logo
Mujer limpiando en casa | Fuente: Pexels
Mujer limpiando en casa | Fuente: Pexels

Mi malvada suegra se mudó con nosotros y me hizo la vida imposible - Solo hizo falta una llamada para darle una lección

Jesús Puentes
25 jun 2024
02:15

La vida de Daphne se convierte en un infierno cuando su suegra, Helen, se muda y empieza a adueñarse de la casa, criticando cada detalle. La constante intromisión y los duros comentarios de Helen llevan a Daphne a su punto de ruptura. Decidida a darle una lección a Helen, Daphne hace una sorprendente llamada telefónica que lo cambia todo.

Publicidad
Una mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Una mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

"Daphne, no puedo creer que hayas vuelto a dejar los platos en el fregadero. El pobre John tiene que vivir en este desastre".

Levanté la vista de mi libro, conteniendo un suspiro.

La mano de una mujer sobre un libro | Fuente: Pexels

La mano de una mujer sobre un libro | Fuente: Pexels

Publicidad

Helen estaba en la puerta, con las manos en las caderas, mirando el salón con evidente desaprobación.

"Hago lo que puedo, Helen" -dije, intentando mantener la voz firme. "Dentro de un rato lavaré los platos. Esta mañana estaba muy cansada".

Helen suspiró dramáticamente. "Todos tenemos nuestras dificultades, pero en mis tiempos no dejábamos que la casa se viniera abajo. Nos las arreglábamos bien, pasara lo que pasara".

Una anciana | Fuente: Pexels

Una anciana | Fuente: Pexels

Apreté los dientes y forcé una sonrisa.

Helen llevaba dos semanas viviendo con nosotros debido a unas reformas en su casa. Se comportaba como si fuera la dueña de la casa, a menudo reordenando los muebles y criticando mis tareas domésticas. Me ponía de los nervios.

Publicidad

Cuando Helen se acercó a la ventana, murmuró sobre las manchas del cristal.

Una anciana junto a la ventana | Fuente: Freepik

Una anciana junto a la ventana | Fuente: Freepik

La vi limpiar una mota imaginaria de polvo del alféizar.

Tenía el don de encontrar defectos en todo lo que yo hacía.

Parecía que cada vez que entraba en una habitación encontraba algo de lo que quejarse.

Una mujer de aspecto serio | Fuente: Pexels

Una mujer de aspecto serio | Fuente: Pexels

Publicidad

John estaba en el trabajo, lo que significaba que me quedaba sola con su madre.

Miré el reloj, esperando que se acercara la hora de comer. Quizá entonces Helen se calmaría un poco. Pero no, aún era media mañana.

"Helen, ¿te apetece un té?" le ofrecí, con la esperanza de distraerla.

Té y aperitivos | Fuente: Unsplash

Té y aperitivos | Fuente: Unsplash

Ella negó con la cabeza, con los ojos todavía escrutando la habitación en busca de imperfecciones. "No, gracias. Pero creo que a estos cojines les vendría bien un poco de orden".

Se acercó y empezó a colocar los cojines del sofá a mi lado.

Cojines de un sofá | Fuente: Pexels

Cojines de un sofá | Fuente: Pexels

Publicidad

Agarré el libro con más fuerza, sintiendo cómo aumentaba mi frustración.

Helen se acercó a la repisa de la chimenea, cogió una foto familiar y la examinó de cerca.

"Y esta foto está un poco torcida" -añadió, ajustándola unos centímetros.

Una anciana sosteniendo un marco de fotos | Fuente: Midjourney

Una anciana sosteniendo un marco de fotos | Fuente: Midjourney

Cerré el libro, sabiendo que no podría concentrarme con ella rondándome.

"Helen, ¿por qué no te tomas un descanso? Llevas toda la mañana de pie" -le sugerí, intentando parecer amable.

Ella negó con la cabeza. "Estoy bien, querida. Sólo intento mantener la casa en orden".

Publicidad

Y no se detuvo ahí.

Una mujer preocupada sentada con vino | Fuente: Unsplash

Una mujer preocupada sentada con vino | Fuente: Unsplash

Aquella tarde, estaba en la cocina sirviendo la comida a mis hijos cuando irrumpió agitando el examen de matemáticas de Jack.

