logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciano encuentra a niña en bosque helado y se entera de que es una nieta de la que no sabía nada - Historia del día

Georgimar Coronil
19 abr 2022
21:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Pedro perdió a su hijo y a su esposa, se trasladó a un pequeño pueblo para vivir tranquilamente. Un día, mientras recorría los senderos con su perro, vio a una niña llorando y la llevó a su casa. Fue a buscar a sus padres y descubrió algo que no esperaba.

Publicidad

"Vamos, Buddy. Vamos", dijo Pedro a su perro. A la mascota le encantaban sus paseos por los bosques que rodeaban su casa. Pedro lo encontró allí de cachorro y desde entonces, eran inseparables.

Pedro y su esposa Laura, era una pareja tranquila, pero su hijo era un chico aventurero que quería viajar por el mundo, escalar las montañas y navegar en balsa por ríos peligrosos.

Perro. | Foto: Pexels

Publicidad

Sus padres no lo entendían, pero le apoyaban. Por desgracia, durante una escalada peligrosa una cuerda se soltó y el chico falleció. Laura estaba inconsolable y murió de depresión un año después del terrible incidente.

Fue entonces cuando Pedro decidió vivir lejos de la ciudad, en un lugar rodeado de naturaleza. Era perfecto, y las zonas boscosas parecían haber curado su alma durante muchos años. Pero Buddy había sido el mejor compañero en su nueva vida.

Ahora era el momento de sus paseos nocturnos por el bosque, y Buddy saltaba con entusiasmo. Pedro le puso la correa y se puso en marcha.

Al cabo de un rato, Buddy empezó a tirar de la correa con demasiada fuerza. "Vaya, chico, cálmate", le ordenó, pero el animal siguió tirando. Era un comportamiento extraño para él. Tenía las orejas paradas y parecía estar siguiendo algo.

Publicidad

Lee también: Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

A medida que se alejaban, Pedro se dio cuenta de que había un ruido extraño en el aire. Gritos. “¿Podría haber otro cachorro abandonado por ahí? ¿Cómo puede la gente ser tan cruel y dejar a sus mascotas en el frío bosque?”, se preguntó mientras dejaba que Buddy tirara de su correa.

Entonces se encontraron con una persona sentada junto a un árbol. Era una niña pequeña. Pedro corrió y se arrodilló frente a ella. "Hola, niña. ¿Qué haces aquí?", le preguntó amablemente.

"Me he perdido", respondió. Pedro se quitó la chaqueta y la cubrió con ella. "¿Puedes ayudarme?", le dijo.

Publicidad

"¡Por supuesto!", respondió él, poniéndose de pie. "Ven conmigo".

Niña. | Foto: Shutterstock

Levantó a la frágil niña en brazos y Buddy los condujo hasta su casa. La sentó frente al fuego con su perro acurrucado junto a ella.

Publicidad

Había empezado a preparar algo de comida y chocolate caliente para ella. "Gracias, señor", dijo la pequeña.

Pedro agarró dos tazas de chocolate caliente y le dio una. "Llámame Pedro. ¿Cómo te llamas?".

"Daisy".

"Bien, Daisy. ¿Qué hacías en el bosque?".

"Mi madre me deja sola en casa todo el tiempo. Me aburrí y salí. Pensé que encontraría una aventura. Pero no lo hice. Todo se volvió oscuro. Tenía mucho miedo. Y frío", explicó.

Pedro podía entender su comportamiento, ya que su hijo le había pasado lo mismo. Se alejó muchas veces durante su infancia. Siempre encontraba problemas, sobre todo en la naturaleza. Eso le hacía reír. Pero era diferente. Porque siempre habían estado cerca. Esta chica no parecía tener a nadie vigilándola.

Publicidad

"¿Sabes dónde vives, Daisy?", preguntó Pedro.

Niña comiendo. | Foto: Pexels

"Mi casa está al lado de la gran tienda nueva. Está cubierta de plantas", respondió.

Publicidad

La campana del horno de Pedro sonó, indicando que su cena estaba lista, y se levantó. "Está bien. Hoy vamos a comer y tú dormirás en el sofá. Mañana iré a buscar a tu madre".

***

La gran tienda nueva de la que hablaba Daisy parecía ser un flamante supermercado del pueblo. Había varias casas al lado, y una de ellas estaba cubierta de hiedra. La planta se estaba apoderando de toda la fachada de la estructura. El lugar parecía necesitar desesperadamente reparaciones, y el resto del jardín estaba cubierto de maleza.

Pedro se dirigió a la puerta y llamó. Nadie respondió. Intentó tocar el timbre, pero estaba roto, así que llamó con más fuerza. Sacudió la manilla y la puerta se abrió.

