logo
Una mujer concentrada leyendo
Una mujer concentrada leyendo

Mujer encuentra cartas de amor en la basura y las responde, un día aparece un desconocido en su porche - Historia del día

Grace es una tímida viuda que trabaja como institutriz en casa de Claudia. Ve cómo Claudia tira cartas de su admirador, deshonrándolo por su falta de riqueza. Por accidente, Grace lee una de esas cartas. Decide contestarla haciéndose pasar por Claudia.

Publicidad

Grace estaba sentada junto a la ventana de su pequeña y austera habitación en la extensa mansión de Claudia, mirando el horizonte de la ciudad que brillaba bajo el sol poniente. Hacía un año que había enterrado a su marido, y el dolor seguía aferrándose a ella como una sombra.

Trabajar como institutriz en casa de Claudia le servía de distracción, pero el silencio de su corazón era ensordecedor. Ansiaba un nuevo comienzo, pero el miedo la ataba al pasado.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

La aguda voz de Claudia atravesó de pronto la quietud de la casa, devolviendo a Grace al presente. Se apresuró a bajar las escaleras, donde Claudia ordenaba el correo con desdén.

"¿Qué es todo esto?", preguntó Grace, con voz vacilante, mientras observaba a Claudia escudriñar un montón de cartas sin apenas echarles un vistazo.

Publicidad

"Inútiles tonterías románticas de un hombre sin dinero llamado George. Imagínate que piensa que puede hacerse rico con sus encantos", rió Claudia con frialdad, tirando las cartas a la papelera con un movimiento de muñeca.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

A Grace le dolió el corazón al verlo. "¿Pero no hay valor en la sinceridad de sus palabras? Tal vez, el amor...".

"¿Amor?", interrumpió Claudia, entrecerrando los ojos. "Grace, eres realmente ingenua. El amor no pagará lujos ni asegurará nuestro futuro. Recuérdalo".

Publicidad

Cuando Claudia se alejó, su risa resonó en el suelo de mármol. Grace miró a su alrededor y, al no ver a nadie, rescató las cartas de la papelera. En la intimidad de su habitación, abrió el primer sobre. La letra era elegante pero apresurada, como si sus emociones fueran demasiado vastas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Grace desdobló la carta y leyó:

"Queridísima Claudia,

Cada puesta de sol me recuerda los colores que traes a mi vida, aunque aún no nos hayamos conocido. Camino por el parque, observando cómo las parejas comparten momentos tranquilos, y nos imagino allí, riendo y compartiendo sueños bajo el cielo abierto. Mi corazón está lleno de esperanza de que, a pesar de la distancia, nuestros espíritus puedan encontrar la forma de entrelazarse.

Atentamente,

George".

Publicidad

"Ese George escribe sobre el amor con tanta libertad, con tanta belleza", pensó Grace, con las manos temblándole ligeramente mientras leía. "¿Podría volver a ser lo bastante valiente como para abrazar tales sentimientos?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Grace no podía dejar sin respuesta a una persona tan sensible y abierta de corazón. Aunque se sentía algo engañosa, el acto también conllevaba una intimidad excitante. Cogió el bolígrafo y el papel, con el corazón latiéndole con cada palabra que elaboraba cuidadosamente.

"Querido George,

Tus cartas han tocado un lugar de mi corazón que creía cerrado desde hace mucho tiempo. ¿Podrías contarme más cosas sobre el mundo tal y como tú lo ves? Quizá, juntos, podamos encontrar algo de belleza en esta vida".

Publicidad

Grace encontraba trozos de sí misma en el mundo de George con cada palabra que escribía. Envió su primera carta con el corazón tembloroso. La cálida respuesta de George provocó el inicio de su sentida correspondencia.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

***

Con el paso de los meses, el vínculo entre Grace y George se estrechó a través de sus cartas. Todas las noches, una vez cumplidas sus obligaciones como institutriz, Grace se retiraba a su pequeña habitación poco iluminada para redactar sus respuestas.

"Querido George", empezaba, con la mano vacilando ligeramente, "la forma en que describes la calma del océano en tu última carta es como si pudiera oír las olas desde aquí. Me recuerda a un poema que leí una vez sobre el mar como espejo de nuestra tranquilidad".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

En el otro extremo, George parecía sentir un cambio en el tono y la profundidad de las cartas que recibía. Claudia, una mujer que él recordaba como preocupada principalmente por la riqueza material y el estatus, parecía haberse convertido en un ser con alma e introspectivo. Le respondió con entusiasmo.

"Tu última carta me ha conmovido profundamente", respondió George. "Es raro encontrar a alguien que aprecie como yo la tranquila belleza del mundo. Tus pensamientos calientan mis noches, y espero ansiosamente tus palabras".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Publicidad

Con cada carta, Grace se sentía culpable. Apreciaba la conexión, la forma en que su corazón se agitaba con cada respuesta de George. Sin embargo, no podía deshacerse del engaño que sustentaba su creciente vínculo. Se estaba enamorando de un hombre que creía escribir a otra persona.

A medida que se acercaba el invierno, las cartas se hicieron más frecuentes e íntimas. George compartía sus éxitos y sus dificultades, y Grace lo apoyaba con ánimo y comprensión.

Una noche helada, mientras Grace se preparaba para enviar otra carta, reflexionó sobre su situación. Se acercó a la ventana y observó cómo la nieve caía suavemente sobre las calles de la ciudad.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

"Estoy atrapada -susurró- en una red que yo misma he creado. ¿Es posible que, al engañar, haya tropezado con una verdad sobre mí misma?".

Publicidad

En sus cartas, Grace era vívida, viva y sincera. Compartía sus pensamientos y, poco a poco, la mujer que durante tanto tiempo había sido reservada y tímida empezó a abrirse.

***

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Una fresca mañana, Claudia decidió comprobar personalmente el buzón, tarea que solía dejar en manos del personal de la casa. Abrió la pequeña puerta metálica y vio un sobre elegantemente escrito entre las habituales facturas y anuncios.

Al reconocer al remitente, su rostro se llenó de fastidio.

"¿George otra vez? Creía que había renunciado a esta tontería", murmuró, con el ceño fruncido.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

La curiosidad la impulsó a hacer algo que nunca había hecho antes: decidió abrir la carta ella misma. Normalmente, las habría desechado sin pensárselo dos veces, pero algo en la persistencia de sus intentos despertó su interés esta vez.

"Ha pasado tiempo desde la última vez que escribió; supuse que lo había superado. Pero no", refunfuñó mientras abría el sobre.

Era inequívocamente de George. Cuando desdobló la carta y empezó a leerla, su irritación inicial dio paso a una creciente curiosidad y sorpresa por el contenido que descubrió.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Publicidad

Las palabras revelaban el profundo afecto de George y su reciente éxito. Su otrora humilde taller estaba prosperando, generando sustanciosos beneficios justo a tiempo para las fiestas.

La mente de Claudia se agitó mientras asimilaba las noticias. El hombre al que antes había tachado de indigno por su situación económica era ahora un empresario de éxito.

La noticia provocó un cambio en ella, una repentina reevaluación de la valía de George. Sus ojos brillaron con un interés calculador.

Mientras Claudia seguía leyendo, su ceño se frunció de repente en señal de confusión.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

"¿Quién había estado escribiendo a George?".

Publicidad

La sospecha se apoderó de su mente y se acercó a la habitación de Grace con paso rápido. La puerta estaba ligeramente entreabierta y pudo ver a Grace sentada ante su pequeño escritorio, sumida en sus pensamientos con un bolígrafo en la mano.

Claudia comprendió, pero contuvo su impulso inmediato de reaccionar. Con una calma calculada, volvió a consultar la carta, en la que George había expresado su intención de visitar a Claudia y reunirse con ella por Navidad.

Decidida a dejar que los acontecimientos se desarrollaran sin interferencias por el momento, Claudia vio la oportunidad de permitir que la reunión tuviera lugar tal y como George había previsto. En cambio, albergaba un plan de venganza.

***

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Publicidad

La Nochebuena en casa de Claudia siempre era un gran acontecimiento. La mansión se engalanaba con luces resplandecientes y decoraciones festivas, y el aire se llenaba del aroma del pino y los suaves sonidos de la música navideña.

Pero para Grace, aquella Nochebuena no se parecía a ninguna otra. Estaba en su pequeña habitación, reflexionando sobre el año transcurrido y la correspondencia secreta que le había proporcionado una alegría inesperada y, ahora, una profunda ansiedad.

Mientras daba los últimos retoques a un poema que había escrito para George -un poema que sabía que nunca se atrevería a enviar-, llamaron a la puerta.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

"Ya está aquí", anunció uno de los criados de Claudia, con una nota de excitación en la voz. El corazón de Grace se detuvo.

Publicidad

"¿Quién?", preguntó, aunque una sensación de hundimiento le indicó la respuesta. "El señor George, señora. Ha venido a ver a la señora Claudia".

Grace sintió como si el suelo se hubiera deslizado bajo sus pies. No tenía ni idea de que George iba a venir. Se quedó paralizada, con la mente acelerada, mientras intentaba comprender que el hombre al que había llegado a amar a través de las cartas acababa de bajar las escaleras.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Antes de que pudiera ordenar sus pensamientos, volvieron a llamar a la puerta, esta vez con más urgencia. Claudia estaba en la puerta, con expresión fría y triunfante.

"Ven, Grace. No hagamos esperar a nuestro invitado".

Publicidad

Al bajar las escaleras, a Grace le temblaron las piernas. El salón estaba bellamente adornado, el árbol de Navidad centelleaba en un rincón.

