Muere mamá heroína que pausó su tratamiento contra el cáncer para dar a luz a su bebé

Una madre sin duda haría lo que fuese por sus hijos, y esta es la prueba de ello.

Gemma Nuttall, una madre de Helmshore, Inglaterra, murió a sus cortos 29 años de edad luego de luchar contra diferentes tipos de cáncer durante años.

El 14 de octubre de 2018 fue uno de los días más tristes en la vida de los familiares de Nuttall, pues verdaderamente creyeron que la chica de 29 años ganaría la batalla y podría quedarse en vida junto a su hija de 4 años.

La historia de lucha de Gemma tuvo sus comienzos en el año 2014, cuando, estando embarazada de 16 semanas, los médicos le dijeron que tenía cáncer de ovario.

Mientras que los médicos le ofrecieron a Nuttall la opción de interrumpir el embarazo para extirpar el tumor, ella optó por rechazar la cirugía y retrasar la quimioterapia hasta después de que diera a luz.

Conforme avanzaba el embarazo, también lo hacía el tumor. Este creció tanto que, a las 36 semanas de gestación, los médicos decidieron que extirparían el tumor y sacarían a su hija a través de una cesárea, todo al mismo tiempo.

Se mantuvo despierta durante la cesárea para ver a su niña apenas la sacaran de su vientre, y seguidamente la anestesiaron para comenzar con su cirugía.

Durante las próximas semanas, Nuttall pasó por quimioterapia y radiación, pero otro estudio reveló que ahora tenía cáncer cervical.

Afortunadamente, los médicos pudieron remover ese nuevo tumor y Nuttall se mantuvo fuera de peligro hasta abril de 2016, cuando le diagnosticaron cáncer de cerebro y de pulmón.

Luego de este último diagnóstico, sus familiares abrieron peticiones para recaudar dinero, e incluso varios famosos como Kate Winslet y Leonardo DiCaprio aportaron a la causa de salvar a esta joven madre.

Su lucha rindió frutos temporalmente pues, a mediados de 2018, los médicos descubrieron que el cáncer había progresado a su columna vertebral y dos meses después, se extendería nuevamente a su cerebro y pulmones.

Su cuerpo no resistió. El 14 de octubre de 2018, Gemma falleció, dejando miles de corazones rotos y a una niña de 4 años sin madre.

"Con el corazón completamente roto, tengo que decirles que mi bella guerrera perdió su batalla esta mañana", escribió la madre de Nuttall, Helen Sproates, en Facebook.

"Luchamos muy duro, pero ya no podíamos hacerlo más. Soy una madre muy orgullosa pero devastada en este momento. Duerme bien, Gemma. Mi mundo nunca volverá a ser el mismo".

Gemma siempre será recordada como esa valiente chica que dejó que su cáncer se esparciera para que su pequeña Penélope pudiera nacer y tener vida. Toda una heroína digna de admirar.

En una historia similar ocurrida en julio de este año, una madre falleció luego de salvar a unos niños de ahogarse en un río.

Las autoridades dijeron que Lee Dawn Mann y sus hijas estaban en el río Big Manistee cerca de la represa Hodenpyl, en Michigan, cuando dos niños comenzaron a luchar en la corriente. Otro niño intentó ayudarlos, pero también comenzó a luchar.

La mujer de 33 años saltó y pudo empujar a los tres niños a aguas poco profundas. Sin embargo, los oficiales dijeron que ella también luchó en la corriente, y creen que se ahogó.

Amigos que estaban allí en ese momento pudieron llevarla a la orilla con un flotador, e intentaron reanimarla. Luego, cuando llegaron los servicios de emergencia, también lo intentaron, pero fue declarada muerta en la escena.

Una heroína que, según sus amigos y familiares disfrutaba ayudar a las personas, perdió la vida haciendo lo que más le gustaba.

No solo los humanos pasan por eventos traumáticos como este. Los animales también pueden ahogarse, sin importar lo buenas que sean sus habilidades para nadar.

En Rusia, dos cachorros de oso pardo casi se ahogan al cruzar el lago Vygozero.

Ambos animales fueron rescatados por pescadores que afortunadamente estaban cerca. Los pequeños cachorros se aferraban al bote sin temer a los hombres, por el contrario, depositando toda su confianza en ellos.

Al parecer, los dos animales habían seguido a su madre para cruzar el lago, pero la aventura casi se convirtió en una tragedia, pero gracias a la ayuda de estos hombres, los osos se encontraron con su madre en tierra firme.