logo
Dos niños jugando | Foto: Flickr.com/joiseyshowaa
Dos niños jugando | Foto: Flickr.com/joiseyshowaa

Papá lleva a sus hijos al árbol donde solía jugar con su padre: halla una carta suya allí - Historia del día

Un hombre llevó a sus hijos al pequeño pueblo en el que creció y compartió con ellos los recuerdos de su infancia feliz y la relación con su padre.

Publicidad

La vida de Federico Sánchez no había resultado como él la había imaginado cuando era niño, pero eso es lo que nos pasa a la mayoría de nosotros. Él tenía treinta y cinco años, estaba felizmente casado, tenía dos hijos y vivía en una metrópolis.

Era inteligente y trabajador, pero nunca conseguía el ascenso que esperaba, pues sus superiores siempre se apropiaban de sus brillantes ideas. Federico hacía el trabajo y ellos obtenían el crédito.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Pero el hombre quería un futuro más brillante. Un día, decidió hacer un viaje para recordar su pasado.

Así que Francisco, su esposa María y sus dos hijos, Abel, de 10 años, y Laura, de 9, viajaron al campo para visitar a su madre. Habían pasado años desde la última vez que había estado en casa. Por lo general, era la Sra. Sánchez quien viajaba para visitarlo.

Publicidad

Pero esta vez, Francisco quería rememorar su pasado para ver si encontraba la respuesta a la pregunta que se había estado haciendo una y otra vez: “¿Por qué permito que hombres menos competentes me usen como trampolín?”.

¿Le temía al éxito? ¿O simplemente era demasiado tímido para presentarse? Francisco quería cosas buenas para sus hijos y sabía que tenía la capacidad de hacer mucho más. Tal vez regresar a su hogar de la infancia le mostraría el camino a seguir.

La familia llegó justo antes de la puesta del sol y los niños salieron del auto y corrieron a los brazos de su abuela. Mara y su esposo los siguieron y abrazaron a la Sra. Sánchez, y ella les devolvió el gesto.

“¡Hijo, tu padre estaría muy orgulloso de ti! ¡Tienes una hermosa familia!”. Las lágrimas llenaron los ojos del hombre y él se giró para que los niños no lo vieran llorar.

Teodoro Sánchez había fallecido cuando Francisco tenía solo ocho años. Su hijo nunca había superado realmente esa pérdida. Mara le apretó el brazo con simpatía a su esposo y la familia entró en la casa.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Durante una deliciosa cena, la Sra. Sánchez les contó a los niños historias sobre las travesuras en las que Francisco solía meterse cuando era niño.

“¡Y ese columpio! ¡Dios mío! ¡Su padre se la pasaba en ese columpio todo el día! ¡Él pensaba que aprendería a volar! ¡Terminó partiéndose la cabeza un par de veces!”.

“¿Un columpio?”, preguntó Abel emocionado. “¿Podemos usarlo, abuela? ¿Podemos?”.

“Bueno”, dijo la Sra. Sánchez “Tienes que preguntarle eso a tu mamá y a tu papá decidan”.

Esa noche, todo lo que Francisco podía pensar era en ese columpio. Su padre se lo había construido cuando tenía tres años.

Publicidad

Todos los años hacía una pequeña ceremonia de levantar el asiento un poco más alto para que los pies de Francisco no se arrastraran por el suelo.

Pero unas semanas después del octavo cumpleaños de su hijo, a Teodoro le diagnosticaron un tumor cerebral que le quitó la vida en cuestión de semanas. Francisco nunca había vuelto a acercarse a ese columpio después de eso.

La primera noche en que él y su familia visitaron su hogar de la infancia, el hombre no pudo dormir nada pensando en su vida, su padre y todas las esperanzas que tenía para sus hijos.

A la mañana siguiente, después del desayuno, Abel y Laura no dejaban de hablar sobre el columpio, así que el padre finalmente les permitió columpiarse.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Condujo a sus hijos al patio trasero donde un enorme y viejo roble extendía sus ramas. Un columpio de cuerda con un asiento de madera colgaba de una de las ramas gruesas.

“¡Yo primero!”, gritó el niño mientras comenzaba a correr hacia allí. Pero Francisco estiró su mano para detenerlo.

“Cuando llegaba la primavera, mi papá siempre revisaba que las cuerdas no se hubieran podrido con la nieve y la lluvia antes de que yo las usara”, explicó. Después de probar la solidez de las sogas, el padre dejó que sus hijos se columpiaran.

Abel inmediatamente se sentó en el columpio, pero su entusiasmo se desvaneció rápidamente. “¡Está muy bajo!”, se quejó.

Laura lo empujó. “¡Déjame intentarlo!”, gritó, pero también se quejó de que sus pies se arrastraban por la tierra.

