logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre de 81 años no puede comprar comida para su perro viejo: "Yo pago", dice voz chillona - Historia del día

Vanessa Guzmán
04 jul 2022
06:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un anciano en un supermercado estaba desconsolado cuando no tuvo con qué pagar la comida perro viejo. Perdió la esperanza en la humanidad después de que el cajero lo humillara frente a todos. Entonces escuchó una voz chillona desde atrás que le aseguró la compasión y derritió su corazón.

Publicidad

Carlos Fonseca, de 81 años, se dirigía a su casa, con lágrimas corriendo por su rostro arrugado. Quería quedarse un poco más de luto cerca de la tumba de su esposa Brenda, pero estaba sediento y cansado. "Hasta mañana, querida", susurró, colocando una rosa en su lugar de descanso.

Antes del fallecimiento de Brenda, un mes atrás, Carlos pensó que no tenía nada de que preocuparse en la vida. "¡¿Qué te sucederá después de que yo muera?!", solía bromear Brenda. Pero el viejo Carlos le restó importancia y dijo que eso no sucedería.

Anciano viendo una fotografía. | Foto: Pexels

Anciano viendo una fotografía. | Foto: Pexels

Publicidad

Lamentablemente, su mundo se tambaleó bajo sus pies después de que Brenda muriera mientras dormía, agarrando su mano. El anciano se volvió solitario, descuidado y confundido, sin nadie que lo cuidara. Fue entonces cuando un compañero peludo enviado por Dios entró en su vida.

Una tarde, Carlos cruzaba la calle después de hacer unas compras. Lágrimas y sudor brotaban de su rostro. Caminó despacio porque odiaba volver a su casa. El vacío que se extendió allí después de la muerte de Brenda lo perseguía.

Cada vez que Carlos regresaba a casa después de hacer algún trabajo de carpintería, Brenda lo esperaba y lo saludaba con la mano desde la puerta. Pero ahora, ella no estaba allí para darle la bienvenida. El vacío que ella dejó en su corazón dolía aún más.

Publicidad

Carlos estaba a punto de llegar al final de la calle cuando vio a un pobre perro tirado a un lado de la acera.

El anciano se detuvo y miró al perro. "¡Oh Dios!", suspiró y lo levantó.

Echó un poco de agua en la cara del perro y la esperanza se encendió en el corazón de Carlos cuando vio al pobre animal parpadear. Intentó alimentarlo con agua, pero el perro estaba demasiado exhausto y enfermo.

El anciano quería irse a casa. Tenía hambre y estaba cansado, pero la vista del pobre perro lo preocupó. Luego vio una nota en el collar del animal: "A quien lo encuentre, por favor cuídelo". Los dueños del cachorro aparentemente lo habían abandonado.

Publicidad

"Ven aquí... ven aquí, chico... vamos", murmuró mientras tomaba a la criatura moribunda en sus brazos y caminaba hacia el veterinario.

Lee también: Niño ayuda a pobre anciana con sus compras: su mamá recibe casa de $265.000 como recompensa días después - Historia del día

El perro fue tratado durante un par de días. Resultó que el animal se había desmayado debido al hambre y la sed. Carlos se quedó con el perro dos días y lo cuidó.

Perro durmiendo. | Foto: Pixabay

Perro durmiendo. | Foto: Pixabay

Publicidad

Eventualmente, había gastado casi todos sus ahorros en restaurar la salud del perro. Aunque el veterinario sugirió llevar al perro al refugio, Carlos se negó.

"¡Lo llevaré conmigo!", exclamó.

Carlos llamó al perro Hércules y pronto se hicieron buenos amigos. El viudo ya no se sentía solo y amaba la compañía de su amigo peludo. Pero poco después, algunos problemas nuevos sacudieron su mundo de alegría.

"...Y hay $1... y $1 en la caja de herramientas... espera, déjame ver en el armario...", murmuró Carlos mientras recogía algo de dinero de cada rincón y esquina de su casa. "¡Ah, hay $10 en el cajón!".

Publicidad

Con su falta de conocimiento sobre presupuestos, Carlos había gastado todo su dinero en comestibles y comida costosa para perros. Nunca planificó sus gastos y, llegó a una situación en la que encontrar un simple dólar le parecía un premio gordo.

El anciano comenzó a comer menos para que su perro pudiera comer bien y mantenerse saludable. Un día, llevó a Hércules a la tienda para comprar comida para perros y comestibles.

Rebuscó por los pasillos y arrojó algo de comida para perros en su carrito, junto con algunos frijoles enlatados y salchichas. Carlos quería comprar más, pero el sonido de las monedas en su bolsillo le recordó su pobreza.

Publicidad

"Eso será suficiente por unos días", exclamó y caminó hacia la caja registradora para pagar su cuenta.

"¡$20, por favor!", dijo el cajero después de facturar los artículos comprados por el hombre. Miró a Carlos de pies a cabeza y sonrió. "¡$20, POR FAVOR!", repitió, golpeando el mostrador.

Manos de persona mayor sosteniendo la cabeza de un perro. | Foto: Pixabay

Manos de persona mayor sosteniendo la cabeza de un perro. | Foto: Pixabay

Publicidad

Carlos sacó el dinero de su bolsillo. Contó el efectivo varias veces, con una extraña mirada de incredulidad cubriendo su rostro. El cajero estaba molesto.

"Señor, $20... Pague rápido, por favor... Hay más gente detrás de usted".

