logo
Shutterstock
Shutterstock

Niña vende limonada para ayudar a vecinos en necesidad: la policía llega y la rodea - Historia del día

Georgimar Coronil
12 jul 2022
11:00

Una chica empezó a vender limonada casera para recaudar dinero y ayudar a sus vecinas ucranianas con dificultades. Un día, policías en moto la rodearon, y lo que ocurrió a continuación la hizo llorar.

Publicidad

"¿Cuándo vamos a volver a casa, mamá?", le preguntó una niña de 8 años con ojos llorosos a su madre, Olga. "Nuestra preciosa casa, ¿estará ahí cuando volvamos? ¿Encontraremos a papá? Me dijo que me compraría esa bicicleta....".

Olga no pudo responder a esas preguntas. Las lágrimas corrían por sus ojos mientras miraba el cielo azul y brillante. "No lo sé, querida".

Madre e hija. | Foto: Unsplash

Madre e hija. | Foto: Unsplash

Publicidad

Sophia y su madre habían llegado a Nueva York desde Ucrania con las esperanzas rotas. Lo habían perdido todo en los bombardeos y habían llegado a Estados Unidos para vivir con la tía de la madre de Olga. No tenían más que una mochila con poca ropa y una barra de pan rancia.

Sophia y Olga habían abandonado las esperanzas de tener una vida feliz cuando dejaron su país. Sin embargo, una niña que Sophia conoció un día les enseñó que siempre hay que creer en los milagros.

"Hola, ¿eres nueva aquí?" preguntó Andrea a Sophia mientras recogía las plumas caídas del césped cubierto de rocío. "¿Por qué lloras?".

Sophia miró a la niña y sonrió. "Llegué aquí con mi madre la semana pasada desde Ucrania".

Publicidad

Andrea, de 9 años, veía a menudo las noticias del mundo en casa, así que estaba al tanto de lo que ocurría en el país de Sophia.

"¿Vas a vivir aquí para siempre? Nuestro país es precioso, y estoy segura de que te gustará.

Sophia sonrió. Pero la humedad de sus ojos reveló que estaba preocupada por algo, lo que despertó la curiosidad de Andrea.

"¿Pero por qué lloras? ¿Está todo bien? ¿Dónde está tu madre?", preguntó Andrea, pero la chica no quiso revelarle el motivo de su tristeza.

Publicidad
Niña triste. | Foto: Pixabay

Niña triste. | Foto: Pixabay

Andrea no tenía amigos porque la mayoría se había mudado a otros estados. Estaba de vacaciones prolongadas vagando, persiguiendo mariposas y recogiendo plumas durante su tiempo libre.

Publicidad

Conocer a una chica nueva en el barrio despertó un sentimiento diferente en Andrea. Entabló una amistad con ella y pasaron más tiempo juntas. Pero Sophia nunca sonreía y siempre estaba sumida en sus pensamientos.

"Oye, así que no he conocido a tu madre. Dijiste que había venido contigo. Pero aún no la he visto", le preguntó Andrea a Sophia con curiosidad un día.

Sophia permaneció en silencio. Luego miró a Andrea a los ojos y le reveló el motivo de su tristeza.

Publicidad

"Mamá... está dentro en la cama... enferma y sin poder moverse".

"¿Enferma? ¿No se puede mover? ¿Por qué? ¿Qué le ha pasado?".

Resultó que Olga había estado enferma y no podía caminar debido a la tensión y las lesiones que sufrió en Ucrania.

"Mi madre era patinadora artística, pero ahora ni siquiera puede mantenerse en pie", confesó Sofía.

Mujer en cama. | Foto: Unsplash

Mujer en cama. | Foto: Unsplash

Publicidad

Andrea se sintió perturbada por lo que escuchó. Decidió ayudar a su amiga. Pero como sus padres estaban de viaje, Andrea no quería molestar a su tía, que era la que la cuidaba, para pedirle dinero. Pronto se le ocurrió una idea. Tomó su alcancía y la rompió. Sus ojos brillaron al ver las monedas en el suelo.

