logo
Un árbol viejo y desnudo | Fuente: Shutterstock
Un árbol viejo y desnudo | Fuente: Shutterstock

Hombre tala un viejo árbol de la familia y encuentra en su interior una profecía de su bisabuelo - Historia del día

Guadalupe Campos
13 jun 2024
06:15

Un hombre desesperado encuentra un cofre encadenado con un mensaje críptico escondido en el hueco de un árbol fuera de su casa. Lo lleva a casa de su abuela con planes de vender su contenido, sin imaginar que ese contenido estaba encerrado por alguna razón.

Publicidad

Alan era un padre de familia de 41 años venido a menos. Ya estaba frustrado aquella tarde después de que su jefe le negara su petición de aumento de sueldo, y su ánimo se hundió aún más cuando su esposa le dijo que se habían quedado sin víveres.

A pesar de trabajar como empaquetador en un almacén, los modestos ingresos de Alan apenas le alcanzaban para llegar a fin de mes. Sentado en el porche, sorbiendo su café, su mirada se posó en los imponentes pinos del exterior. Un extraño pensamiento asaltó a Alan. "Puedo vender estos troncos para comprar comida y gasolina", reflexionó mientras se dirigía a su garaje y cogía un hacha.

Alan empezó a talar todos los árboles, y justo cuando su hacha golpeó otro tronco, un extraño papel arrugado salió de su hueco. "¿Qué es esto?" Alan sintió curiosidad y dejó caer el hacha. Recogió el papel y lo desdobló, pero se quedó boquiabierto al leer el mensaje: "Este tesoro está maldito. Por favor, deshazte de él".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

"¿Tesoro? ¿Qué... dónde?" Alan estaba exultante y desconcertado. Se embolsó apresuradamente la carta y se asomó al hueco del pino; sus ojos se abrieron de par en par, asombrados. Dentro de la oscura cavidad yacía un antiguo cofre encadenado, probablemente intacto desde hacía décadas.

"¡Por fin! Ya te tengo, viejo y pesado cofre. Veamos qué tienes ahí dentro", gruñó y jadeó Alan mientras sacaba el cofre. Levantó el hacha y golpeó la oxidada cerradura con un golpe rápido y potente. La cerradura se hizo añicos, la cadena chasqueó y la tapa del cofre de madera crujió al abrirse. Pero cuando Alan se asomó al interior, su excitación se convirtió en conmoción y se quedó paralizado en el suelo.

"¡Dios mío!", se quedó con la boca abierta. Joyas de oro reluciente, adornos de piedras raras y montones de dólares le devolvían la mirada, tentando todos sus deseos. "¡Yo... nunca había visto tanto oro y dinero en toda mi vida! Había un cofre del tesoro escondido en este árbol, ¡y yo ni idea! Oh Dios... ¡SOY RICO! ¡Ya no tengo que trabajar! ¡Soy rico!"

Alan estaba entusiasmado con el inesperado premio que tenía al alcance de la mano. Pero algo en el críptico mensaje de advertencia le dejó intranquilo. "Qué cosa tan extraña acompaña a este tesoro... ¿Qué significa?", le atormentaba la mente.

Publicidad

"La abuela debe saber algo... ella vivía aquí. Me reuniré con ella y averiguaré....". Decidido y curioso por ahondar en el misterio, Alan cogió sus hallazgos y se dirigió a la granja de su abuela Barbara, a siete millas de distancia.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"¡Vaya! ¿Qué te trae por aquí?" Barbara se sorprendió al ver a Alan en la puerta de su casa con una caja intrincadamente tallada.

"Mira, abuela", dijo Alan, poniendo el pesado cofre sobre la mesa y abriéndolo para que Barbara lo viera. "Encontré este cofre del tesoro en aquel pino que hay fuera de nuestra casa. Y también había esta nota. ¿Sabes de dónde procede? Estas joyas parecen antiguas. Me pregunto cuánto tiempo llevarán escondidas en ese árbol".

Publicidad

Los ojos de Barbara se abrieron horrorizados, como si hubiera visto un fantasma al leer la nota. Su mirada se desvió de nuevo hacia las joyas y dio un salto hacia atrás, chillando: "¿Dónde dices que las encontraste, Alan?".