Carlos parecía impotente.

"Yo... eh... no quiero tres paquetes de comida para perros... que sea uno, por favor", dijo tímidamente. "Y no quiero los frijoles enlatados y las salchichas".

El cajero estaba molesto. "Si no los quería, ¿por qué los tomó?", dijo rabioso. Y ese perro es suyo... ¡apesta!... ¡No lo vuelva a traer aquí!”.

Publicidad

En este punto, Carlos se puso lloroso. Recordó cuando Brenda hacía todas las compras y siempre regresaba a casa con bolsas llenas de su comida favorita. Ahora apenas podía permitirse comer.

Pero se aseguró de comprar al menos una bolsa de comida para Hércules porque sintió que el cachorro ahora era su responsabilidad.

"Solo tiene $12, y la comida para perros cuesta $8. Las otras cosas suman $12... Lo siento, pero no damos descuentos", sonrió el cajero.

En ese momento, Carlos escuchó una voz chillona desde atrás. "¡Pagaré por ello!". Carlos se volvió y vio a un niño de 11 años parado detrás de él, sonriendo.

Publicidad

"¡Tú! ¡Te conozco! ¡Estabas jugando con Hércules el otro día en el parque!", manifestó Carlos entre lágrimas.

Fila de clientes en un supermercado. | Foto: Unsplash

Fila de clientes en un supermercado. | Foto: Unsplash

Publicidad

Tom asintió alegremente y pagó todas las cosas que Carlos tenía en su carrito. Incluso compró más comestibles y comida para perros y pagó todo con el dinero que había ahorrado.

"¡Es tan amable de tu parte, hijo! ¿Cómo te lo pagaré?", preguntó Carlos.

Fue entonces cuando Tomás sorprendió al anciano con una petición inusual que lo hizo llorar.

"¡Bueno, solo devuélvelo! ¡Y trae a Hércules al parque todos los días para que pueda jugar con él!", pidió el chico. "Su comida estará cubierta por mi cuenta. ¡lo prometo!".

Tomás soñaba con convertirse en veterinario algún día. Era nuevo en la ciudad después de que trasladaran a sus padres y no tenía nuevos amigos. Carlos se complació en dejar que Tomás jugara con su perro.

Publicidad

Después de ser ridiculizado por el cajero, Carlos también se dio cuenta de la importancia del dinero. Decidió retomar su trabajo de carpintería y ganar algo de dinero con ello.

Al día siguiente, abrió la puerta y encontró a las hijas de su vecino llorando. "Oigan, ¿qué pasa, niñas? ¿Por qué están llorando?", preguntó.

A Carlos le gustaban los niños, y como él y Brenda nunca tuvieron ninguno, siempre le encantó estar rodeado de los de su vecindario.

"¿Por qué están llorando?", preguntó de nuevo.

Bolsa con enlatados. | Foto: Pixabay

Bolsa con enlatados. | Foto: Pixabay

Publicidad

Las niñas le dijeron que querían un columpio en el patio trasero, pero su mamá no les pudo comprar uno.

La vecina de Carlos, María, era madre soltera. Trabajaba como niñera y el dinero que ganaba apenas alcanzaba para llevar la casa. No tuvo más remedio que negarse a conseguir un columpio para sus hijas.

Carlos miró a las niñas y las palabras de Tomás el día anterior resonaron en sus oídos.

"¡Lo devolveré ahora!", murmuró y corrió a su garaje, donde comenzó a trabajar en la construcción de un hermoso columpio para las niñas.

Unos días después, les regaló a las niñas un nuevo columpio en su patio. María estaba encantada cuando vio a sus hijas sonreír nuevamente. Pero ella estaba preocupada por pagarle al anciano porque solo tenía dinero para comprar comestibles.

Publicidad

Lee también: Mujer mayor paga las compras de veterano de guerra: días después un pelotón completo llega a su casa - Historia del día

"¡Ah, no te preocupes! ¡El tío Carlos no te cobrará por eso!", bromeó el anciano. Comprendió la mirada de impotencia en el rostro de María. ¡Se palmeó el pecho y se sintió orgulloso de sí mismo por haber hecho algo amable!

Niñas en un columpio. | Foto: Pexels

Niñas en un columpio. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La amabilidad no tiene precio: Cuando Tomás vio a Carlos en una situación indefensa, incapaz de pagar sus compras y comida para perros, lo ayudó. A cambio, le pidió que devolviera el favor, en lugar de devolver el dinero.

El mundo se convierte en un lugar mejor cuando ayudamos a los demás: Carlos se dio cuenta de que sus vecinas querían un columpio, pero su madre no podía pagarlo, les hizo uno gratis. Al hacer esto, correspondió a la amabilidad de Tomás y cumplió su palabra siendo amable con otro.

Esta historia está inspirada en la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño pobre da $2 a un hombre para comprar lo que necesita su bebé: él le deja nota de agradecimiento con su dirección - Historia del día

03 de mayo de 2022

Niño con ropa pulcra va de puerta en puerta pidiendo dinero: todos lo echan excepto un anciano - Historia del día

08 de junio de 2022

Esposo no tiene permitido ingresar a la habitación de esposa enferma: días después ella oye su voz en la radio - Historia del día

16 de mayo de 2022

Niño le lleva comida a mendigo y su perro a diario: un día el chico ve al perro ladrando en su puerta - Historia del día

22 de junio de 2022