logo
Niño entra a una mansión | Foto: Shutterstock
Niño entra a una mansión | Foto: Shutterstock

Maestra sigue a nuevo estudiante andrajoso y hambriento, descubre que vive en una lujosa mansión - Historia del día

Susana Nunez
05 may 2023
04:20

Después de preocuparse por su delgado y desaliñado alumno nuevo durante unos días, Sarah lo siguió a la salida del colegio, solo para verlo entrar en una hermosa mansión. Lo último que esperaba era que estuviera en una situación privilegiada.

Publicidad

"Todos, demos la bienvenida a nuestro nuevo alumno, Luke. Su familia se acaba de mudar a la ciudad", dijo Sarah a su clase de sexto curso. Pero quiso retirar las palabras casi de inmediato.

El niño que acababa de presentar se miraba los pies, casi avergonzado. Se tocaba un brazo, como para protegerse. La ropa le quedaba pequeña, y era el niño de once años más delgado que había visto. Tenía el cabello muy sucio, pero parecía como si hubiera intentado disimularlo con algún gel.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Hola", dijo Luke. Su voz era apenas un susurro.

"¡No te oigo!", gritó uno de los niños de su clase.

"¡Eh, Andrés! Sé más cordial", Sarah se volvió hacia él amablemente. "¿Puedes contar a la clase algo sobre ti, Luke?".

Publicidad

Justo en ese momento, se detuvo un elegante todoterreno y Sarah oyó a una mujer gritar: "¡John! ¡Sube!".

"Soy Luke. Tengo once años. Me gusta el fútbol y los dibujos animados", dijo un poco más alto, pero con timidez. "¿Puedo sentarme?".

"Sí, adelante", asintió Sarah y lo vio llegar al pupitre vacío. "Tengo que dejar de hacer estas presentaciones. Algunos chicos simplemente no quieren estar delante de la clase en su primer día", pensó mientras empezaba su lección.

A pesar de su timidez, Luke demostró ser brillante. Levantaba la mano y respondía a las preguntas con facilidad. Era raro verle cambiar de colegio a mitad de curso. Pero Sarah se alegró de conocerlo mejor y de ver cómo se abría.

En el recreo, lo vio hablando con algunos niños, pero frunció el ceño porque no llevaba un plato de comida, a diferencia de los demás. "Puede que no tenga hambre. No importa", se dijo, y se dirigió a la sala de profesores.

"Uf, voy a tener problemas el resto del año", oyó quejarse Sarah a su amiga Melissa en cuanto entró en la sala. Era profesora de octavo curso.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Mel, ¿qué pasa?".

"Acabo de recibir a un chico nuevo, John. Obviamente, es el payaso de la clase y quiere la atención de todos. Los niños estaban asombrados con sus zapatillas de deporte y su smartwatch o lo que sea", suspiró Melissa. "También llevó su teléfono y su iPad a clase. Ojalá los padres educaran de verdad a sus hijos en lugar de darles pantallas. Me distraía mucho. Espero que se calme".

"¿Tú también tienes un alumno nuevo?", preguntó Sarah, aunque John no sonaba como el nuevo alumno de su clase.

"Sí. ¿Tú?".

"Sí. Pero es un chico reservado. Flaco. Su ropa es vieja y le queda pequeña. Tímido. Sin embargo, es inteligente. Ya había leído el libro del que hablábamos", continuó Sarah.

"¿Podrían estar emparentados?", preguntó Melissa. "Espera. ¿Dijiste que su ropa estaba desgastada? Puede que no".

"Sí, no lo creo. Tu descripción de John suena como todo lo contrario", asintió Sarah. "Estoy un poco preocupada. No comió nada en la cafetería".

"Oh, ¿crees que no tiene suficiente para comer?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Exacto. Pero supongo que hoy no puedo hacer nada al respecto. Tengo que averiguar más cosas sobre él", comentó Sarah, casi con nostalgia.

"Eres una buena profesora, Sarah. Te preocupas por la gente", expresó Melissa, abrazando el costado de su amiga.

"Tal vez, estaría mejor si no me importara nada", bromeó a medias.

"Estás haciendo un gran trabajo. Aquí y en casa. Las cosas mejorarán, cariño", dijo Melissa, pensativa, mirando a su amiga con amabilidad. Conocía la situación de Sarah en casa y lo mucho que se esforzaba por cuidar de su marido, Walter.