Federico miró hacia la rama de la que colgaba el columpio y dijo: “Tu abuelo trepaba y acortaba la cuerda todos los años en mi cumpleaños. ¡Creo que tendré que hacer lo mismo!”.

Publicidad

Entonces el hombre trepó al árbol y cuando llegó a la rama grande, vio que alguien había dejado un paquete atado a la cuerda del columpio. Se lo guardó en el bolsillo trasero y terminó lo que estaba haciendo.

Luego bajó y observó a Abel y Laura turnarse para ver quién podía llegar más alto. Entonces recordó el paquete. Lo desató con cuidado y removió el impermeable que lo cubría.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

¡Adentro había varias hojas de papel escritas con lo que parecía ser la letra de su padre!

“Mi querido Francisco”, leyó. “Acabo de enterarme de que no tengo mucho tiempo de vida, y mi deseo de verte convertido en un hombre maravilloso no se hará realidad. No puedo dejar de pensar en todos los momentos especiales que me perderé, y los problemas que no podré ayudarte a resolver. No estaré allí para ti, hijo mío, así que quiero decirte lo poco que he aprendido en esta vida: ama a tu familia por encima de todo y sé fiel a ti mismo. No tengas miedo de hablar, hijo La vida se parece mucho a este columpio que tanto te gusta. A medida que creces, tus piernas se alargan demasiado, así que tienes que levantar el asiento. Lo he estado haciendo por ti. Pero algún día tendrás que hacerlo por ti mismo. La vida es muy parecida a un columpio. Superarás una posición y tus pies comenzarán a arrastrarse, pero no esperes que nadie más te ayude o cuide de ti. Tienes que escalar ese árbol tú mismo si quieres balancearte alto y aprender a volar. Te amo, hijo mío. No sé cuándo leerás esto, pero rezo para que cualquier pequeña sabiduría que pueda compartir te ayude en tu vida”.

Publicidad

“¿Qué es eso, papi?”, preguntó Laura.

“Es una carta maravillosa de tu abuelo. Un día, cuando seas un poco mayor, se la leeré a ambos”, dijo Francisco.

Cuando el hombre se reincorporó a su trabajo una semana después, estaba decidido a hacer algunos cambios. En un momento, un colega le preguntó si tenía alguna idea para resolver el problema de la distribución y Francisco solo sonrió.

Entonces redactó un memorándum, lo firmó y se lo envió al director ejecutivo. En este describía una solución brillante que reduciría la mitad de los gastos de la empresa. Por primera vez, Francisco obtuvo el crédito por su trabajo: un ascenso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Un tiempo después, el padre les explicó a Abel y a Laura: “Si quieren columpiarse alto, tienen que trepar al árbol ustedes mismos...”.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Nuestros padres nos cuidan cuando somos niños, pero cuando crecemos, tenemos que aprender a luchar por nosotros mismos. Francisco aprendió a valerse por sí mismo y eso lo llevó a un gran ascenso.
  • Nunca es demasiado tarde para cambiar. Francisco era un hombre tímido y modesto, que permitía que otras personas le robaran sus ideas y se aprovecharan de él. Pero siguió el consejo de su padre y cambió su vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Una niña recibe un paquete de su madre, que la abandonó junto a su padre al nacer, y descubre una verdad desgarradora

29 de abril de 2024

5 historias de grandes herencias con un giro inesperado de los acontecimientos

06 de mayo de 2024

Niña pasea por supermercado con mamá, descubre su propia foto de "desaparecida" en cartón de leche - Historia del día

22 de enero de 2024

El hijo menor de un hombre no hereda nada más que un viejo baúl y sus hermanos se burlan de él, las cosas cambian cuando mira en su interior

26 de abril de 2024

Fotógrafa de bodas destruyó el matrimonio de sus amigos con una sola foto de boda - Historia del día

06 de marzo de 2024

Escuché a mi esposo decirle a su amigo que está conmigo por mi dinero – La lección que le di fue dura

26 de abril de 2024

7 historias reales con giros sorprendentes

22 de febrero de 2024

Mesera nota que la novia actúa raro en su propia boda, luego encuentra una nota en su bolsillo - Historia del día

12 de abril de 2024

Mi padre me dejó su mansión mientras su nueva esposa y su hija sólo recibían 10.000 dólares cada una

18 de abril de 2024

Un padre prohíbe a su hijo que sea bailarín y más tarde recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

05 de marzo de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

Mi esposo rico me prohibió entrar en una habitación de nuestra casa - No pude dejar de llorar cuando vi lo que escondía

15 de marzo de 2024

El regalo de mi madrastra en mi 15º cumpleaños destrozó mi vida en mil pedazos

20 de febrero de 2024

Mi padre bibliotecario cambió radicalmente nuestras vidas tras su muerte

28 de febrero de 2024