logo
Un auto de policía | Foto: Flickr.com/Fibonacci Blue
Un auto de policía | Foto: Flickr.com/Fibonacci Blue

La perra de un hombre corre a la casa de los vecinos al escuchar a niños llorar: al otro día la policía busca a la mascota - Historia del día

Vanessa Guzmán
25 ago 2022
00:15

Después de escuchar los fuertes gritos de los hijos de su vecino, un hombre irrumpió en su casa y quedó horrorizado cuando le señalaron hacia una esquina. Al día siguiente, la policía vino por su perro y rodeó su casa.

Publicidad

Adam Hilmart estaba en un día libre. La última vez que se había tomado un descanso había sido tres semanas cuando su amada perra Sheila tuvo un accidente. Esta vez, Adam quería pasar tiempo con su compañera de patas, que acababa de recuperarse.

"¡Oye, niña! Pensé que te perdería. Ven aquí. Ven con papá. ¡Buena niña! ¡Buena niña! Salta, y aquí tienes", se rio mientras Sheila saltaba sobre él para darle una golosina.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Tres semanas, Adam casi perdió a Sheila porque un automóvil la embistió mientras cruzaba la calle. Afortunadamente, el conductor frenó a tiempo y Sheila solo tuvo heridas leves. Fue hospitalizada y se recuperó rápidamente.

A Adam le encantan los perros. Su corazón casi le dio un vuelco porque Sheila es muy importante para él. Habría sido demasiado doloroso para él perderla.

Publicidad

Mientras Adam apreciaba la recuperación de su mascota, un incidente en el vecindario le provocó una angustia similar. Se echó a llorar cuando los policías llamaron a su puerta para llevarse a su amada perra...

Adam estaba preparando la mejor comida para su perra de cinco años en una agradable mañana de octubre besada por el otoño. "Papá tiene un día libre hoy, y vamos a enloquecer en nuestro auto, ¿de acuerdo?", dijo felizmente, arrojando bistec en el plato de Sheila.

"Volveré... ¡Papá se va a duchar!".

"¡Guau guau!". Sheila ladró, moviendo la cola.

Momentos después, cuando Adam salió de su baño y llamó a Sheila, ella no respondió. "¡Hola, niña! He vuelto. ¿Nos vamos? ¿Sheila?".

Pero su perra no estaba a la vista. Adam estaba seguro de que había cerrado bien las puertas, pues a Sheila le gustaba escapar de vez en cuando. Y en el caso de las ventanas, eran demasiado altas para que ella pudiera saltarlas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Dónde está ella?", murmuró y caminó hacia la puerta principal para comprobarlo.

"Oye, niña... ¿qué haces ahí?", gritó después de ver a Sheila agachada detrás de la puerta, tratando de ver algo a través de la franja de luz debajo.

"Guau... guau... guau". Adam no entendía por qué su perra ladraba constantemente. "¿Qué pasa, Sheila? ¿Por qué estás ladrando?".

La perra miró a Adam, movió la cola y volvió a ladrar, mirando hacia afuera. "¿Es una ardilla? No dejaré que la atrapes. ¡De ninguna manera!", se rio, recordando la última vez que salvó a una ardilla de las garras de Sheila.

Se alejó para buscar la correa de su mascota, pero algo lo inquietó.

"Cállate, niña. ¿Qué es ese ruido? Puedo oír algo...", dijo. "Sssshhh. ¿Escuchaste eso?".

Adam sabía que no estaba imaginando cosas. Se acercó a la puerta principal y volvió a escuchar el ruido. Venía de la casa de su vecino. Eran fuertes estruendos y gritos de niños que pedían ayuda.

"¿Qué les pasa a los niños de Freddy?", se preguntó mientras abría la puerta. Pero antes de que pudiera dar un paso, Sheila pasó por encima de sus piernas y corrió a la casa del vecino.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Sheila! ¡Espera! ¿Qué estás haciendo? Deja de rascar su puerta", gritó Adam y corrió detrás de ella. Pero cuando llegó allí, Sheila ya estaba dentro de la casa, y momentos después, siguió un silencio espeluznante.