"¡Mira esto! Tu hijo ha sacado una B en el examen de matemáticas. ¡UNA B! ¿Cómo has podido permitirlo, Daphne? Eres una madre horrible".

Un niño triste | Fuente: Unsplash

Un niño triste | Fuente: Unsplash

Publicidad

Jack, que almorzaba alegremente, se detuvo.

Se me encogió el corazón al ver la angustia en la cara de mi hijo.

"Helen, ya basta. Jack está aquí", siseé. "Además, va bien en la escuela y una B no es el fin del mundo."

Helen resopló, cruzándose de brazos. "En mi casa, una B sería inaceptable. Los estás malcriando, Daphne".

Una anciana segura de sí misma posando | Fuente: Pexels

Una anciana segura de sí misma posando | Fuente: Pexels

"Y a ti", añadió, volviéndose hacia Jack. "Tienes que estudiar más, jovencito. En mis tiempos, no nos conformábamos con menos de una A".

Me temblaron las manos al dejar el cucharón. Helen había sido implacable desde que se mudó, criticando constantemente todo lo que hacía.

Publicidad

Pero esto... esto era demasiado para soportarlo.

Una mujer triste | Fuente: Unsplash

Una mujer triste | Fuente: Unsplash

"Helen, dale un respiro a esa pobre chica", dijo mi suegro entrando en la cocina. "Está haciendo un buen trabajo con los niños".

Helen se volvió hacia él, con los ojos encendidos. "No te metas, Richard. No lo entiendes. Estos niños necesitan disciplina, y Daphne no se la está dando".

Una pareja de ancianos discutiendo | Fuente: Freepik

Una pareja de ancianos discutiendo | Fuente: Freepik

Publicidad

Richard suspiró, pero no insistió más y se retiró al salón. Agradecí su intento de defenderme, pero la terquedad de Helen era inflexible.

"Niños, ¿por qué no van a jugar un rato al salón?", sugerí.

Lily y Jack dudaron pero luego asintieron, saliendo de la cocina en silencio. Cuando se hubieron ido, me enfrenté a Helen.

Niños sentados en el suelo y jugando | Fuente: Pexels

Niños sentados en el suelo y jugando | Fuente: Pexels

"Hago todo lo que puedo para mantener unida a esta familia, Helen. Y tus constantes críticas no ayudan" -dije.

Helen resopló y agitó una mano desdeñosamente. "Sólo tienes que esforzarte más. A lo mejor así John no enfermaría por tu comida", dijo y se marchó.

Publicidad

Abrí la boca, pero no respondí. No podía creer que fuera tan dura conmigo. Decidí que ya era suficiente. Ya era hora de que Helen probara de su propia medicina.

Una mujer segura de sí misma | Fuente: Unsplash

Una mujer segura de sí misma | Fuente: Unsplash

Aquella noche estaba sentada en la cama, con la cara llena de lágrimas tras la terrible experiencia de la cocina.

Tenía la agenda abierta en el regazo y me quedé mirando el nombre de la Sra. Anderson.

Recordé a John y el día de mi boda y lo nerviosa que se ponía Helen con su propia suegra.

Una anciana guapa | Fuente: Midjourney

Una anciana guapa | Fuente: Midjourney

Publicidad

Marqué el número de John, con las manos temblorosas. En cuanto contestó, le conté mi plan.

"¿Pero estás segura de esto, Daphne? Podría salirte el tiro por la culata".

"Vale la pena intentarlo", dije. "Tiene que entender por lo que me está haciendo pasar".

Un hombre de guardia en el trabajo | Fuente: Pexels

Un hombre de guardia en el trabajo | Fuente: Pexels

John suspiró. "De acuerdo, confío en ti. Pero ten cuidado. Siento mucho que tengas que pasar por esto. ¿Quizá pueda hablar con mamá?".

"¿No recuerdas lo que pasó cuando intentamos decírselo la semana pasada? No tenemos elección, cariño. Que se burlara de mí estaba bien, pero Jack parecía tan triste hoy. No puedo dejar que les haga esto a los niños".

