twitter.com/giffmx
Fuente: twitter.com/giffmx

Alonso Echánove: adicciones, infartos cerebrales y el deseo de morir

Stef Colina
24 jul 2019
01:55
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

A pesar de su prolífica carrera, Echánove no pudo superar los pensamientos oscuros que lo hacían desear estar muerto.

Publicidad

Muy distante de lo que algunos piensan, el dinero y la fama no son la llave de la felicidad, un claro ejemplo de esto es el actor mexicano Alonso Echánove, quien a pesar de haber sido una estrella, no pudo acallar los demonios en su cabeza.

Durante años, Alonso estuvo sumido en las drogas, las cuales terminaron ocasionandole varios infartos cerebrales y una parálisis con la que ahora debe convivir.

Publicidad

FAMA Y DESENFRENO

Elogiado por la crítica, el actor alcanzó la fama convirtiéndose en figura del cine y la televisión azteca, logrando varios Ariel y la admiración de millones de personas.

Pero detrás de todo ese talento, yacía un hombre inmerso en la adicción a la cocaína y al alcohol, sustancias que terminaron cobrándole caro.

"Tengo paralizada la mitad de la boca, en mi lengua casi no tengo movilidad, por eso no hablo bien, pero tengo una terapeuta que me pone ejercicios. Desgraciadamente uno tiene que pasar por esto", aseveró.

Publicidad

Alonso sobrevivió a seis infartos cerebrales y ahora tiene que vivir con la mitad de su boca paralizada; pero por suerte, pronto encontró una razón para mantenerse sobrio: su familia.

"Antes no amaba a nadie; sólo quería mota, coca y alcohol. No sé por qué estoy vivo, porque me dieron seis infartos cerebrales", dijo el artista.

Publicidad

INFARTOS Y FRACTURAS FÍSICAS TANTO COMO EMOCIONALES 

El abuso de sustancias llevó al actor a sufrir otras secuales además de las ya mencionadas, pues Alonso intentó suicidarse, se rompió algunos huesos del cuerpo y además tuvo cinco pre infartos.

Publicidad

"Yo veía cómo mi madre, mis hermanas y mis hijos agonizaban al mismo tiempo conmigo. Era un sufrimiento colectivo. Tal vez eso me dio fuerzas para quererme más y para respetarme a mí mismo”, agregó Echánove, quien luego de ocho clínicas y cuatro siquiátricos parece haber hallado algo de estabilidad.

Así como el actor mexicano tuvo la fuerza y determinación para confesar y superar sus adicciones, Kiko Rivera también salió a la luz admitiendo que fue dependiente de la cocaína, la marihuana y el hachís.

Publicidad