"¿Qué está pasando aquí? ¿Por qué están gritando a todo pulmón? Lucy, ¿está todo bien?", preguntó Adam a una de las hijas de Freddy. Vio a los tres niños con rostro de miedo. Estaban de pie en fila, uno detrás de otro, cerca de una mesa auxiliar en su sala de estar.

Adam podía ver claramente en sus rostros que estaban aterrados. Sus ojos llorosos y su cabello desordenado lo desconcertaron. Nunca había visto a estos niños tan asustados por algo.

"¿Qué ocurre?", les preguntó de nuevo, y Lucy y sus dos hermanos menores, Mark y Sandra, señalaron juntos hacia el rincón más alejado de su sala de estar.

Publicidad

Adam se giró y quedó horrorizado al ver a su amada perra Sheila inconsciente y herida en el suelo. Gotas de sudor corrían por su rostro de miedo. "¿SHEILA? ¿Qué te pasó?", gritó y corrió a verla. Lo que vio hizo que su rostro se descolorara e inmediatamente llamó al 911.

Momentos después, una ambulancia veterinaria se detuvo frente a la casa de Freddy.

"¡Sheila!... ¡Despierta!... ¡No, no me dejes! ¡Sheila, despierta, niña!". Adam lloró cuando las enfermeras levantaron a la perra y la acostaron en la camilla.

A su lado estaba el cadáver de una serpiente venenosa que Sheila había mordido y matado para salvar a los niños. El reptil se había colado en la casa a través de una ventana abierta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

En poco tiempo, la noticia se extendió por el pequeño vecindario y la gente acudió en masa al hospital para ver a la valiente perra. Adam estaba inquieto y, aunque estaba orgulloso de la valentía de Sheila, permaneció ansioso hasta que el veterinario lo volvió a ver.

"Sr. Adam, su perra, está fuera de peligro ahora", dijo el veterinario.

Era todo lo que Adam quería oír. Suspiró aliviado y miró hacia arriba llorando, agradeciendo al Todopoderoso por salvar la vida de su amada Sheila.

Esa noche, regresó a casa con su mascota. Sus vecinos lo elogiaron y agradecieron a Sheila por salvar la vida de sus hijos.

"Acababa de salir a caminar con mi esposa. Gracias a Dios que tu perra salvó a mis hijos. Le estaré eternamente agradecido a Sheila y me alegro de que esté bien ahora", dijo Freddy.

Adam permaneció cerca de Sheila toda la noche, rezando mucho por su pronta recuperación. Habían estado durmiendo uno en brazos del otro cuando el sonido de una sirena los despertó repentinamente a la mañana siguiente.

Adam tenía curiosidad y escuchó fuertes golpes en la puerta antes de que pudiera comprobarlo. Abrió y se congeló al ver policías afuera.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"¿Señor Adam Hilmart?", dijo un oficial.

"Sí, soy yo. ¿Qué pasa, oficial?".

"¿Dónde está tu perra?".

"¿Sheila? ¿Por qué...? Ella está durmiendo adentro".

"¿Cómo está ella ahora?".

"Ella está bien, oficial. Está descansando, pero ¿por qué pregunta todo esto?".

"Sr. Hilmart. Tiene que traer a su perra y venir con nosotros ahora mismo".

"¿Qué? ¿Pero por qué? ¿Qué pasa?", preguntó Adam con nerviosismo.

Publicidad

"Tiene 10 minutos. Hágalo rápido".

Adam estaba curioso y preocupado. Momentos después, él y Sheila fueron llevados en la patrulla mientras sus vecinos acudían asombrados alrededor de su casa.

"¿Qué pasa, oficial? ¿Por qué estamos aquí en la oficina del alcalde?", preguntó Adam con curiosidad. "¿Qué está sucediendo?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

"Lo sabrá en unos minutos. Por favor, mantenga la calma y no suelte a su perra. Abrácela fuerte".