Publicidad
Un niño triste | Fuente: Midjoureny

Un niño triste | Fuente: Midjoureny

"De acuerdo, cariño. Hoy intentaré llegar pronto a casa. Cuídate".

"Gracias, John", dije y colgué.

Confiaba en que mi plan funcionaría. Helen necesitaba ver lo que se sentía al ser constantemente criticada y menospreciada. Y si alguien podía manejarla, ésa era la Sra. Anderson. La llamé y la invité a mi casa.

Una mujer feliz usando su teléfono | Fuente: Pexels

Una mujer feliz usando su teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

A la mañana siguiente, vi cómo Helen recibía una llamada de la Sra. Anderson. Su rostro palideció e inmediatamente empezó a limpiar la casa frenéticamente, murmurando en voz baja.

"¡Viene la Sra. Anderson! ¡La casa está hecha un desastre!", exclamó, cogiendo un trapo para el polvo.

"Oh, Dios, Helen, respira hondo. Podemos arreglarlo juntas", dije, haciendo lo posible por contener la risa.

Una mujer mayor triste en una llamada telefónica | Fuente: Freepik

Una mujer mayor triste en una llamada telefónica | Fuente: Freepik

"No, no. Necesito que todo esté perfecto. Ella no puede ver este desastre", insistió Helen, pasando a la habitación contigua. Vi cómo limpiaba todas las ventanas y sacudía el polvo de todos los muebles.

"La señora Anderson es muy exigente. Se da cuenta de cualquier cosa", murmuró mientras se ponía a limpiar la cocina.

Publicidad

Pero eso no era lo mejor.

Una mujer feliz | Fuente: Pexels

Una mujer feliz | Fuente: Pexels

Cuando llegó la Sra. Anderson, no perdió el tiempo. Entró por la puerta y sus ojos agudos escrutaron cada rincón del salón.

"Helen, esta casa es un desastre. ¿Has olvidado cómo se mantiene una casa?", comentó con dureza.

Helen palideció. "Lo siento, señora Anderson. He hecho todo lo que he podido", dijo con voz temblorosa.

Pero la señora Anderson no estaba satisfecha.

Una mujer mayor | Fuente: Midjourney

Una mujer mayor | Fuente: Midjourney

Publicidad

Se dirigió a la cocina, señalando todos los defectos. "Mira estos platos en el fregadero. ¡Y el polvo en las estanterías! ¿Has estado holgazaneando, Helen?".

Helen la siguió, retorciéndose las manos. "No, señora Anderson. He estado haciendo todo lo que he podido".

La señora Anderson se volvió hacia ella bruscamente. "Ya veo que no es así. Si tú no haces bien tu trabajo, ¿cómo esperas que lo haga Daphne? Los jóvenes aprenden de los mayores, Helen. Está claro que has bajado el listón".

Vasos y platos sucios | Fuente: Pexels

Vasos y platos sucios | Fuente: Pexels

Volvió al salón, con los ojos entrecerrados ante los muebles.

"Y estos muebles" -continuó-. "¿Por qué están colocados así? No es nada práctico".

Publicidad

Helen intentó explicarse, pero la señora Anderson la interrumpió. "Nada de excusas, Helen. Deberías saberlo. Has dejado pasar las cosas, y se nota".

Me quedé en un rincón, observando la reacción de Helen.

Dos mujeres mayores en un cuadro | Fuente: Midjourney

Dos mujeres mayores en un cuadro | Fuente: Midjourney

Parecía totalmente derrotada, sin su confianza habitual. Era extraño verla así. Una parte de mí sentía lástima por ella, pero otra parte tenía un sentimiento de justicia.

Sin embargo, algo hizo clic en mi interior cuando me quedé allí más tiempo y observé cómo la Sra. Anderson criticaba a Helen.

La forma en que la Sra. Anderson le hablaba a Helen me recordaba a cómo Helen me trataba a mí. Me di cuenta de que estaba haciendo lo mismo que ella me hizo a mí, y eso estaba mal.

Publicidad
Una mujer mayor triste | Fuente: Freepik

Una mujer mayor triste | Fuente: Freepik

Respiré hondo y di un paso adelante. "Señora Anderson, con el debido respeto, todo en esta casa está impecable", dije, y las dos mujeres se volvieron para mirarme.