Un extraño accidente en un almacén lo había dejado en silla de ruedas años antes, y Sarah hacía todo lo que podía para mantener el hogar. Walter trabajaba desde casa, pero seguían luchando contra las deudas médicas.

Ambos se esforzaban por resolver sus problemas económicos, para poder por fin intentar formar una familia. Les preocupaba que la enfermedad de Walter también hubiera afectado a su fertilidad, pero no podrían centrarse en ello ni obtener la asistencia médica adecuada hasta que saldaran sus deudas.

***

"Luke, ¿quieres esta barrita de cereales?", preguntó Sarah al final del día. Todos los niños habían salido ya de clase, pero el chico había tardado más en recoger sus cosas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Sus ojos se abrieron de par en par, pero se recompuso rápidamente. "¿No lo quieres?".

"No, esto tiene mucha azúcar y he decidido hacer un poco de dieta", sonrió Sarah. El chico se acercó, cogió la granola agradecido y se despidió de su profesora.

"Hola, señora, ¿vive aquí un niño de 11 años?", preguntó uno de los policías, el agente Figuera.

Sarah lo vio salir de la escuela por la ventana del aula. No se subió a un autobús, y nadie lo recogió. "Espero que viva cerca", pensó preocupada. Justo en ese momento, un elegante todoterreno se detuvo y Sarah oyó a una mujer gritar: "¡John! ¡Sube".

Un chico se separó de un grupo de otros estudiantes, se despidió con la mano y subió al coche. Sarah podía reconocer fácilmente a todos los de la escuela, así que John debía de ser el nuevo alumno de Melissa. Obviamente, estaba en una situación muy diferente a la de Luke.

Publicidad

Mañana intentaría preguntarle por sus padres y su vida familiar. Sarah haría todo lo posible si él necesitaba ayuda, especialmente con la comida durante el horario escolar.

***

"Hola, Luke. ¿Puedes venir un momento?", le preguntó Sarah al día siguiente, cuando sonó el timbre del recreo y todos los demás niños salieron corriendo.

"¿Sí?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¿Puedes hablarme un poco de tus padres? ¿Crees que pronto tendrán una reunión de padres y profesores?", le preguntó Sarah.

"No. Están ocupados", Luke negó con la cabeza y se quedó callado.

Publicidad

"¿Estás seguro? Luke, la verdad es que estoy preocupada. ¿Estás comiendo bien en casa? Puedo ayudarte a apuntarte para que puedas comer en la cafetería y…".

"¿Qué? ¡No! ¡Estoy bien! No... no me gusta la comida de la cafetería. Como mucho en casa", dijo Luke, sacudiendo más la cabeza. Algo en sus palabras y en su expresión le decía a Sarah que estaba mintiendo. Pero ella no podía hacer nada a menos que él estuviera de acuerdo.

"¿Estás seguro?".

"Sí. ¿Puedo ir ya al recreo?", preguntó Luke, inquieto.

"Anda", respondió Sarah, suspirando mientras él se iba.

***

Luke no se había dado cuenta de lo inflexible que era Sarah a la hora de ayudar a sus alumnos, así que no podía imaginar que le seguiría a casa después de clase. Pero lo hizo. Y lo hizo a escondidas. Sorprendentemente, el niño caminó y caminó y caminó. Pasaron casi 30 minutos antes de que llegaran... a una hermosa comunidad.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Sarah sabía que solo los más ricos de la ciudad podían permitirse una casa así. "Tal vez, su madre es una empleada aquí", pensó y siguió de lejos con su coche.

Sin embargo, las cosas se volvieron aún más confusas cuando Luke se detuvo delante de una lujosa mansión con un precioso jardín delantero, sacó una llave del bolsillo y entró. Si es el hijo de la criada, ¿por qué iba a tener una llave? ¿No entraría por la parte de atrás o por la cocina? Sarah seguía especulando.

Aparcó unas casas más abajo de la mansión y se quedó mirando, preguntándose qué hacer. De repente, un coche ruidoso y rápido dio la vuelta y aparcó en la entrada. Era el todoterreno de lujo que había visto el día anterior. Una mujer vestida con ropa de marca salió y... John, el alumno de Melissa, también. Estaba bebiendo un refresco.

"¡LUKE! VEN!", gritó la mujer, y las cejas de Sarah se alzaron cuando su alumno salió corriendo de la casa. Fue directo al maletero y empezó a sacar bolsa tras bolsa. Mientras tanto, la mujer le daba órdenes, a veces criticándole por no ir más deprisa.

