logo
Un gorro tejido pende de ramas entre la nieve | Foto: flickr.com/moonrat42 (CC BY-SA 2.0)
Un gorro tejido pende de ramas entre la nieve | Foto: flickr.com/moonrat42 (CC BY-SA 2.0)

Madre encuentra el gorro de su hijo perdido cerca de un invernadero abandonado - Historia del día

Guadalupe Campos
20 mar 2023
09:00

Cuando Alicia cayó enferma, le sorprendió gratamente la diligencia con que su hijo realizaba las tareas domésticas. Empezaba a creer que no era tan poco fiable como siempre había pensado hasta el día en que él no volvió a casa.

Publicidad

"¿Qué has hecho, Roy?" gritó Alicia cuando vio a la cabra de pie en su cocina.

"Marta tenía frío, así que la he traído dentro", respondió el chico.

Alicia se quedó mirando a Marta, la cabra. Sinceramente, ya no sabía qué hacer con su hijo de diez años. A veces le parecía que se portaba mal a propósito, como cuando esparcía sus juguetes por el suelo en lugar de ordenarlos. Pero en ocasiones así, sabía que había actuado con bondad, aunque eso significara que una cabra se estaba comiendo sus guantes de cocina.

"¡No dejes que se coma eso!" Alicia corrió por la cocina. "Y devuélvela al granero, Roy. Allí tiene una cama calentita".

"Pero, mamá..."

"¡He dicho que fuera!" Alicia chasqueó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Roy se puso inmediatamente lloroso.

"Bueno, pero entonces yo también dormiré en el granero".

Alicia se dejó caer contra el fregadero, con el guante de cocina en una mano, mientras el niño y la cabra se marchaban. Criar a Roy era agotador. Deseaba con todas sus fuerzas que su marido, Miguel, siguiera vivo.

Al menos siempre tendrían la cabaña que Miguel construyó para llamarla hogar. Alicia pasó los dedos por las paredes mientras caminaba hacia la puerta trasera. Siguió el camino que había despejado antes a través de la ligera nieve hasta el pequeño granero.

"Roy, no puedes dormir en el granero", dijo Alicia al entrar. Entonces frunció el ceño porque Roy no estaba allí. Tampoco estaba Marta.

Alicia miró hacia afuera. Unas huellas se alejaban del granero a través de la nieve. Bordeaban el bosque. Alicia las siguió con creciente inquietud. Cuando las huellas la llevaron más cerca del río, Alicia oyó gritar a Roy.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Alicia gritó llamando a su hijo mientras corría sobre la nieve. Marta estaba cerca de la orilla del río, balando lastimosamente, pero lo único que le importaba a Alicia era el hielo destrozado que se mecía en el agua.

"¡Mamá!" La cabeza y el brazo de Roy rompieron la superficie.

"¡Ya voy, cariño!" Alicia se quitó la chaqueta y las botas. Sin pensárselo dos veces, se zambulló en el río helado.

Los miembros de Alicia se entumecieron de inmediato, y su piel ardía. Se sentía tan lenta mientras nadaba hacia Roy. Su hijo volvió a hundirse bajo la superficie. Alicia intentó nadar más rápido, pero no pudo.

Se sumergió en el lugar donde había visto a Roy. El río no era profundo, pero estaba turbio. Alicia buscó en el agua hasta que le ardieron los pulmones, pero no vio ni rastro de Roy. Volvió a la superficie y aspiró una bocanada de aire.

El corazón de Alicia se aceleró en su pecho. Ya no sentía los brazos ni las piernas. En el fondo de su mente, se dio cuenta de que ella y Roy podrían no sobrevivir a esto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Entonces Roy rompió la superficie un poco a la izquierda de Alicia. Alicia se lanzó hacia el chico y lo agarró. Al principio, sus dedos resbalaron sobre su chaqueta empapada. Empezó a hundirse de nuevo, pero Alicia le agarró del brazo. Tiró de él hacia la seguridad de sus brazos.