"Lo encontré en un hueco de un pino que hay fuera de nuestra casa", respondió Alan. "¿Por qué, pasa algo? Por favor, dime si sabes algo de estas joyas".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Oh, Dios... ¡Ciérralo! Cierra el cofre, Alan. Saca esa cosa de mi casa ahora mismo. Mi madre tenía razón. ¡Oh, Dios! ¿Qué has hecho? ¿Por qué lo has traído aquí?". Barbara chilló asustada mientras Alan, perplejo, no entendía qué había aterrorizado a su abuela. "Jesús, no creía que la historia fuera cierta...".

Publicidad

"Espera... Para. ¿Qué historia?" Alan la presionó para que hablara, "...cuéntamela, abuela... Quiero saberlo todo. ¿Por qué estaba escondido ese cofre del tesoro en aquel árbol? ¿Cómo es que nadie sabía nada de él?".

La mirada asustada de Barbara volvió a desviarse hacia el cofre. "Tu bisabuelo, Albert... No era el hombre más honrado de la ciudad. Y lo que voy a contarte ocurrió hace ochenta años... en julio de 1910, cuando yo era una niña... Todo iba bien hasta que papá se encontró con su amigo en la taberna y se enteró de un raro tesoro...."

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Entre la bruma del humo de los cigarrillos y el tintineo de los vasos en el pub poco iluminado, Albert agitaba la bebida que tenía en la mano, absorto en una conversación con Jimmy, un viejo amigo y ladronzuelo con fama de problemático en la ciudad.

Publicidad

"Albert, no te vas a creer lo que oí anoche", se acercó Jimmy, con un brillo travieso bailando en sus ojos mientras susurraba. "El banco del pueblo cercano... oí que guarda objetos preciosos y un 'cargamento importante'... Uno de los chicos de la pandilla con la que salí anoche estaba muy borracho, y se le escapó... Me dijo que es una especie de tesoro raro... algo inusual que el pueblo nunca había visto antes".

A Albert le picó la curiosidad y su mente se aceleró. "¿Un cargamento de un tesoro raro? Uhm, ¡a mí me parece un premio gordo! Vamos, Jimmy. Cuéntame más. ¿Qué has decidido?"

"¿Qué más, amigo?" Jimmy sonrió perversamente. "¿Cuánto falta para que lleguemos a un acuerdo? Me he cansado de ganar miserias y de atracar a la gente en la carretera... ¡Ya es hora de atrapar la ballena! Si sabes lo que quiero decir... ¡Anda!"

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Lo sé! ¡Lo sé! Eso es exactamente lo que estaba pensando, Jim", dijo Albert. "Estoy harto de estos asuntos de poca monta. Ésta es nuestra oportunidad de hacernos ricos. ¿Cuál es el plan? ¿Cómo vamos a hacerlo?"

"Hagamos lo que hagamos, lo haremos en silencio... y no necesitaremos armas. Sinceramente, ¡soy malísimo usando armas! Usemos esta vez nuestro ingenio. Si el tesoro es tan raro y valioso como dicen, ¡tendremos que ser listos para saquearlo sin dejar rastro!". explicó Jimmy.

Los amigos se bebieron otra copa y salieron del pub, y aquella noche, el plan para atracar el banco empezó a tomar forma en la destartalada casa de Jimmy, en las afueras de la ciudad.

"Muy bien, amigo... ¡parece un plan sólido! ¡Cuenta conmigo! Reunámonos aquí mañana a primera hora, antes de que se despierte el pueblo". animó Albert, que aceptó entusiasmado correr el riesgo. Se reunieron de nuevo antes del amanecer y partieron hacia la ciudad cercana con su último poco de dinero, documentos falsificados y un extraño plan gestándose en su mente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Pasó una semana y, tras un esfuerzo minucioso, Albert y Jimmy alquilaron una vieja panadería cerca del banco de la nueva ciudad. Usaron nombres falsos y se presentaron como Simón y Arnold e incluso pagaron un dinero extra al avaricioso casero para que no les pidiera sus documentos.

"Por fin, amigo... ¡estamos listos para el gran día! ¿Estás seguro de que este plan funcionará?" susurró Albert a Jimmy mientras se limpiaba las palmas sudorosas de las manos en los pantalones detrás del mostrador.