"Sí", continué. "Helen ha hecho un trabajo excelente. Y se ha esforzado al máximo para que todo estuviera perfecto para ti".

La señora Anderson dio un paso adelante, con los ojos entrecerrados. "¿Cómo dices? ¿Estás diciendo que me equivoco?"

"Digo que Helen merece cierto reconocimiento", dije educadamente. "Ha estado trabajando duro para mantener esta casa en orden, y creo que ha hecho un trabajo increíble".

Una mujer joven abrazando a una mujer mayor | Fuente: Pexels

Una mujer joven abrazando a una mujer mayor | Fuente: Pexels

Publicidad

Helen me miró, sorprendida. No esperaba que la defendiera.

La señora Anderson resopló, pero acabó marchándose, refunfuñando por la falta de respeto de la generación más joven.

Helen se volvió hacia mí, con los ojos muy abiertos. "Gracias. Nunca pensé que oiría a alguien enfrentarse así a ella. ¿Por qué me ayudaste?"

Una mujer a punto de llorar | Fuente: Pexels

Una mujer a punto de llorar | Fuente: Pexels

"Lo hice porque me di cuenta de algo", dije. "La forma en que me has tratado es la forma en que ella te trató a ti. Es un ciclo que debe detenerse".

Publicidad

Helen bajó la mirada y su expresión se suavizó. "Lo siento mucho. No me había dado cuenta..."

"Empecemos de nuevo, Helen", dije, ofreciéndole una sonrisa. "Podemos hacerlo mejor".

Helen asintió y, por primera vez, vi una sonrisa genuina en su rostro. Fue un pequeño gesto, pero significó mucho para mí. Habíamos llegado a un punto de inflexión, y había esperanza de una relación más respetuosa.

Una MIL y una DIL felices | Fuente: Pexels

Una MIL y una DIL felices | Fuente: Pexels

¿Te has enfrentado alguna vez a una situación similar?

Si te ha gustado esta historia, aquí tienes otra: Kayla descubre una muñeca extrañamente parecida a ella en casa de su suegra y cree que es una coincidencia. Pero cuando se la enseña a su marido, su reacción de pánico la deja estupefacta, revelándole un secreto familiar que Kayla nunca habría imaginado.

Publicidad
Una muñeca de punto | Fuente: Midjourney

Una muñeca de punto | Fuente: Midjourney

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

"Papá tiene una foto de ella": gritó nuestra hija durante la cena familiar - La verdad nos sorprendió

13 de junio de 2024

Profesora jubilada cree haber retirado sus últimos $5, encuentra $100K en su cuenta bancaria - Historia del día

31 de mayo de 2024

Arruiné el cumpleaños de la madre de mi prometido con mi regalo

26 de abril de 2024

Me molestó que mi abuelo solo me dejara un viejo apiario hasta que me fijé en los panales de abejas - Historia del día

22 de abril de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

Pareja adopta a niño de 6 años, al día siguiente lo encuentra alimentando a un bebé desconocido en su habitación - Historia del día

28 de febrero de 2024

Invité a mi colega para presentarle en secreto a mi nieto soltero – Se me paró el corazón cuando se vieron

10 de mayo de 2024

Mis padres no acudieron a mi graduación escolar — Su excusa es ridícula

13 de junio de 2024

Mi hijo adolescente fue muy grosero con una mujer de la limpieza del restaurante - Le enseñé una valiosa lección

21 de junio de 2024

Mi novia quería presentarme a sus padres - Si tan solo hubiera sabido quién era su madre

22 de marzo de 2024

3 historias sobre infieles que se enfrentaron al karma

13 de marzo de 2024

Una mujer se da cuenta de que un hombre de 89 años compra rosas rojas en su tienda todos los días y decide seguirlo - Historia del día

13 de junio de 2024

Mi hijo vino pálido a verme, sosteniendo el portátil de mi esposo – Lo que me enseñó a continuación puso mi mundo patas arriba

30 de mayo de 2024

Un niño ayuda a su madre, que barre las calles a diario, y un día ve a sus compañeros de clase con escobas y rastrillos en su porche - Historia del día

12 de junio de 2024