modestia y servicio desinteresado.

Publicidad

Lee también: Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

Unos meses después de ahorrar suficiente dinero para la universidad, Juan trabajó a tiempo parcial en el centro comercial y se concentró en un futuro más brillante. ¡Eventualmente, se dio cuenta de que las buenas acciones siempre devuelven una recompensa de las maneras más sorprendentes!

Persona contando dólares. | Foto: Pexels

Persona contando dólares. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las buenas acciones siempre son gratificantes: Cuando el hombre rico le preguntó a Juan por qué necesitaba dinero, le dijo que era para mantener a su familia de bajos ingresos.

Y cuando Juan se negó a aceptar los 50 dólares por limpiar las ventanas del automóvil del hombre, su modestia le valió una recompensa.

Puedes lograr grandes cosas en la vida solo si estás listo para enfrentar los desafíos: Juan había soñado con ir a la universidad, pero el revés económico de su familia no le permitió hacerlo. Decidió no quedarse ocioso y trabajó para ayudar con las necesidades de su hogar.

Publicidad

Su determinación le valió un puesto con un salario decente en el centro comercial. Con sus ganancias, fue a la universidad y mantuvo a su familia.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciano rechazado por sus hijos recibe llamada de una chica pidiéndole que la lleve al altar - Historia del día

19 de junio de 2022

Hombre que echó a su hija con su bebé la busca por 5 días: ve su cochecito bajo un puente - Historia del día

11 de mayo de 2022

Hombre descubre que su abuela tenía mansión de $1,3 millones pese que vivía en una casucha y que él no es el heredero - Historia del día

05 de mayo de 2022

En su boda, novia se entera de que su prometido ha tenido 4 esposas y que todas huyeron de él - Historia del día

09 de abril de 2022