"¿Mamá?", susurró.

"Te tengo, Roy. Aguanta y todo saldrá bien".

Alicia llevó a su hijo a casa y corrió con él al hospital de la ciudad, a pocos kilómetros de distancia. Mientras los médicos trataban a Roy por la exposición, ella, impaciente, dejó que la examinaran a ella.

Por suerte, tanto la madre como el hijo estaban bien. Regresaron a casa y la vida volvió a la normalidad. Roy estuvo un poco apagado durante unos días y parecía haber desarrollado miedo al agua. Alicia pensó que sería lo mejor, ya que así se mantendría alejado del río.

Sin embargo, pronto se hizo evidente que la experiencia de Alicia y Roy en el río tenía otras consecuencias. Empezó con una ligera tos, pero pronto Alicia empezó a tener dolores en el pecho y fiebre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Neumonía", le dijo el médico cuando Alicia fue a verla. "Voy a recetarte medicamentos, pero debes descansar y cuidarte. Si empeora, tendrás que ser hospitalizada".

"Haré lo que pueda", respondió Alicia.

La tos de Alicia resonó entre los árboles mientras se adentraba en el bosque. Cruzó directamente sin ninguna señal de su hijo.

Secretamente, no estaba segura de que Roy la dejara descansar. No era un mal niño, pero se distraía con facilidad y a menudo se olvidaba de sus tareas y otras responsabilidades.

En casa, Alicia se sentó con Roy para hablar seriamente. Le explicó que necesitaba descansar porque estaba enferma.

"Necesito que te asegures de hacer todas tus tareas todos los días, y también tendré que pedirte que hagas algún trabajo extra. Será sólo hasta que me sienta mejor, pero contaré contigo, Roy".

"No te defraudaré, mamá", prometió Roy.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Roy estaba decidido a cumplir su promesa a mamá. Se levantó por la mañana, preparó el desayuno para él y Alicia, y luego fue a dar de comer a las cabras. En una ocasión, se distrajo al oír cantar a un cardenal. Se alejó para verlo, pero se volvió al acercarse al río.

Otro día, se enfadó cuando olvidó las patatas hirviendo en el fogón y las quemó. Sacó la olla del fogón y la tiró a la nieve furioso. Unos instantes después, las fue a buscar porque tenía hambre y no tenía nada más que cocinar para la cena.

Sí, Roy era impulsivo y se distraía con facilidad, pero también era amable e inteligente. Se había dado cuenta de que su mamá se había enfermado por salvarlo y de que él nunca se habría caído al río si hubiera tenido más cuidado.

Por eso, Roy estaba decidido a hacer lo que fuera necesario para que su mamá mejorara. A veces le resultaba muy difícil concentrarse en sus tareas, pero al final las terminaba todas.

Un día, Roy volvía a casa después de ir a buscar huevos a uno de sus vecinos cuando pasó por un camino familiar que atravesaba el bosque. Ahora estaba cubierto de maleza, pero Roy sabía que al final había algo especial que alegraría a mamá.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Unas horas más tarde, Alicia llamó a su hijo y no obtuvo respuesta. Frunció el ceño y se sentó erguida en la cama. Roy había salido hacía horas. Aunque se hubiera desviado a la tienda que había al final de la calle, ya debería haber vuelto.

Alicia bajó las escaleras, pero no había rastro de su hijo. Intentó llamarlo, pero su teléfono no funcionaba. La ansiedad recorrió la piel de Alicia. Llamó a su vecina, pero la mujer le dijo que Roy se había ido con huevos frescos hacía horas.

¿Y si le había pasado algo? Empezaba a oscurecer. Alicia se abrigó y salió en busca de Roy. Siguió la ruta que él debía haber tomado para ir a buscar los huevos hasta que vio la casa de su vecina.

Una tos prolongada obligó a Alicia a doblarse mientras se dirigía al bosque. Recordó la advertencia del doctor sobre cuidarse, pero tenía que encontrar a Roy.