Publicidad

Lee también: Hijo humillado por su familia adoptiva encuentra cartas que le escondieron – Historia del día

Entró en la casa lentamente y vio a una mujer roncando en el sofá. Debía de ser la madre de Daisy, y aún llevaba puesto el uniforme del supermercado, lo que significaba que podría haberse quedado dormida al llegar a casa.

No era rica, y Pedro supuso que era una madre soltera que criaba a su hija lo mejor que podía.

"Señora", llamó Pedro, intentando despertarla. Pero la mujer no se movió. "¡Señora!".

"¿Qué? ¿Qué?", se despertó de golpe y le miró, desorientada. "¿Qué pasa? ¿Quién es usted? ¿Qué haces en mi casa?".

Publicidad

Casa. | Foto: Pexels

Pedro levantó las manos, tratando de calmarla. "Me llamo Pedro. Estoy aquí porque anoche encontré a su hija en el bosque. ¿Daisy es su hija?", le preguntó.

Publicidad

"¿Qué? ¿Daisy estaba en el bosque?", exclamó, saltando del sofá y corriendo hacia el pasillo. Volvió frotándose las manos en la cara. "¿Dónde está?".

"De nuevo, está en mi casa. ¿Pero está seguro de que todo está bien? Ella dice que usted la deja sola todo el tiempo",

"¿Qué quiere decir? Daisy está bien. Solo es... ¡Aventurera! Debe haberse escapado cuando yo todavía estaba en el trabajo", continuó la madre.

"¿Cómo te llamas?".

"Margarita", respondió ella. "Por favor, lléveme con mi hija".

Pedro accedió a traer a Daisy de vuelta, pero solo si llamaban primero a los servicios sociales. Margarita asintió, desesperada por recuperar a su hija.

Publicidad

Poco después, una trabajadora social llegó a casa de Pedro con Margarita. Madre e hija se reencontraron con un fuerte abrazo. Margarita cargó a su hija y la niña le dijo a Pedro: "¡Adiós, abuelo!".

Mujer con la mano en el rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

Pedro sintió esas palabras en su corazón. Sería muy bonito tener una nieta, así que hizo un trato con Margarita y la trabajadora social. Como estaba jubilado, se ofreció a cuidar de Daisy siempre que lo necesitaran.

A la trabajadora social le pareció una gran idea y les permitió hacer los arreglos. No vio ningún peligro para Daisy. Margarita estaba muy agradecida porque por fin podía trabajar sin preocupaciones y dormir mejor.

***

Cuando la madre vino a recoger a su hija una tarde, Pedro la invitó a sentarse y a tomar un café. Daisy seguía jugando con Buddy, así que estaba bien.

Publicidad

"¿Cómo ha terminado sola con una niña?", preguntó Pedro después de que charlaran de cosas cotidianas.

Lee también: Niña se refugia en una cueva en un árbol y oye una voz que dice: "Esta es mi cueva" - Historia del día

"Mi novio murió de repente. Estaba embarazada de dos meses y no lo sabía. Fue un accidente tan extraño, aunque le dije a Guillermo que sus aficiones eran peligrosas", explicó Margarita.

No podía ser. Su hijo se llamaba Guillermo. Probablemente, había muchos Guillermo en el mundo, pero ¿podría ser? "¿Cómo murió, Margarita?", preguntó el hombre.

Publicidad

"Era escalador y se le rompió la cuerda o algo así. Cuando me dieron la noticia, decidí quedarme en este lugar para siempre. Mi abuela murió poco después del accidente y descubrí que estaba embarazada, Pedro ¿está bien?", expresó la dama.

"Guillermo... era mi hijo", reveló.

"¿Qué? Eso es imposible", dijo Margarita.

Margarita tenía varias fotos de Guillermo todavía en su teléfono, y Pedro confirmó que era su hijo. Por lo tanto, Daisy era su verdadera nieta.

Todos se quedaron sorprendidos por la revelación, excepto Daisy, que había empezado a ver a Pedro como su abuelo incluso cuando no sabía la verdad. O tal vez, lo intuía de alguna manera, de la forma en que los niños pueden ver y sentir cosas que los adultos no ven.

Publicidad

A partir de entonces, Pedro ayudó a Margarita en todo lo posible, y se convirtieron en una familia.

Hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los niños pueden percibir cosas que los adultos no: Algunos niños pueden detectar cosas que los adultos pasan por alto, y algo le dijo a Daisy que Pedro era su abuelo.

Ayuda a la gente en todo lo que puedas: Pedro podría haber llamado a la policía para que se llevaran a la pequeña, pero hizo lo correcto y ayudó a Margarita.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad