logo
Niños limpiando el jardín. | Foto: Flickr/woodleywonderworks (CC BY 2.0)
Niños limpiando el jardín. | Foto: Flickr/woodleywonderworks (CC BY 2.0)

Niños adoptados ayudan a vecina mayor a limpiar su jardín y encuentran una docena de jarros con dinero enterrados - Historia del día

Georgimar Coronil
17 oct 2022
14:00

Unos niños adoptados decidieron ayudar a una vecina con la limpieza del jardín sin imaginar que iban a recibir una gran recompensa.

Publicidad

La vida de Rita y Marcos cambió cuando fueron adoptados por una amorosa familia. Los niños estaban felices.

"¡Vaya! ¡Mira cuántos tipos de rosas hay aquí atrás, Marcos!", dijo Rita tocando suavemente los pétalos de las rosas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"¡Y mira! He encontrado un viejo balón de baloncesto en este rincón", dijo Marcos, fingiendo que lo driblaba como un profesional.

Los Martínez habían adoptado a los mellizos y se habían asegurado de que tuvieran todas las cosas que necesitaban.

Mientras Rita y Marcos jugaban en el jardín aquella tarde, sus padres estaban trabajando y la niñera los vigilaba desde la cocina.

Publicidad

"¿No habría sido increíble que tuviéramos un abuelo o una abuela?", dijo Rita jugando con una pluma que encontró en el césped.

"¡Sí, entonces estas tardes serían aún más divertidas!", respondió Marcos mientras se tumbaba en el césped.

Los hermanos llevaban una hora en el jardín cuando de repente oyeron voces provenientes de la casa de al lado.

"¡Pero Dennis, prometiste que me ayudarías hoy!", dijo una mujer.

"Lo sé, abuela. Pero ahora no puedo. ¿No podemos limpiar el jardín otro día?", preguntó el niño.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty images

Publicidad

"No, Dennis, no podemos. Tenía que estar limpio hace una semana, ¡y sabes que no puedo hacerlo sola! Por favor, ayúdame hoy".

"Lo tenía previsto, pero no es mi culpa que mis amigos hayan hecho planes de repente para ver una película juntos", respondió el chico.

"¿Una película?". La anciana sonaba preocupada. "¿Has pedido permiso a tus padres? Realmente no deberías ir".

"Sí, pedí permiso abuela. Volveré en la noche. No me esperes para cenar".

Rita y Marcos tenían las orejas pegadas a la pared cuando oyeron el sonido de un timbre de bicicleta que se alejaba en la distancia.

Los gemelos se miraron con expresión de tristeza y preocupación por la anciana. "¿Crees que deberíamos ayudarla?", preguntó Rita a su hermano.

"¡Claro que deberíamos!". Marcos ayudó a su hermana a levantarse del césped.

"¡Señora! ¡Abuela de Dennis!", gritaron los niños.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

La anciana se tomó un momento para rastrear el sonido de las voces, hasta que vio dos cabezas que se balanceaban por encima del muro de la casa vecina.

"¿Sí, niños?", preguntó, pensando que los niños estaban a punto de pedir ayuda.

"¿Podemos ayudarle, por favor?", preguntó Marcos con voz inocente.

La anciana estaba confundida. "¿Perdón? ¿Quieren ayudarme?".

"Sí, sí. Nos encantaría ayudarle a limpiar su jardín. Solíamos colaborar con los trabajos de jardinería en el refugio donde vivíamos", expresaron.

"Puede supervisarnos, por supuesto. Y también le pediremos permiso a nuestra niñera", le aseguró Marcos a la anciana.

"Tú espera aquí. Yo iré a pedírselo”, dijo Rita, corriendo hacia la ventana de la cocina.

A los pocos minutos, Rita volvió contenta brincando hacia donde estaba su hermano. "Ella dijo que sí".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Entonces, ¿podemos ayudarla?", preguntó Marcos.

La anciana pensó un momento y volvió a mirar el jardín y a los niños. “¿Cómo voy a decir que no a estas caritas sonrientes?”, pensó

"¡Muy bien, vengan!", dijo la abuela.

Rita y Marcos pasaron el resto de la tarde recogiendo hojas secas y basura del jardín de la anciana. Usaron sus manos y se emocionaron cuando la mujer les permitió turnarse para usar un rastrillo mientras ella los supervisaba.

"Niños, pueden descansar cuando quieran. Estoy aquí, en la cocina, preparando la cena. ¿Les gusta el pollo?".

Los chicos respondieron que sí y se apresuraron para terminar el trabajo lo antes posible.

De repente, Rita vio algo extraño.

"¡Marcos, mira! Es un frasco", Rita sacó un tarro de cristal cilíndrico de la tierra y se lo mostró a su hermano.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Qué raro. ¿Y qué hay dentro? ¿Un billete de 10 dólares?". Marcos estudió el tarro con detenimiento e incluso consiguió abrirlo con cierta dificultad.

"¡Vaya! Acabamos de encontrar 10 dólares en el jardín de la vecina!", Marcos estaba emocionado.

"¡Rápido, vamos a ver si hay más!", le dijo Rita a Marcos, y ambos volvieron a meter las manos en la tierra.