Los amigos no eran pasteleros profesionales, pero era su única forma de engañar a los lugareños y poner en marcha su plan. Mientras Albert se disfrazaba de pastelero, Jimmy se dirigió discretamente a la parte trasera de la panadería para excavar un túnel secreto que condujera a la cámara acorazada del banco, al otro lado.

"¡Es ahora o nunca, Albert! Mantén la panadería ocupada y ruidosa con los clientes mientras yo me pongo a trabajar en serio ahí detrás", dijo Jimmy mientras se alejaba con una pala en la mano y una sonrisa malévola en la cara.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Albert se puso un delantal de panadero y se colocó detrás del mostrador mientras ordenaba los pasteles recién horneados. Le temblaban las manos de miedo, pero sabía que tenía que seguir el juego para que nadie sospechara de él.

Mientras tanto, Jimmy trabajaba diligentemente en derribar la pared de la parte trasera de la panadería. Se afanó todo el día, siguiendo meticulosamente las marcas de un mapa dibujado toscamente que revelaba la ubicación de la cámara acorazada. Sus ojos brillaron de alegría cuando retiró un panel oculto que revelaba el pasadizo oculto. "¡Soy un ladrón nato! Sabía que éste era el lugar correcto que conducía a la cámara acorazada!", rió entre dientes.

Al descender a la oscuridad y espiar, le envolvió el olor rancio de la tierra húmeda. Jimmy volvió corriendo a buscar a Albert para empezar el atraco. "¡Albert, el trabajo está hecho! He encontrado el camino a la cámara acorazada. Hagamos esto. Pon el cartel de "Cerrado" en la puerta y ven rápido".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

En el silencio de la noche, los latidos de sus corazones resonaban en sus oídos mientras se arrastraban por el fangoso túnel. El pasadizo les condujo a una entrada oculta en el sótano del banco, justo debajo de la cámara acorazada. La ausencia de tecnología moderna y de alarmas les facilitó el atraco sin ser detectados.

Con mano firme, Jimmy apoyó los dedos enguantados en la puerta metálica que conducía a la cámara acorazada. Giró lenta y cautelosamente el picaporte, rezando para que no crujiera ni les delatara.

La espera era frustrante, pero Albert y Jimmy seguían decididos a embolsarse el premio gordo. Tras un forcejeo trascendental, la puerta metálica se abrió mientras los hombres intercambiaban una mirada emocionada. El espectáculo que tenían ante ellos era increíble. En su interior se apilaban estantes y estantes de relucientes cajas de seguridad, cada una de las cuales escondía una fortuna que les cambiaría la vida.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Hagámoslo! Deprisa, trae la bolsa...." susurró Jimmy mientras abría con cuidado una cerradura de caja fuerte tras otra. Sus dedos torpes se movían con precisión, pero mientras seguían buscando, embolsando todo lo que encontraban, Albert se fijó en un cofre de madera reforzada que parecía diferente al resto, y le picó la curiosidad.

"Esta caja tiene un aspecto extraño, ¿no crees?", preguntó a Jimmy. "Me hablaste de un cargamento con objetos raros. ¿Podría ser éste?"

"No estoy seguro, amigo. Pero esta cosa sí que parece rara. Mira esas extrañas tallas... Y está más cerrada que el resto. ¡Caramba! No soy capaz de abrirla... ¿Qué hacemos? ¿Dejar esta cosa?"

Los ojos de Albert se desorbitaron de emoción. "¡Espera... no! No podemos dejar pasar esta oportunidad, Jim. ¿Y si tiene algo caro dentro? Podría dar un giro a nuestras vidas... ¡Cojámoslo!".

Cuando Albert y Jimmy no pudieron forzar más cajas fuertes, tomaron una decisión rápida. "De acuerdo, llevémonos este cofre junto con el resto del botín", susurró Jimmy. "Lo abriremos en mi casa y veremos qué hay dentro".

Metió el cofre reforzado en la bolsa, y ambos regresaron sigilosamente a la panadería por el túnel para emprender su gran huida aquella noche. "¡Eso sí que ha sido un premio gordo, amigo! Bien, no perdamos tiempo aquí. Tenemos que salir de esta ciudad antes del amanecer".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Albert y Jimmy quemaron sus documentos falsos, borraron sus huellas dactilares y subieron al automóvil. El motor rugió mientras escapaban de la tranquila ciudad, riendo y charlando sobre el éxito de su misión.

