Perra está deprimida tras dos años sola en un refugio hasta que reconoce un olor familiar

Por dos largos años, la tierna perrita Pakita esperó con ansias el momento en el que alguna familia finalmente la recibiría en su hogar, pero era siempre ignorada.

La pequeña Pakita fue dejada en el refugio Arca Animal en Argentina, por una persona que dijo haberla encontrado deambulando las calles como perrita callejera, hace ya dos años. Fue allí donde Pakita fue recibida con los brazos bien abiertos por la voluntaria Silvia Ferreyra y sus colegas.

Pero la perrita seguía triste y muy retraída socialmente. Y por ello, las familias que visitaban el refugio en búsqueda de mascotas que adoptar la ignoraban, optando por perritos más jóvenes y felices.

"La gente prefiere a los cachorritos", contó Ferreyra a The Dodo. "Así que se quedó con nosotros dos años enteros".

Lo que no sabían, por supuesto, es que Pakita ya tenía un hogar, y un mejor amigo que la extraña profundamente, como revela un video que recientemente se ha hecho viral.

Pakita estaba tan deprimida que hasta tomarle una foto era tarea difícil, siempre se escondía y volteaba, incluso cuando Ferreyra sólo intentaba acariciarla. Sin embargo, sus cuidadores no se dieron por vencidos. Y un día, lograron tomarle una foto decente a la perrita, publicándola en línea en listados de adopción.

"Inmediatamente, recibimos un mensaje de una mujer diciendo que el perro era de su hijo, ¡y que la habían estado buscando!", contó Ferreya a la misma fuente.

El hijo de la mujer, Ariel Naveira, prácticamente había perdido toda esperanza de volver a ver a su masccota. Ella se escapó de casa un par de años atrás, y a pesar de una búsqueda exhaustiva, jamás la volvieron a ver. ¿Podía realmente ser la misma perrita?

Al día siguiente, Naveira llegó para confirmar si realmente era su mascota perdida.

Había pasado tanto tiempo, que sería imposible culpar a alguien por sentirse receloso al respecto, incluyendo a Pakita. Cuando la iban llevando al encuentro, la perrita estaba retraída como siempre. Aparentemente, ni ella misma podía creer que realmente conocía a la persona que había ido a verla.

Pero eso cambió. Tras acercarse cautelosamente al principio, Pakita olfateó un familiar aroma, y entonces estalló con una dicha que no había mostrado en años. Su corazón, súbitamente, dejó de estar hecho añicos.

"A partir de ese punto, ya no había duda", dijo Ferreyra.

"Fue hermoso", contó Naveira a The Dodo, recordando el momento. "Estaba triste por haberla perdido, pero recuperarla fue espectacular. No hay palabras para describirlo".

Mira el video a continuación.

Hace ya más de un año desde que Pakita fue reunida con su dueño, y su dicha por tenerla de vuelta en el hogar no ha pasado.

"Estamos súper contentos", dijo Naveira.

El caso nos recuerda al de nueve preciosos cachorritos de raza Beagle, rescatados en 2014, que habían pasado su vida entera encerrados en un laboratorio, fueron rescatados por un grupo de activistas animales. La historia de su rescate, y de la adorable primera vez que posaron sus patitas sobre el césped, conmovió al mundo.

Fue el grupo de rescate canino Beagle Freedom Project el responsable de orquestrar la operación que resultó en la liberación de nueve animales, los cuales habían pasado una vida entera enjaulados. Los perritos eran usados para pruebas de laboratorio y de productos en animales de toda la vida. Ellos, igual que Pakita, ahora son libres.