"Eh, perdedor. Trae mi iPad!", oyó gritar a John desde una ventana del segundo piso, y Luke metió la mano en el asiento trasero para buscarlo.

Publicidad

"¿Qué demonios?", murmuró Sarah cuando su nuevo alumno entró por fin, cargando las últimas bolsas.

Aquella escena le había parecido tan extraña y, a la vez, familiar. Pero Sarah no podía entenderlo. Pero una cosa estaba clara: Luke no parecía en absoluto el hijo de la criada.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

A pesar de su buen juicio, salió del coche y se acercó a una de las ventanas, escondiéndose entre los arbustos para que nadie la viera. Vio a Luke en la cocina, fregando los platos. La mujer bajó y le dio más órdenes. Limpiar los suelos, lavar su coche, lustrar la plata, y más.

Finalmente, las cosas encajaron cuando Luke respondió: "Sí, madrastra".

Publicidad

"¡Dios mío!". Sarah se quedó paralizada. Por eso la escena le había resultado tan familiar y extraña. Luke era... Cenicienta. No había mejor manera de explicarlo.

"Cuando termines, vete a tu habitación y no salgas. Tengo amigos que vienen. No hace falta que me avergüences", espetó la madrastra de Luke y subió las escaleras. Sarah observó cómo el niño hacía lo que su mujer le pedía y se dirigía a... un armario bajo las escaleras.

Esperó un rato, por si aquello era algún tipo de almacén o armario de las escobas, pero Luke no salió en mucho rato. Así que su nuevo alumno no solo era Cenicienta, sino también Harry Potter.

"No puedo soportarlo más", dijo Sarah, sacando su teléfono mientras se alejaba de la mansión hacia su jardín. Llamó a la policía, explicando la situación y cómo Luke era tratado como un sirviente por su madrastra.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Para su sorpresa, se tomaron en serio su denuncia y acudieron a la casa pocos minutos después. Sarah los saludó y los acompañó cuando llamaron a la puerta.

"¿Sí?". La madrastra de Luke les saludó con una brillante sonrisa.

"¡Cállate, idiota! Vuelve al trabajo o no volverás a comer en tres días".

"Hola, señora, ¿vive aquí un niño de once años?", preguntó uno de los policías, el agente Figuera.

"Sí, mi hijastro, Luke", respondió ella.

"¿Cómo se llama, señora? ¿Puede llamar al niño?".

"Soy Catherine. Por supuesto", añadió y miró detrás de ella. Una dulce voz llamó: "¡Luke!".

Sarah puso los ojos en blanco, pero Luke no salió del armario. Estaba en la cocina, y sus ojos se encendieron al ver a los policías y a su maestra en la puerta principal.

"Señora, hemos recibido un informe de que está maltratando a este chico, como si fuera un criado en su casa. Tenemos que tomarnos estas cosas en serio. ¿Podemos echar un vistazo?", declaró otro policía, el oficial Murillo.

Publicidad

"¿Qué? Eso es una locura. Luke tiene algunas tareas solo para enseñarle responsabilidad, pero no es un sirviente", se burló Catherine, pero era dulce como un pastel para todos. "Pero por favor, pasen".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Los policías entraron, y Sarah vio que Catherine se comportaba como la anfitriona más amable, sonriendo y respondiendo a sus preguntas con facilidad. Su marido, el padre de Luke, había muerto hacía unos seis meses. Ella decidió mudarse a esta ciudad y tenía la custodia de su hijastro porque no tenían otra familia.

"También es mi hijo. John está arriba, poniendo su música a todo volumen", terminó Catherine, ladeando la cabeza como una reina de la belleza. Sarah sabía que los policías se estaban comiendo su actuación.

Publicidad

"¿Dónde está la habitación de su hijastro?", preguntó el oficial Figuera. Llegó el momento. Sarah había informado de esa parte, y sabía que los policías empezarían a ver a través de sus mentiras una vez que vieran la habitación.

"Claro, vamos arriba", Catherine les hizo señas para que la siguieran. Los condujo a una habitación grande con una cama enorme. "Luke no ha tenido tiempo de decorar. Pero esta es su habitación, ¿verdad?".

Todos miraron a Luke, y Sarah suplicó que dijera algo. Pero él sonrió y asintió.

"Lo siento, es un poco tímido, y empeoró después de la muerte de su padre. He estado buscando un terapeuta, pero todavía nos estamos acostumbrando a esta nueva ciudad", añadió Catherine. "¿Eso es todo, oficiales?".