La tos de Alicia resonó entre los árboles mientras se adentraba en el bosque. Lo atravesó sin dejar rastro de su hijo. Cuando Alicia llegó al sendero que rodeaba el bosque por ese lado, se detuvo. Alicia por fin encontró una pista mientras estudiaba el paisaje nevado que tenía ante ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Otra tos sacudió el cuerpo de Alicia mientras arrancaba de un arbusto el gorro azul y gris que había tejido para Roy. Un escalofrío la recorrió, no por el frío. Definitivamente a Roy le había pasado algo malo.

"Al menos llevaba un gorro", murmuró. Volvió a escudriñar a su alrededor y su mirada se posó en la granja donde solía vivir el señor Correa. El lugar estaba abandonado desde que el anciano murió, porque su hijo no tenía tiempo para mantener la propiedad.

Roy no habría entrado en aquel viejo edificio, pero el invernadero estaba cerca de la casa principal. A su hijo le encantaba ver las flores y verduras que el Sr. Correa cultivaba en su invernadero. Tal vez había decidido visitarlo de nuevo.

Alicia se apresuró hacia el invernadero. Allí, encontró un rastro de pequeños pasos en la nieve. Mientras se acercaba al edificio, una voz aguda llegó hasta ella en el viento.

"¡Ayuda, por favor!"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Alicia corrió hacia la puerta abierta del invernadero. Adentro, encontró a Roy atrapado en un agujero del suelo.

"Mamá, no deberías estar fuera", le dijo.

Alicia negó con la cabeza y agarró a su hijo por los brazos. "Me preocupé cuando no volviste a casa, así que vine a buscarte. ¿Qué haces en el invernadero del señor Correa? Sabes que ya nadie lo cuida".

"Yo lo hago". Roy agachó la cabeza mientras se sacudía el polvo. "Pero quería llevarte campanillas de invierno. Papá y yo siempre te llevábamos campanillas de invierno cuando estabas enfermo. El Sr. Correa me dijo una vez que vuelven a crecer todos los años, así que vine a ver si podía encontrarte algunas."

"¡Lo siento mucho mamá!" Roy continuó. "Me he esforzado mucho por ser bueno y responsable. Quiero ayudarte a que te mejores, ¡así que te prometo que lo haré mejor a partir de ahora!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Alicia estrechó a su hijo en un fuerte abrazo. Había visto cuánto cambiaba su hijo cuando ella estaba enferma y se daba cuenta de lo mucho que le ayudaba tener responsabilidades esenciales que cumplir.

"No estoy enfadada contigo, Roy. De hecho, estoy muy orgullosa de lo mucho que has trabajado para estar al día con todas las tareas. Sé que algunos días te resultó difícil, pero me has demostrado que puedes ser de fiar."

"Lo he hecho todo por ti, mamá", respondió Roy con un resoplido.

"Lo sé, cariño". Alicia sonrió a su hijo. Ahora se le llenaban los ojos de lágrimas al recordar todas las veces que Miguel le había llevado campanillas de invierno cuando estaba enferma. Se le encogió el corazón al saber que Roy había querido continuar la tradición que su padre había iniciado.

Alicia tomó la mano de Roy y caminaron juntos a casa. Roy ordenó inmediatamente a Alicia que se acostara y comenzó sus tareas nocturnas. Mientras Alicia se dormía, soñó con campanillas de invierno y con Miguel. Él habría estado muy orgulloso del hombre que Roy se estaba haciendo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Roy volvió al colegio en enero, Alicia estaba perfectamente. Aunque se sentía mejor, los sucesos del río y del invernadero del señor Correa seguían atormentándola. Odiaba ver lo deteriorada que estaba la propiedad y decidió hacer algo al respecto.

Al día siguiente, Alicia fue a la escuela de Roy y pidió ver al profesor de Ciencias Naturales, el Sr. Pereyra.