"¡Lo hemos conseguido, Albert! Hemos vuelto a casa con nuestro tesoro!" gritó Jimmy con alegría al detenerse frente a su destartalada casa. "¡Nadie sabrá siquiera que estuvimos allí! Los polis se romperán la cabeza buscando a unos falsos Simon y Arnold... ¡Andando!"

"Oh, sí, Jim. ¡Me alegro mucho de que lo hayamos hecho! Ahora, ¡abramos esta cosa y repartamos nuestra parte!" Albert se rió entre dientes.

"Caray, esto está muy apretado", suspiró Jimmy en la cocina, desistiendo de su empeño de abrir la caja. "Albert, hagámoslo mañana, tío. Ha sido una semana muy larga para los dos. Estoy tan agotado... Llévate los fajos de dinero a casa. Yo tendré esto abierto por la mañana y compartiremos el resto de lo que hay dentro, ¿vale?".

Publicidad

"Esa es una mala idea, amigo. Mi esposa sospechará si me llevo este dinero a casa esta noche. Hagamos una cosa. Quédate esto contigo... Volveré por la mañana y me los llevaré con mi parte en esa caja", dijo Albert.

Pero cuando visitó entusiasmado a Jimmy a la mañana siguiente, se llevó un gran susto. La puerta estaba cerrada por dentro, y Jimmy nunca respondía a sus interminables llamadas, lo que dejó a Albert inquieto.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Huyó con el botín? ¿Por qué no abre la puerta?". Albert estaba delante de la casa de Jimmy, cada vez más preocupado. Temiendo que su amigo hubiera escapado con el tesoro, Albert comprobó los alrededores de la casa y se fijó en una ventana abierta en la parte trasera, cuyas cortinas ondeaban con la brisa matinal.

Publicidad

Albert trepó por la ventana y buscó a su amigo. "Jim, tío, ¿dónde estás?", gritó. Pero la casa estaba inquietantemente silenciosa, desprovista de cualquier signo de existencia humana. Albert caminó en silencio hacia la cocina, donde vio por última vez a Jimmy con el cofre del tesoro.

Al dar otro paso, tropezó con el cuerpo sin vida de Jimmy, tendido en el suelo tras la encimera. El cofre del tesoro estaba abierto de par en par, y todas las joyas yacían esparcidas por el suelo cerca del cuerpo de Jimmy.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¡Dios mío! Jim, ¿qué te ha pasado?" Los ojos de Albert se abrieron de horror. Un escalofrío le recorrió la espalda cuando notó que la piel de Jimmy tenía un tono antinatural. "Oh, no... ¿Alguien te ha estrangulado?".

Publicidad

La mente de Albert se agitó, luchando por dar sentido al horror que tenía ante sí. Los tesoros permanecían intactos, y la casa de Jimmy estaba cerrada por dentro. Albert supuso que alguien había entrado en la casa por la ventana y había matado a su amigo. Pero el estado intacto del tesoro le desconcertó.

Mientras Albert contemplaba las relucientes joyas, pronto sus ojos quedaron cautivados por un peculiar anillo con una gran piedra brillante. Los intrincados dibujos que lo adornaban eran únicos y tentaron a Albert.

"¡Vaya, qué anillo más bonito! Parece una pieza rara!" murmuró Albert emocionado. La codicia llenó sus ojos y, convencido de que su amigo, que era el único testigo de su atraco, estaba muerto, Albert recogió en silencio el tesoro de la caja. Borró sus huellas dactilares y huyó para compartir la buena noticia de sus riquezas con su esposa.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Emily, mira lo que he encontrado. ¡Mira todas estas joyas y dinero! ¡Somos ricos! Ya no tengo que ser leñador!" gritó Alberto a su mujer. Luego mostró las joyas y el dinero sobre la cama antes de coger el extraño anillo tachonado de piedras. "Se parece a todos esos artefactos antiguos malditos, ¿verdad?", rió entre dientes mientras la besaba.

Pero el humor de Albert se encontró con el silencio solemne de Emily. "¡Jesús! ¿De dónde has sacado tanto dinero y tantas joyas? Espero que tú y ese ladrón de Jimmy no hayáis vuelto a hacer algo malo", frunció el ceño y se alejó.

Unos instantes después, Emily oyó de repente un fuerte estruendo en su dormitorio. Salió disparada hacia la habitación y encontró a Albert desplomado en el suelo, sujetándose el pecho y el anillo aún fuertemente apretado entre sus manos ensangrentadas.