"Pero, cariño, dijiste que estabas ahorrando este dinero para unas vacaciones", dijo la tía de Andrea, Matilde. "Es tu dinero ganado con esfuerzo".

"Sí, pero no creo que mis vacaciones sean tan importantes como la salud de la madre de Sophia. Ellas ya han pasado por mucho y yo quiero ayudarlas".

Matilde se alegró de los esfuerzos de su sobrina por dar una mano a sus pobres vecinas, así que ayudó a la niña a hacer limonada casera para que la vendiera en el puesto que había instalado en un parque cerca de su casa.

Publicidad

Unos días después, Andrea estaba ocupada vendiendo limonada a la gente del parque cuando un policía se le acercó.

"Hola, ¿cómo te llamas? ¿Y tienes permiso para vender limonada aquí?", le preguntó el agente Daniel.

"Hola, oficial. Soy Andrea... ¿Permiso? No....".

"Andrea, necesitas una licencia adecuada para poner un puesto en un lugar público. ¿Tienes una?".

Oficial de policía. | Foto: Pixabay

Oficial de policía. | Foto: Pixabay

Publicidad

La chica estaba asustada. Había invertido todo su dinero en poner el puesto. Tenía miedo de que su duro trabajo se desperdiciara.

"¿Tienes una licencia, Andrea? Por favor, enséñame. Déjame comprobarlo".

Una mirada de desesperación envolvió los ojos de la chica. Entonces le dijo al oficial que no tenía licencia y que por qué estaba vendiendo limonada.

"Vinieron aquí a vivir... en nuestro país... y creo que todo ciudadano debe ayudar a alguien que lo necesita".

El agente Daniel se quedó bastante sorprendido por la determinación de la chica de ayudar a sus vecinas. Compró un vaso de limonada y pagó a Andrea 2 dólares por la bebida.

Publicidad

Le sonrió y pasó por delante del puesto de bebidas en su moto patrulla. Andrea suspiró aliviada y siguió vendiendo limonada a sus clientes.

Pero una hora más tarde, oyó que un grupo de motos se acercaba a ella. Se asustó al ver que el oficial Daniel se acercaba de nuevo. Pero esta vez, había traído a una banda de otros 11 agentes en motos. Rodearon el puesto de limonada de Andrea, haciendo imposible que se moviera o escapara del lugar.

"¿Qué está pasando? Quiero ir a casa... ¡Tengo miedo!", gritó Andrea.

Vaso de limonada. | Foto: Unsplash

Vaso de limonada. | Foto: Unsplash

Publicidad

Los curiosos y los que acababan de comprarle una bebida fresca a Andrea estaban desconcertados. Dejaron de beber, asumiendo que algo iba mal con la bebida o con la chica.

"Quiero ir a casa... Por favor".

El agente Daniel se bajó de la moto y se acercó rápidamente a Andrea.

"Oh, no, no... no vas a ir a ninguna parte. Espera ahí, no te muevas".

Los ojos de Andrea se llenaron de lágrimas. Pero antes de que pudiera hablar, los otros policías hicieron cola frente a su puesto de limonada y le pidieron que les sirviera la bebida.

Publicidad

"¡Santo cielo! Me has asustado", exclamó Andrea mientras servía a cada policía una refrescante limonada casera.

Sacó cuentas y se emocionó al darse cuenta que había ganado 22 dólares en un momento. Pero no esperaba lo que vino a continuación y que la hizo llorar.

Un agente puso en el mostrador un gran tarro de cristal con las palabras "Ayuda para salvar una vida". Entonces los oficiales pusieron 200 dólares cada uno en el tarro.

Dinero. | Foto: Unsplash

Dinero. | Foto: Unsplash

Publicidad

"$2,200?!" Andrea gritó de alegría. "No me lo puedo creer... ¡Gracias!... ¡Muchas gracias!", dijo saltando.

"Te lo mereces... Sigue así. Voy a tramitar un permiso para que vendas limonada y recojas más dinero para ayudar a tus vecinas", dijo el oficial Daniel.

Los transeúntes que lo presenciaron todo murmuraron entre ellos. Se dieron cuenta de que la chica estaba recaudando dinero para salvar la vida de alguien, así que contribuyeron con algo a su caridad tras comprarle una bebida.

Pronto, la noticia de los esfuerzos de Andrea acaparó la atención de la localidad. La gente se volcó en ofrecerle su apoyo incondicional para ayudarle a recolectar suficiente dinero para el tratamiento de Olga. En poco tiempo, Andrea reunió unos 20.000 dólares que finalmente pudo entregar a su vecina enferma.

Publicidad

Varios días después, los médicos recibieron una buena noticia sobre el estado de salud de Olga. "Ahora está bien y debería poder caminar en dos semanas. Pero no debería esforzarse hasta su completa recuperación".

Sophia se sintió abrumada. Abrazó a Andrea y rompió a llorar.

"Nunca olvidaré tu ayuda... Sólo Dios sabe si volveremos a nuestro país, pero si lo hacemos, nunca te olvidaré a ti ni lo que hiciste por nosotras".

Desde ese día, Andrea y Sophia se convirtieron en mejores amigas. Olga se recuperó por completo y, aunque no pudo seguir practicando el patinaje artístico, sí disfrutó patinando con las dos chicas.

Publicidad

La ayuda desinteresada de Andrea hizo que Olga y Sophia creyeran en los milagros y la compasión.

Niñas. | Foto: Pixabay

Niñas. | Foto: Pixabay

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

Amar al prójimo como a uno mismo: Cuando Andrea se enteró de que Olga, la madre de su vecina, estaba enferma y no tenía dinero para pagar el tratamiento, vendió limonada para recaudar fondos para ella. Demostró que su desinterés puede marcar una gran diferencia en la vida de alguien.

En tiempos difíciles, hay que mostrar compasión por los demás: Olga y Sophia habían perdido mucho tras dejar Ucrania. Se mudaron a Estados Unidos con la esperanza de curarse y recuperarse de su dolor. Al final, sus oraciones fueron respondidas cuando su vecina, Andrea, les ayudó a pagar el tratamiento de Olga.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer deja a su hijo al cuidado de la abuela y desaparece: regresa cuando el niño ha crecido - Historia del día

19 de mayo de 2022

Novio llega a la iglesia y ve a su novia casándose con otro hombre - Historia del día

20 de mayo de 2022

Cada día, hombre ve a niña ciega vendiendo flores: empieza a buscarla tras notar que desapareció - Historia del día

24 de mayo de 2022

Mujer compra viejo abrigo en tienda de segunda mano y halla nota en el bolsillo que dice: "Ayuda a mis nietos" - Historia del día

23 de junio de 2022

Anciano ve a mujer sin hogar y reconoce a enfermera que años atrás se quedó junto a él durante 27 meses - Historia del día

15 de marzo de 2022

Niño con ropa pulcra va de puerta en puerta pidiendo dinero: todos lo echan excepto un anciano - Historia del día

08 de junio de 2022

Anciana dueña de mansión de $2 millones deshereda a su nuera tras oír el tono de llamada de su celular - Historia del día

07 de junio de 2022

Niño pobre se ofrece a ayudar a anciano a cambio de donas para su mamá, recibe $230.000 en lugar de las donas - Historia del día

07 de julio de 2022

Dueño de lavadero de autos cierra el local por niño pobre que junta dinero para el tratamiento de su madre - Historia del día

05 de julio de 2022

Chico se burla de madre de 62 años frente a sus amigos: al otro día un vecino se presenta para hablar de ello - Historia del día

24 de junio de 2022

Hombre deja a su anciana suegra con pandilleros: regresa más tarde y no reconoce su casa - Historia del día

06 de junio de 2022

Hombre se acerca a niño que llora en la calle: "Llévame lejos de ellos", le suplica el chico - Historia del día

13 de junio de 2022

Mujer le da todos sus ahorros a un indigente, luego recibe mansión de $2 millones a cambio - Historia del día

03 de mayo de 2022

Cada día, anciana ve a trillizas solas y descalzas pescando en un estanque y las sigue - Historia del día

20 de abril de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited