logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Hermanos pobres ayudan a anciano discapacitado con su finca por años: hallan accidentalmente fajos de dinero en el granero - Historia del Día

Vanessa Guzmán
22 ago 2022
05:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Jaime y Max eran niños juguetones criados por su abuela. Un día decidieron ayudar al Sr. Carlos con su granja. Él era un hombre mayor y los chicos decidieron tenderle la mano. Así lo hicieron por varios años, hasta que un día descubrieron un alijo extraño en el granero, y cambió sus vidas para siempre.

Publicidad

"¡Chicos! ¡Por favor, tengan cuidado! No querrán que el Sr. Carlos los regañe, ¿verdad?". Advirtió la abuela Adela a sus nietos. Jaime y Max había comenzaron a correr alrededor del terreno del Sr. Carlos tan pronto como llegaron.

Vivían justo al lado de la granja del hombre mayor, y Adela tuvo que darle parte del correo que había sido entregado por error en su casa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Sí, abuela!", dijeron al unísono, y Adela solo pudo negar con la cabeza. El Sr. Carlos abrió la puerta con cuidado mientras maniobraba su silla de ruedas, pero tenía una sonrisa en su rostro.

"Buenos días, Adela. ¿Qué está pasando?", preguntó, mirando hacia los niños.

"Oh, Sr. Carlos. Su correo fue entregado en mi casa. Habría llamado, pero andaba cerca y decidí pasarme. Aunque los muchachos tenían que venir conmigo, y ahora están corriendo por toda su granja. Lo siento mucho", explicó.

"No te preocupes por eso, Adela. Pueden venir aquí cuando quieran, siempre y cuando no dañen nada ni se lastimen", aseguró el hombre mayor con una sonrisa. "Sabes... no tengo hijos ni nietos. Es agradable ver a los niños corriendo".

Publicidad

"Me alegro de que no te importe porque mi casa es pequeña y no tengo mucho entretenimiento o cosas con las que distraerlos. Desearía tener más que ofrecer, pero cuando sus padres murieron, tuve que ocuparme yo, lo cual no es fácil solo con mi pensión", continuó Adela, compartiendo un poco.

"Entiendo. Debe ser difícil. Al igual que es tan difícil para mí mantener el ritmo de la granja. He contratado ayuda, pero no es suficiente. Nunca parece serlo, y los jóvenes de hoy en día no quieren trabajar en la granja", agregó el Sr. Carlos.

Ninguno de los dos se dio cuenta de que los niños se les habían acercado y habían escuchado su conversación. Jaime los interrumpió. "¿Necesita ayuda con la granja? ¿Podemos ayudarlo?".

Publicidad

Lee también: Niño ayuda a pobre anciana con sus compras: su mamá recibe casa de $265.000 como recompensa días después - Historia del día

"¡Sí!", exclamó su hermano pequeño, levantando las manos con deleite.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Oh, niños. El Sr. Carlos necesita la ayuda de un adulto. Todavía son demasiado pequeños para eso", intervino Adela para evitar que su vecino tuviera que rechazar la oferta de sus nietos. Pero luego miró al anciano que se rascaba la barbilla con mirada pensativa.

"Sabes, Adela. De hecho, me vendría bien un poco de ayuda de los niños. Necesito que vayan al gallinero y recolecten todos los huevos. ¿Qué te parece?", ofreció, y Adela levantó las cejas hacia los chicos, esperando su reacción.

"¿Gallinas?", preguntó Jaime, asustado. Pero su hermano pequeño se emocionó, dijo que sí y dio un brinco, por lo que Jaime también asintió con la cabeza.

Publicidad

"Está bien, vamos y les enseñaré qué hacer", dijo el Sr. Carlos y comenzó a rodar su silla de ruedas hacia el gallinero. Adela lo siguió con una sonrisa. Trabajar y ayudar a su vecino podía ser una excelente idea para sus nietos. Eran curiosos, juguetones y, a veces, traviesos. Un poco de disciplina les caería bien.

