Perro con enfermedad terminal obtiene su comida favorita cada día gracias a popular restaurante

Siempre es difícil perder a un amigo. Pero a veces, un acto de bondad al azar puede ayudar a aliviar ese dolor. Esta es la situación en la que se encuentra una familia de Toledo, Ohio.

Un perro llamado Cody ha sido un miembro leal de la familia Karcher Morris durante casi una década. En la primera mitad del 2018, ellos recibieron la devastadora noticia de que Cody tenía cáncer terminal, y le dieron de uno a tres meses para vivir.

La familia lo adoptó cuando tenía solo 8 semanas de edad, y desde entonces cambió sus vidas enteras… para siempre.

"Es un perro tan fiel. Lo llamamos 'nuestro viejo caballero' por la forma en que nos cuida", le dijo Lynn Morris a WTOL. "Es el compañero ideal".

La familia se sentó a pensar acerca de cómo podrían hacer que la última etapa de la vida de su mascota fuera lo más maravillosa posible.

¿Y qué mejor manera de satisfacer a un perro enfermo que complaciéndolo con un rico plato de comida cada día hasta dar su último aliento?

Ellos sabían que un buen regalo para Cody sería comer su comida favorita, así que desde que se enteraron de cuánto tiempo le quedaba de vida, cada día que pasó se dirigieron a su Burger King más cercano para comprarle una hamburguesa de queso al perrito.

Él no solo disfrutaría de su comidita deliciosa, sino que permitiría a la familia darle sus medicinas sin mayor problema.

Alec Karcher, hijo de Lynn, escribió en Twitter que un día, cuando estaban comprándole la hamburguesa con queso a Cody como de costumbre, una empleada curiosa quiso saber por qué siempre hacían la misma compra todos los días.

Alec reveló que cuando le contaron la historia de Cody, ella inmediatamente se fue y regresó con la aprobación de un gerente de otorgarles una hamburguesa con queso diaria para Cody, cada día y sin costo alguno.

"No puedo explicar cuánto significa esto para nosotros, y mi familia y yo estamos muy agradecidos", escribió Karcher.

"Queríamos agradecerle a Cody por ser tan buen chico", relató Lynn.

En respuesta, la cuenta de Twitter de Burger King escribió que "el mundo necesita más amabilidad y empatía" y agradeció a Karcher por la oportunidad de ayudar a Cody.

Esta historia robó cientos de corazones en línea, y este perrito fiel tuvo su momento de gloria cada día. También nos recordó a cuando una comunidad se unió para que otro perrito enfermo pudiera ver la nieve por última vez, en 2016.

Spunky, también enfermo con cáncer, tenía un sangrado interno que la quimioterapia o cirugía no curarían. Él amaba la nieve, pero debido a que vivía con su dueña, Ashley Niels, en Texas, casi nunca podía sentirla, verla u olerla.

Entonces, su amiga humana le hizo la promesa de que vería la nieve antes de morir y así fue.

Un grupo de voluntarios y el personal del Austin Animal Center se unieron para rentar una máquina de nieve y la llevaron a la casa de Niels para que Spunky pudiera disfrutar de una tormenta artificial en su propio patio. ¡Sueño cumplido!