"Oh, no... Albert, ¿puedes oírme? Qué ha pasado... Dios mío, ¿por qué te sangra la nariz? Albert... despierta... tu piel se está poniendo azul. Qué te ha pasado... que alguien me ayude, por favor...". Emily entró en pánico.

Con la respiración entrecortada, Albert se esforzó por pronunciar sus últimas palabras: "Deshazte de eso, eso...", jadeó, y su voz se apagó mientras moría en el regazo de Emily, dejándola atormentada por sus últimas palabras inacabadas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

El miedo se apoderó de Emily al darse cuenta de que el tesoro esparcido por el suelo, especialmente el ominoso anillo que su difunto marido tenía en la mano, era una amenaza para ella y para su hija pequeña, Barbara. No pudo evitar la sensación de que las joyas estaban malditas.

Temerosa de tocar los artefactos y el dinero, Emily los envolvió cuidadosamente en una tela raída y los volvió a guardar en el cofre. Lo aseguró con una cadena y un candado, y le temblaban las manos mientras acunaba la caja hasta el contenedor que había fuera de su casa. De repente, Emily se detuvo en seco y se quedó mirando el cofre que tenía entre las manos.

"¿Y si esta cosa mata a otra persona? No... No puedo dejar que eso ocurra", susurró y miró a su alrededor. Fue entonces cuando vio un pino hueco. Emily arrojó apresuradamente el cofre del tesoro al interior de la oscura cavidad, junto con una nota en la que advertía a cualquier posible descubridor de la maldición de los artefactos.

Publicidad

"...Y nadie pudo averiguar cómo murió mi padre", a Bárbara se le llenaron los ojos de lágrimas al relatar la desgraciada muerte de su padre, Albert, hace tantos años. "Mi madre me habló del tesoro y yo pensé que sólo era un cuento. Pero ahora comprendo por qué nunca me permitió acercarme a ese pino. Me temo que encontró algo siniestro destinado a permanecer imperturbable y oculto en la oscuridad... Tienes que deshacerte de ello, Alan...".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Mientras Alan escuchaba atentamente a su abuela, se dio cuenta de que había encontrado artefactos antiguos que no sólo habían sido robados hacía 80 años, sino que probablemente también estaban malditos. Pero una parte de él le instaba a no ceder a las creencias de su abuela.

"Bueno, abuela, llevo un día con estas joyas. ¡Y mira! ¡Estoy vivo! No me ha pasado nada. Si estos artefactos estuvieran malditos, ¡ya estaría muerto!", bromeó.

Publicidad

"Tienes que deshacerte de ellos, Alan", exigió Bárbara con severidad. "No sólo han sido robados, sino que también están malditos. Quien intente poseerlos encontrará una muerte espantosa. ¿Por qué quieres atraer semejante problema a tu vida?

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¡Vamos, abuela! Sigues aferrándote a tus viejas e insensatas fábulas. ¿De verdad crees en esos cuentos? ¡No creo! Y quiero hacerme rica, ¿vale? Este tesoro me ayudará a tener todo lo que siempre he soñado!". argumentó Alan.

"Alan, no bromeo", afirmó Barbara. "Si no te deshaces de estas joyas y las guardas, llamaré a la policía y haré que te las confisquen". Sus palabras inquietaron a Alan, que se paró en seco.

"¡Vale... vale! Probablemente tengas razón, abuela. No me las quedaré, ¿ok? Enterraré estos tesoros en lo más profundo del bosque... donde nadie los encuentre", Alan cambió de idea al instante, temiendo que Barbara llamara a la policía y se llevara el tesoro.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Con un fuerte abrazo, se despidió de su abuela y subió a su coche con el cofre del tesoro a cuestas. Mientras Alan conducía por la desierta carretera rural hacia el bosque, por su mente pasaban pensamientos sobre los valiosos artefactos. Cuando se acercó a un cruce, la luz roja del semáforo detuvo su marcha, concediéndole un momento de reflexión.

"¿Tengo que pasarme la vida talando árboles y trabajando duro todos los días en el almacén por un salario tan bajo... sólo para poder comer?". Alan reflexionó mientras su mirada se desviaba hacia el cofre del tesoro que había en el asiento de al lado.