Cuando llegaron al gallinero, el Sr. Carlos les explicó exactamente lo que tendrían que hacer. También se ofreció a pagarles algo de dinero a diario, pero los niños sorprendieron a su abuela.

"No, no. No necesitamos dinero. Solo queremos ayudar y jugar en la granja. ¿Está bien?". Dijo Jaime, y su hermano pequeño asintió con la cabeza.

Publicidad

El Sr. Carlos frunció los labios, pero asintió de inmediato. Los niños podrían tener libre acceso a toda su tierra si ayudaban a recoger los huevos.

A partir de ese momento, los niños recolectaron los huevos todos los días, después de lo cual corrían por la granja y, a veces, se metían en problemas. Pero nunca fue nada tan malo. El Sr. Carlos fue increíblemente paciente y le encantó tener su energía juvenil cerca.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Los niños crecieron y el hombre mayor una vez más les ofreció algo de dinero, pensando que les vendría bien. Pero de nuevo, los chicos rechazaron la oferta. Lo intentó otra vez un par de años más tarde y ellos seguían negándose a cobrar algo.

El Sr. Carlos no podía entender. Cada vez que rechazaban su oferta, regresaba a su casa y lloraba por lo amables que se estaban volviendo los jóvenes.

En su adolescencia, no solo recogían huevos. Comenzaron a cuidar la tierra, sacar a pasear a los caballos y aprender a usar maquinaria pesada. Parecían amar el trabajo. La granja del Sr. Carlos comenzó a prosperar gracias a ellos.

Publicidad

Cuando Jaime se graduó de la escuela secundaria, comenzó a estudiar en una escuela de negocios local, pero pasaba la mayor parte del tiempo en la granja. Max hizo lo mismo. Tenía un trabajo de medio tiempo en una heladería, pero siguió a su hermano en la granja.

Durante años, Adela también venía a menudo y cenaban todos juntos la mayor parte del tiempo. Eran la familia del Sr. Carlos, y él pensó en formas de agradecerles la ayuda y el amor que había recibido durante tanto tiempo.

"Hola, Jaime, Max. ¿Pueden traerme los huevos del gallinero? Quiero hacerles una tortilla", les pidió el Sr. Carlos una mañana.

"Ayer traje un montón, pero seguro", comentó Max, de 17 años, pero asintió con la cabeza y comenzó a caminar hacia el gallinero.

Publicidad

"Espérame", dijo Jaime y lo siguió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Recuerdas la primera vez que vinimos aquí?", Max le preguntó a su hermano mayor tan pronto como entraron al gallinero.

Publicidad

Jaime se rio de buena gana. "Oh, sí. Creo que las gallinas estaban muy tranquilas ese día porque el Sr. Carlos estaba aquí. Pero al día siguiente, ¡fue horrible! Nos picaron demasiadas veces", respondió y comenzó a buscar huevos.

Pero ninguno de ellos pudo encontrar ninguno. "¿Qué está pasando? Es como si no hubieran puesto huevos anoche. Eso es extraño. ¿Podrían estar enfermas?", se preguntó Max.

"Sigue buscando", insistió Jaime, fingiendo no estar preocupado. Pero lo estaba. Esto fue una rareza. Las gallinas eran increíblemente saludables, y la granja ganaba una gran cantidad de dinero vendiendo sus huevos, lo que hizo que esta situación fuera extraña.

Publicidad

Revisaron hasta el último rincón del gallinero y no había huevos. Sin embargo, Jaime frunció el ceño ante algo escondido debajo del heno de las gallinas. "¿Qué es esto?", preguntó.

"¿Qué es qué? Oh, ¿qué es eso? ¿Un alijo secreto?", adivinó Max, acercándose para ver qué tenía en la mano su hermano mayor.