Con cada segundo que pasaba, el corazón de Adam comenzó a latir más rápido. Cuando él y Sheila finalmente fueron escoltados a la oficina del alcalde, se puso rojo de la sorpresa después de ver periodistas y fotógrafos adentro.

Publicidad

El alcalde, el Sr. James Harvy, estrechó la mano de Adam y le dio una palmadita en el hombro. "Ha criado a una perra valiente. ¡Estamos muy orgullosos de usted!", dijo el alcalde.

Adam estaba atónito. Luego, el alcalde se inclinó, colocó una medalla en el cuello de Sheila y posó para las fotos que aparecieron en los titulares del periódico local al día siguiente.

"Es el mejor día de mi vida, Sr. alcalde. ¡Gracias!", exclamó Adam con alegría.

"No, señor Hilmart. Por favor, agradézcale a su perra por salvar la vida de esos niños. Debo decir... Sheila es una perra tan maravillosa y valiente, y me gustaría animar a todas las familias de nuestra ciudad a criar una mascota como la suya.

“El incidente cambió la opinión de la gente sobre los animales en el vecindario. El refugio de animales local pronto quedó vacío, ya que cada familia adoptó un perro después de enterarse del valiente acto de Sheila.

Adam estaba eufórico por el giro conmovedor en su vida que había traído su perra. A partir de ese día, los niños de su vecindario a menudo traían golosinas para Sheila y jugaban con ella. La peluda amiguita estaba emocionada por hacer nuevos amigos y siempre tenía su mejor pata hacia adelante.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Vive en armonía con los animales porque es posible que nunca sepas cuándo necesitarás su ayuda: Cuando Adam escuchó los gritos de los niños en la casa de su vecino, quiso averiguarlo. Para entonces, Sheila ya había percibido el peligro y había salvado la vida de los niños al matar una serpiente venenosa.
  • A veces, tu perro se convierte en tu ángel de la guarda y debes reconocerlo: Cuando Sheila se dio cuenta de que los hijos de su vecino estaban en peligro, arriesgó su vida para salvarlos. Su valiente acto fue recompensado y todos elogiaron a Adam por criar a una perra tan maravillosa.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre lleva a su amante a casa mientras su esposa duerme - Historia del día

28 de mayo de 2024

Encontré mi medallón bajo la almohada de mi esposo y me llevó a una horrible verdad

26 de junio de 2024

Hombre rico entra en una tienda de comestibles y ve a su hijo trapeando el suelo - Historia del día

28 de junio de 2024

Estuve a punto de dar a mi perro en adopción por un plan de mi esposo, pero mi hija de 4 años reveló su plan

03 de julio de 2024

Huérfana reúne a un perro perdido con su dueño y gana una familia - Historia del día

18 de junio de 2024

Pareja se muda a una casa antigua y pronto se da cuenta de que no están solos - Historia del día

08 de julio de 2024

Volví a casa de un viaje y me encontré con que mi marido y mis hijos habían destrozado la casa - Fue la gota que colmó el vaso

03 de junio de 2024

Mi nuera destrozó mi casa en secreto después de que me negara a intercambiar casas con ella - No me quedó más remedio que darle una lección de respeto

10 de junio de 2024

Hombre rico echa a mujer pobre del cumpleaños de su hijo, la vida le enseña una brutal lección - Historia del día

27 de junio de 2024

Niña envía cartas a su difunta mamá pidiéndole que la aleje de su tía, recibe una respuesta en el buzón - Historia del día

10 de julio de 2024

Antes de desembarcar del avión, piloto se da cuenta de que último pasajero es un calco suyo - Historia del día

20 de junio de 2024

Perro ladra a ataúd durante funeral, hijo sospecha, lo abre y lo encuentra vacío - Historia del día

02 de julio de 2024

Me quedé muy impactada cuando fui corriendo a la guardería a recoger a mi preciosa nieta

15 de mayo de 2024

Mi abuelo de 78 años con pérdida de memoria desapareció de casa - Su viejo diario escolar me dio la esperanza de encontrarlo

05 de julio de 2024