"Supongo que sí. Señora, no creo que esta situación sea lo que usted pensaba", el agente Murillo se volvió hacia Sarah.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Está mintiendo", dijo Sarah, pero sus palabras sonaron vacías. No había forma de demostrar nada. Deseó haber grabado algo.

El agente Figuera se arrodilló y miró directamente a Luke. "Hijo, ¿hay algo que quieras decirnos? ¿Está todo bien con tu madrastra?".

Luke asintió: "Estoy bien". Luego, miró al suelo.

"Bueno, me alegro de que nuestra nueva escuela tenga unos maestros tan estupendos y preocupados", dijo Catherine, todavía con su voz dulce, pero la mirada mordaz que le dirigió a Sarah fue escalofriante.

Salieron de la mansión y los policías le dijeron a Sarah que nada parecía ir mal en aquella casa. Tampoco tenía pruebas de sus informes, así que no podían hacer nada.

"Gracias por venir tan rápido. Tal vez, juzgué mal la situación", les dijo. Por suerte, los policías no la culparon y se marcharon. Sarah entró en su coche y se golpeó suavemente la cabeza contra el volante. Tendría que encontrar otra forma de ayudar a Luke.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

***

"Sarah, ¡no puedo creer que hagas esto! Llevas aquí diez años. ¿Estás loca?", gritó el director, el señor Garrido. "¡Esa mujer amenaza con demandar a la escuela y a ti! No tengo elección. O encuentras una forma de disculparte, o tendré que despedirte".

Sarah no tenía ni idea de que sus preocupaciones trastornarían su mundo de tal manera. Al parecer, Catherine ya había llamado a sus abogados, que se pusieron en contacto con la escuela, y estaba dispuesta a llevar las cosas más lejos, al consejo de educación de su estado. Si lo hacía, ella no podría volver a dar clases.

No podía perder su trabajo. Su marido no ganaba lo suficiente trabajando desde casa para mantenerlos. También tenían que pensar en el alquiler, la comida, las deudas médicas y mucho más. Así que salió del despacho del señor Garrido casi en trance y se dirigió a la sala de profesores.

Melissa ya lo sabía todo. "Sarah, solo puedes hacer una cosa. Suplicarle perdón a esa mujer. Amiga mía, sé que no mentiste sobre lo que viste, pero es tu vida", le suplicó.

Sarah no quería disculparse ante aquella horrible mujer, que era literalmente la tía Petunia y la Madrastra Malvada juntas. Pero, ¿qué otra cosa podía hacer? Estaba a punto de perderlo todo.

Publicidad

Así que se subió a su coche y condujo hasta la casa de Luke después del colegio. Con el metafórico rabo entre las piernas, Sarah tocó el timbre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Ajá, pero si es la maestra loca que quería que me metiera en líos", se burló Catherine, abriendo la puerta de par en par. "Si crees que me voy a retractar de mi demanda, ¡te equivocas! ¡Te voy a arruinar la vida! Lo que haga en esta casa no es asunto tuyo!".

"¿Puedes leerme algo? ¡Cenicienta es mi cuento favorito!".

"Por favor, señora. Lo siento mucho. No puedo perder mi trabajo. Mi marido es discapacitado, y tenemos facturas médicas que pagar, y nuestra casa...".

"¡NO ME IMPORTA!", gritó Catherine. "¡Tus estúpidos problemas de salario mínimo no son asunto mío! Nunca volverás a trabajar en este distrito escolar o en este estado cuando haya terminado!".

Publicidad

"Llame a la policía de nuevo!", una voz vino de detrás de Catherine. "¡Les contaré todo!".

"¡Cállate, idiota! ¡Vuelve al trabajo, o no volverás a comer en tres días!". Catherine le gritó a Luke. "Váyase, señora. Y no vuelva".

Sarah sintió el silbido del aire al cerrarse la puerta en sus narices. Pero en lugar de llorar o derrumbarse, sonrió y volvió a llamar a la policía, preguntando específicamente por los agentes Figuera y Murillo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

***

Publicidad

"Bueno, esa grabación no es la prueba más condenatoria, señora. Pero el testimonio del chico sí", le dijo el agente Murillo. Sarah había sido más lista esta vez y había grabado toda la conversación. Los policías escucharon cómo Catherine amenazaba a Luke con hacer pasar hambre durante varios días, lo que se considera maltrato.

Luke lo reveló todo. Habló de su padre, que había hecho una fortuna con el petróleo y los bienes raíces. Catherine había sido buena con él hasta la muerte de su padre. Todo cambió después. No gastaba ni un céntimo en él, a menudo se negaba a dejarle comer y le trataba como a Cenicienta.