"Tal vez… pero es un sobre. ¿Quién dejaría esto aquí?", se preguntó Jaime y abrió el sobre.

"¿Deberías estar haciendo eso? Vamos a llevárselo al Sr. Carlos. Tal vez sea suyo", sugirió Max.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Vamos a echar un vistazo", insistió Jaime, su lado travieso salió a relucir e hizo reír a Max. Habían madurado con los años, pero aún eran bastante juguetones. "¡Oh Dios mío!".

"¿Qué? ¿Qué es?", preguntó Max. Su curiosidad era evidente ahora.

"Es un... es como un contrato. Dice que la granja es nuestra cuando el señor Carlos muera. Esto no puede ser real", respiró Jaime.

"Déjame ver", exigió Max, tomando los papeles de la mano de su hermano. "¡Tienes razón! ¿Es esto real?".

"Sí, lo es". Ambos regresaron a la casa del Sr. Carlos y lo vieron sentado tranquilamente en su silla de ruedas.

Publicidad

Los chicos se miraron en estado de shock y se acercaron rápidamente al hombre mayor. "¿A qué se refiere, señor?", preguntó Jaime.

"Es real. Cuando muera, ustedes heredarán esta granja. Durante años, ustedes dos me ayudaron sin pago. Sé que, al principio, fue porque querían jugar aquí y meterse en todo tipo de problemas. Pero crecieron rápido y trabajaron duro. Lo más importante, se convirtieron en mi familia. Adela también. Quiero que reciban esto".

"¿Está seguro?", preguntó Max, sorprendido.

"Esto es mucho, y no lo hicimos por dinero ni nada por el estilo", agregó Jaime, pensando que el Sr. Carlos podría haberse sentido presionado para darles algo a cambio.

Publicidad

"Lo sé muy bien, muchachos. Y estoy 100% seguro. Esta será su granja tan pronto como me vaya", les aseguró el Sr. Carlos, y ambos chicos corrieron hacia él para abrazarlo con fuerza.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Se lo dijeron a Adela más tarde esa noche y ella lloró mucho. "No puedo agradecerle lo suficiente, Sr. Carlos. Sé que a mis nietos les fue muy bien porque aprendieron mucho aquí. Y ahora, este regalo... es más de lo que jamás imaginé". Ella le dio al hombre mayor un cálido abrazo.

Unos años más tarde, Jaime tomó la iniciativa en la gestión de la granja. Mientras tanto, Max aprendió y aplicó nuevos métodos agrícolas con los que logró que el negocio prosperara más. Poco después, el Sr. Carlos se enfermó y, en su lecho de muerte, agradeció a los jóvenes por todo lo que hicieron.

Lee también: Niño pobre se ofrece a ayudar a anciano a cambio de donas para su mamá, recibe $230.000 en lugar de las donas - Historia del día

Publicidad

"Ustedes dos me dieron una familia y una forma de mantener mi legado", fueron las últimas palabras que escucharon del anciano. Durante su funeral, ambos jóvenes se comprometieron a mantener su herencia todo el tiempo que pudieran y Adela se sintió muy orgullosa de sus nietos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ayudar a otros puede cambiar tu vida de muchas maneras: Jaime y Max decidieron ayudar a su vecino mayor con la granja, sin pedir nada a cambio. Pero sus acciones fueron pagadas en su totalidad muchos años después.

Los niños necesitan algún tipo de disciplina para prosperar y convertirse en grandes hombres: Trabajar en la granja ayudó a que Jaime y Max se convirtieran en grandes hombres responsables, aunque su lado travieso y juguetón se mantuvo vivo.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022

Hombre ve a su exsuegro deambulando por las calles durante días: "Dame refugio", ruega el anciano - Historia del día

04 de agosto de 2022

Padres prefieren al hijo menor y descuidan al mayor: el chico desaparece y regresa 11 años después - Historia del día

15 de junio de 2022

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022