NoticiasPersonas

11 de noviembre de 2020

Hospital rechazó a una niña de 12 años porque su madre trabaja como enfermera de primera línea

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La mujer le explicó al personal del centro asistencial que se ha cuidado muy bien durante toda la pandemia. Sin embargo, tuvo que trasladarse a urgencias para que su pequeña pudiera ser atendida.

Muy difícil es la realidad que viven los médicos que desde marzo han estado luchando en primera línea contra el coronavirus. Aunque su labor es admirable y extraordinaria, lo cierto es que muchos temen acercarse a ellos porque están en contacto directo con contagiados por la enfermedad infecciosa.

Publicidad

El pasado 9 de noviembre se conoció la indignante experiencia de una pequeña de 12 años a quien no quisieron atender en el Hospital Bradwell, Inglaterra, porque su madre se desempeña como enfermera en la lucha contra el COVID-19.

Tracy Shenton contó que cuando llegaron al centro asistencial con una cita ya apartada, les dijeron que esperaran en su automóvil. Allí se quedaron, solo para que a través de una llamada telefónica le dijeran a Tracy que no podían atender a su pequeña. La razón la llenó de mucha rabia.

Publicidad

"Esperamos en el automóvil unos 15 minutos y luego me llamaron por teléfono y me dijeron que porque había estado en contacto con pacientes de COVID no podrían ver a mi hija”, denunció la  madre de dos.

Tratando de llegar a una solución, la profesional de la salud explicó que no había manifestado síntomas del coronavirus y que no lo había contraído, pues desde febrero ha utilizado equipo de protección completo cada día.

Sin embargo, le pidieron que se trasladara a otro hospital, porque allí no contaban con los insumos necesarios para atender a la niña. Esto llenó de más indignación a la madre, ya que la pequeña Emily ha estado sufriendo desmayos desde hace varios meses a causa de una enfermedad que aún no ha sido diagnosticada.

Publicidad

Shenton explicó que su hija no ha podido asistir a la escuela durante este tiempo, a la espera de un diagnóstico y su debido tratamiento. Por su parte, la Federación de GP de North Staffordshire se disculpó por la "mala experiencia".

Publicidad

FAMILIA DISCRIMINADA

La enfermera no se quedó callada y defendió sus derechos ante el personal del Hospital Bradwell, al reclamar que su familia estaba siendo discriminada. Sin embargo, estos le respondieron que ese no era el caso.

Publicidad

Como último recurso, la mujer de 48 años llevó a Emily al área de urgencias. Ahí las mantuvieron esperando durante cinco horas, expuestas al COVID-19, mientras aguardaban por los resultados de una prueba de coronavirus que le realizaron a su hija, la cual dio negativo.

Entretanto, la Federación del North Staffordshire se disculpó por la calidad del servicio prestado y aseguró que realizaron cambios en el equipo de recepción para que esta situación no se repita. De la misma forma, agradecieron a ella y a sus colegas del hospital por cuidar a los pacientes del coronavirus.

Mientras algunos profesionales de la salud padecen las hieles de su profesión debido a la pandemia, otros afortunadamente han tenido la oportunidad de disfrutar de las mieles que su valeroso trabajo merece.

Este fue el caso de una enfermera que fue homenajeada en un supermercado de Ciudad de México cuando empleados y clientes le abrieron paso al tiempo que le aplaudían.

Publicidad

En AmoMama.es hacemos todo lo posible para brindarte las noticias más actualizadas sobre la pandemia de COVID-19, pero la situación cambia constantemente. Alentamos a los lectores a consultar en línea las actualizaciones del CDС, WHO y los departamentos locales de salud para mantenerse actualizados.¡Cuídate!