Por ello, Catherine fue detenida. Los servicios de protección de menores se llevaron a Luke de su casa. John también tuvo que marcharse, aunque estaba claro que la mujer no descuidaba a su propio hijo y lo malcriaba.

Catherine pagó la fianza y luchó contra todos los cargos con sus abogados. También luchó por recuperar a John y no quiso saber nada de Luke.

Pero no pudo continuar su demanda contra la escuela y Sarah porque había pruebas tangibles de sus abusos. Por lo tanto, el señor Garrido se disculpó y se retractó de todo lo que había dicho, y pudo conservar su trabajo. Todos los docentes la elogiaron por haber ayudado a un niño a salir de una mala situación.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Por suerte, Luke no tuvo que volver a su casa. Sarah se lo llevó a su hogar y, después de un tiempo y mucho papeleo, ella y su marido se convirtieron en sus padres adoptivos oficiales. El niño pasó a formar parte de su familia de inmediato. Llenaba el vacío de sus corazones y tenía mucho en común con Walter.

Sarah era más feliz que nunca, sobre todo porque Luke hacía amigos de verdad en el colegio, sacaba sobresalientes y engordaba en su casa. Ella y su esposo no eran ricos, pero el chico sabía cuán mejor estaba con ellos. Los quería por todo lo que le habían dado.

Años más tarde, al cumplir 21 años, recibió una llamada de su abogado. Su padre le había dejado la mayor parte de su fortuna, pero era tan vasta que Catherine no tenía ni idea de que solo le había correspondido alrededor del 15% de su patrimonio.

Publicidad

Volvió a ver a Walter y Sarah, sus padres adoptivos, y les ofreció dinero. No quisieron aceptarlo, pero Luke insistió, saldó todas sus deudas, les compró una casa y pagó un nuevo tipo de cirugía que ayudó a su padre adoptivo a volver a andar.

Después, Sarah y su marido decidieron seguir acogiendo niños y, finalmente, adoptaron a una niña, Kelly. La pequeña adoraba a su hermano mayor, que venía a visitarla a menudo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¿Puedes leerme algo? Cenicienta es mi cuento favorito", dijo Kelly una noche en que Luke se ofreció a arroparla.

Él sonrió y cogió el libro de su estantería. "¿En serio?", preguntó, mirando el libro y suspirando. "Bueno, es más real de lo que crees, Kelly".

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Cuando sospeches o veas a alguien en apuros, haz algo al respecto.
  • Algunos cuentos de hadas son más reales de lo que la mayoría de la gente imagina, pero no tienen finales felices a menos que aparezca un héroe.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Mujer con Alzheimer pide a enfermera que lea su diario donde descubre con asombro que están emparentadas - Historia del día

25 de junio de 2024

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Esposo infiel acude a cita a ciegas y ve allí a su suegra - Historia del día

05 de junio de 2024

Hija desaparece, su padre rastrea su teléfono y pierde el don de la palabra - Historias del día

12 de marzo de 2024

Mi esposo se negó a tomarme fotos en nuestras vacaciones - Su razón me sorprendió, pero mi venganza lo dejó llorando

13 de junio de 2024

Los reproches de mi madre alejaron a mi esposa embarazada, así que le enseñé una lección "sucia" que nunca olvidará

08 de junio de 2024

La esposa de mi jefe me envió un misterioso correo electrónico – Su contenido me conmocionó

24 de junio de 2024

Mi cuñada me trata como una niñera gratis para su hija, pero esta vez le he dado el llamado de atención que se merecía

10 de mayo de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

A mis abuelos no les gustaba mi prometida por su color de piel y se negaron a darnos su bendición - Su respuesta me impactó

02 de junio de 2024

Elegí un viejo álbum de fotos en lugar de $10.000 que mi abuelo me dejó en herencia — Su secreto cambió mi vida

22 de junio de 2024

Mi esposo no fue a recibirme al alta hospitalaria con nuestro recién nacido – Cuando descubrí su motivo, me puse pálida

19 de junio de 2024

Del Rey Charles a la Princesa Kate: ¿quiénes son los miembros de la Familia Real diagnosticados de cáncer?

10 de abril de 2024

Mi hija dejó de hablar cuando mi suegra empezó a cuidarla - Mi esposa y yo encontramos un dibujo que expuso a su abuela

11 de marzo de 2024