"Tengo una idea que podría interesar a sus alumnos", le dijo Alicia. "Hay un invernadero abandonado en la propiedad de mi vecino. Antes se utilizaba para cultivar flores y verduras durante el invierno. Si usted y sus alumnos lo restauraran, podría añadir un interesante elemento práctico al plan de estudios".

Al Sr. Pereyra le gustó la sugerencia de Alicia, pero le dijo que necesitaría la aprobación del director y del dueño de la propiedad antes de proceder. Alicia le dio inmediatamente el número de teléfono del hijo del Sr. Correa.

Durante la semana siguiente, Alicia esperó noticias. Cada vez que conducía, se desviaba para pasar por delante del viejo invernadero. Había llegado a tener un significado especial para ella y no sabía qué hacer si su plan de restaurarlo fracasaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Entonces, Alicia recibió una llamada del Sr. Pereyra.

"Tengo toda la aprobación que necesito para seguir adelante con la restauración del invernadero", le dijo.

"El dueño me ha dicho que puedo pasarme cuando quiera a echar un vistazo y he pensado que quizá quieras acompañarme, ya que fue idea suya".

Alicia aceptó. Durante las semanas siguientes, el Sr. Pereyra y sus alumnos, Roy entre ellos, trabajaron a diario en el invernadero. Sustituyeron el suelo podrido y varios cristales rotos.

Roy era el más impaciente de todos los estudiantes que trabajaron en el proyecto. Venía a menudo los fines de semana para cuidar las semillas y los plantines que plantaban los alumnos y se interesó mucho por el sistema de riego.

"Creo que de mayor quiero ser horticultor", le dijo Roy a Alicia un día. "Sería estupendo pasarme el día trabajando con plantas y haciéndolas crecer".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • A veces la gente se esfuerza aunque no lo parezca. A Roy le costaba completar su tarea no porque fuera perezoso, sino porque necesitaba ayuda para mantener la concentración.
  • La gente necesita responsabilidades para prosperar. Puede que las tareas sean tediosas, pero todo el mundo se merece la satisfacción de hacer un trabajo que le beneficia a él, a su familia y a su hogar.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Niño de 7 años le dice a mamá que no está solo por la noche, ella pone cámara en su habitación - Historia del día

31 de mayo de 2024

Niña afirma que ve todos los días a su mamá fallecida en el colegio, su papá se sorprende al descubrir la verdad - Historia del día

08 de julio de 2024

Mi hijo levantó la falda de una vendedora gritando: "¡Mamá, mira! Por eso está enfadada"

22 de mayo de 2024

Mi hijo adolescente se compró ropa y audífonos nuevos, mintió diciendo que eran de papá - Decidí seguirlo

04 de abril de 2024

Mujer recibe un mensaje del teléfono de su hijo fallecido - Historia del día

08 de mayo de 2024

Chico se burla de su mamá de 62 años frente a amigos, al día siguiente un vecino viene a hablar de ello - Historia del día

11 de junio de 2024

Mi hijo me pidió urgentemente que volviera a casa porque temía por su madre - Mi mundo se derrumbó cuando entré a la casa

10 de mayo de 2024

No sabía por qué mi hija adolescente actuaba de forma extraña hasta que vi un mensaje en su ordenador - Historia del día

04 de julio de 2024

Oí a mi marido pedirle a nuestro hijo de 4 años que no me contara lo que había visto - Días después, yo misma descubrí la sorprendente verdad

09 de abril de 2024

El día de la boda, el novio se entera de que su esposa borró el nombre de su madre adoptiva de la lista de invitados - Historia del día

08 de junio de 2024

"Es Imposible": Una mujer considerada muerta aparece en la boda de su esposo - Historia del día

12 de junio de 2024

Mi pequeño hijo llamó mamá a una vendedora en una tienda - Me rompí al descubrir la verdad

08 de mayo de 2024

Hombre rico entra en una tienda de comestibles y ve a su hijo trapeando el suelo - Historia del día

28 de junio de 2024

3 historias de secretos guardados por niños que cambiaron para siempre las vidas de sus familias

01 de julio de 2024