"¡Al infierno! Quien lo encuentra, se lo queda", sus ojos brillaban de codicia. Alan giró el volante de su automóvil y se dirigió hacia su casa en vez de hacia el bosque. "¡Venderé estas joyas por un buen precio y me estableceré con mi familia! ¿Por qué voy a darles de comer a la tierra cuando puedo hacerme rico?", susurró con una sonrisa. Pero el destino tenía otros planes.

Publicidad

Apenas 20 segundos después de que Alan tomara aquella fatídica decisión, un camión a toda velocidad atravesó el paso y embistió su vehículo con un estruendo atronador. En aquel segundo caótico, Alan murió en el acto, mientras el malhadado cofre del tesoro se desprendía del asiento del coche y aterrizaba junto a su cadáver ensangrentado.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Habían pasado cinco horas, y Barbara estaba sentada en la comisaría, sollozando sin parar tras identificar las cosas de su nieto muerto que habían recuperado en el lugar del accidente. Un agente de policía se acercó a ella y le contó compasivamente los detalles de la tragedia.

"Por desgracia, el impacto fue tan grave que su nieto tenía pocas posibilidades de sobrevivir", dijo. Las palabras atravesaron el corazón ya destrozado de Barbara. "...Parece que los frenos del camión fallaron, y tu nieto estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado", añadió el agente.

Publicidad

"Y una cosa más, señora Derek... Hemos incautado el cofre del tesoro que mencionaba en su informe. Enviamos el contenido a analizar, y los informes sugieren que la piedra del anillo estaba recubierta de un raro y potente veneno."

Barbara miró conmocionada al oficial. "Y creemos que este anillo pertenece a una civilización antigua. Los informes sugieren que empapaban las gemas en veneno letal para hacerlas brillar más y disuadir a los ladrones."

A Bárbara le dolía el corazón de arrepentimiento y dolor mientras su rostro se desangraba. Agachó la cabeza con tristeza y salió torpemente de la comisaría, en dirección a la morgue.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad
  • El dinero fácil suele tener un alto coste. En su prisa por hacerse rico de la noche a la mañana y no trabajar en absoluto, Alan decidió vender el tesoro maldito en vez de deshacerse de él. Al final, tuvo un final desafortunado cuando un camión a toda velocidad embistió su coche y le mató en el acto.
  • El camino del trabajo duro puede ser agotador, pero conduce a recompensas duraderas. Albert y Jimmy deseaban hacerse ricos por las buenas. Planearon un atraco a un banco e incluso lo consiguieron, pero para su sorpresa, encontraron su triste destino cuando el botín resultó ser un tesoro maldito y mortal. Unos 80 años después, Alan, el bisnieto de Albert, también corrió una suerte similar cuando quiso poseer las joyas y venderlas para hacerse rico.

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Podría inspirarles y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi hijo vino pálido a verme, sosteniendo el portátil de mi esposo – Lo que me enseñó a continuación puso mi mundo patas arriba

30 de mayo de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

Niño visita a su difunto papá para quejarse de los abusones del colegio, halla paquete con su nombre en la tumba - Historia del día

12 de abril de 2024

Hombre acude a una primera cita y ve que la mujer es discapacitada - Historia del día

29 de marzo de 2024

3 historias desgarradoras de personas que presenciaron algo escalofriante en su trabajo

09 de abril de 2024

Hombre acude a primera cita y ve que ella es discapacitada - Historia del día

04 de marzo de 2024

A anciano le prohíben ir a la boda de su nieta cuando sus hijos descubren que trabaja de conserje - Historia del día

13 de mayo de 2024

Mi novio sólo hablaba con su madre cuando yo no estaba cerca, así que un día decidí seguirle - Historia del día

26 de abril de 2024

La traición de mi hijo fue simplemente un cuchillo oxidado en mi espalda

10 de abril de 2024

Cirujano viudo se apresura a salvar a mujer en un restaurante, se queda helado al desabrocharle la camisa - Historia del día

26 de marzo de 2024

¿Soy una mala madre por echar a mi hija embarazada?

07 de mayo de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Mi novio sólo hablaba con su madre cuando yo no estaba, así que un día decidí seguirlo - Historia del día

20 de marzo de 2024

Mi marido se jactaba de comprarme pendientes caros cuando yo me los compraba, así que le hice ver la realidad

24 de abril de 2024