"¡Aquí hay otro! ¡También hay 10 dólares en este!". Marcos encontró el segundo frasco.

"¡Aquí hay otros dos!", gritó Rita.

"No grites Rita. Sigue buscando", le indicó Marcos a su hermana.

Durante la siguiente hora, los niños continuaron buscando frascos de vidrio por todo el jardín. Después de haber revisado la zona dos veces, finalmente se sentaron a contar el dinero.

Marcos miró sigilosamente hacia la ventana de la cocina: no había ni rastro de la anciana.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¡Rita, esto es más de 100 dólares! ¿No es increíble? ¿Crees que deberíamos quedarnos con este dinero?".

Rita inmediatamente negó con la cabeza. "No, ¿por qué íbamos a hacerlo?".

"¿Porque lo desenterramos?", le respondió su hermano.

Eso hizo que Rita pensara por un segundo. Pero luego volvió a negar con la cabeza.

"No, no deberíamos quedarnos con el dinero. Es el dinero de la anciana, no el nuestro. Sí, lo desenterramos, pero no lo hicimos por una recompensa, ¿verdad?".

Marcos le dio la razón a su hermana.

"¡Señora! ¡Hemos encontrado algo!", gritaron los niños.

Cuando los niños le hablaron de los tarros con dinero, la mujer sonrió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Sé que los han encontrado porque yo los enterré en la tierra".

Rita y Marcos se miraron, confundidos.

"Verán, realmente esperaba que mi nieto Dennis sacara por fin tiempo para ayudarme a limpiar mi jardín hoy. Me lo ha prometido varias veces, pero siempre me deja plantada. Todo el tiempo sale con una excusa: jugar, ir a algún tipo de práctica deportiva, ver películas con los amigos."

"Para él, cualquier cosa es mejor que ayudar a su abuela a limpiar su jardín”.

"Pensé que esta vez sería diferente, y decidí recompensarlo cuando terminara el trabajo. Pensé que eso le mostraría la importancia y la bendición del trabajo duro y la amabilidad”.

"El dinero estaba enterrado para que mi nieto lo encontrara. Pero hoy también ha evitado el trabajo", explicó la mujer.

Rita intervino. "¿Ves, Marcos? Te dije que el dinero no era para nosotros".

"No lo era originalmente. Pero siempre estuvo destinado a la persona que limpiara el jardín. Y ustedes lo han hecho", dijo la mujer.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Así que ahora el dinero es de ustedes. Quédenselo como una recompensa por ayudarme con mi jardín”. La mujer entregó el montón de billetes de dólar a los niños y los abrazó con fuerza.

"¡Gracias, señora!", expresaron los niños

"¡Por favor, llámenme abuela! Ahora díganme qué van a comprar con este dinero"

Los niños se miraron de nuevo al darse cuenta de que su deseo de tener una abuela acababa de hacerse realidad.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Cuando veas a alguien necesitado ayúdalo como puedas: Rita y Marcos encontraron la manera de ayudar a su vecina a limpiar su jardín, aunque ella no se los pidiera.

  • Educa a tus hijos para que sean seres humanos amables y honestos: Los gemelos podrían haber ignorado el problema de la anciana. También podrían haber optado por quedarse con el dinero y no decir nada. Pero al final, su integridad les ayudó a tomar la decisión correcta.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi abuela murió sin dejar un céntimo a sus 6 hijos - Una antigua nota lo explica todo

29 de febrero de 2024

Una mujer descubre que el niño que crió durante 27 años no es su hijo - Historia del día

10 de noviembre de 2023

Adolescente desaparece y reaparece 10 años después en casa de su familia señalando al padrastro - Historia del día

15 de enero de 2024

Nieto cree que abuela sólo le dejó urna de cenizas, hasta que un día la urna se hizo añicos - Historia del día

23 de enero de 2024

Abuela muda susurra palabra solemne, alertando a nieta de que está en peligro - Historia del día

23 de enero de 2024

Familia está confundida por frecuentes peleas de anciana vecina hasta que el esposo entra por accidente en su casa - Historia del día

29 de enero de 2024

Policía falso detiene a mujer pobre sin saber quién es ella en realidad

23 de enero de 2024

Mujer rica para la que trabajé me dio 1500 dólares para arreglar mi auto, pero me decepcionó para siempre de los ricos

01 de marzo de 2024

La abuela me regaló una oveja de plástico en mi cumpleaños durante años y solo descubrí su propósito secreto tras su muerte

19 de febrero de 2024

Hijos de padres tacaños revelan sus historias más disparatadas

23 de enero de 2024

Mamá se muere por conocer a la novia de su hijo, queda atónita cuando trae a una mujer de su misma edad - Historia del día

04 de marzo de 2024

La gente comparte los peores regalos que ha recibido nunca

23 de enero de 2024

39 empleados de comercios revelan las historias de terror del Viernes Negro

02 de febrero de 2024

Nadie se preocupa por una chica solitaria en la Feria de Navidad hasta que el conserje se entera de que lleva días sin comer - Historia del día

11 de noviembre de 2023