George estaba de pie junto a la chimenea, con todo el aspecto del exitoso hombre de negocios del que había escrito. Primero miró a Claudia y luego, con curiosidad, a Grace. La voz de Claudia era dulce, envenenada de falsa calidez.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

"George, por fin nos conocemos. Pero antes, hay un asunto que debo atender". Volviéndose hacia Grace, el tono de Claudia cambió a uno de desdén.

"Mi institutriz, Grace, ha sido engañosa, George. Ha sido ella quien ha mantenido correspondencia contigo, haciéndose pasar por mí. No puedo permitir semejante engaño en mi casa". La sala se quedó en silencio.

Publicidad

El rostro de Grace enrojeció de vergüenza y bochorno. Nunca se había sentido tan expuesta, tan pequeña.

Sin embargo, al mirar los ojos sorprendidos de George, una chispa de algo más parpadeó en su interior: el deseo de que la vieran como lo que realmente era, no como una sombra en la vida de Claudia. Tragándose el miedo, dio un paso adelante.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

"George, yo...", le temblaba la voz, pero continuó, con los ojos clavados en los de él, "te escribí porque tus palabras me conmovieron. No pretendía engañarte. Sólo... quería conectar. Compartir...".

Respiró hondo, armándose de valor.

"George, había planeado confesártelo todo en mi próxima carta, decirte la verdad sobre quién te escribía. Pero quiero decirte aún más. Me parece bien hacerlo ahora, antes de irme".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Entonces empezó a recitar el poema que había escrito, su voz ganando fuerza con cada verso:

"En momentos tranquilos, a solas, oí,

El susurro de un corazón, una palabra tierna.

A través de líneas escritas, el abrazo de un alma,

En cada letra, encontré tu rastro.

Perdona las sombras donde me escondí,

La verdad de mí, entre palabras.

Si los corazones pueden hablar más allá del ardid,

El mío late por ti; a ti te corresponde elegir".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

La habitación estaba quieta. El único sonido era el crepitar del fuego. Claudia se burló: "Qué conmovedor. Pero los sentimientos no cambian el engaño". Las lágrimas empezaron a correr por el rostro de Grace, abrumada por la tensión y la expresión ilegible de George.

Ahogándose en sus sollozos, jadeó: "Esto es insoportable... Por favor, discúlpenme". Sin esperar respuesta, huyó de la habitación.

Grace se precipitó por el vestíbulo y sus pasos resonaron en el suelo de mármol. Abrió de un empujón la puerta principal y apenas sintió el frío del aire invernal cuando salió al porche cubierto de nieve.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Con las prisas, había olvidado ponerse los zapatos. Sus pies descalzos se hundieron en la nieve blanda y fría, pero el impacto del frío no era nada comparado con la agitación que sentía en su interior.

Publicidad

Corrió calle abajo, con los copos de nieve arremolinándose a su alrededor, derritiéndose en sus lágrimas calientes.

"Me enamoré y mira lo que he hecho", pensó desesperada. "Lo he estropeado todo con mi estúpido corazón". Su mente se agitaba mientras su cuerpo se movía instintivamente por la noche invernal, cada paso la alejaba más de la casa y de George.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Los pies descalzos de Grace se entumecían contra el suelo helado. Justo entonces, unos fuertes brazos la atraparon por detrás. Era George. Rápidamente le envolvió los hombros temblorosos con su abrigo y la levantó de la acera mojada. Abrazándola, intentó protegerla del frío en la medida de lo posible.

"Grace, no huyas", le dijo con suavidad, con voz preocupada. "No estoy aquí para juzgarte, sino para comprenderte".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Mientras la abrazaba, George continuó, con voz suave pero sincera: "Siempre sentí que algo no iba bien". La naturaleza mercenaria de Claudia era evidente, y la sinceridad de las cartas no parecía propia de ella. Cuando te vi, todo encajó". Mirándola a los ojos, hizo una pausa, ahora brillantes por las lágrimas y la nieve que caía.

"Me enamoré de la mujer de aquellas cartas, y ahora, al ver tus hermosos ojos, vuelvo a enamorarme".

George se inclinó suavemente y le besó la frente. "Te quiero, Grace -susurró-. ¿Quieres venir conmigo? Empecemos de nuevo, lejos de todo esto".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Midjourney

Publicidad

Grace miró a George a los ojos. La sinceridad de su voz y la calidez de su abrazo contra el frío de la nieve le parecieron el refugio que había anhelado pero que nunca pensó que encontraría.

"Sí, George, iré contigo".

Sus palabras flotaron en el aire helado. Grace estaba dispuesta a empezar una nueva página de su historia.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Shutterstock

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Publicidad

Si te ha gustado esta historia, lee ésta: Todos los días, Jennifer jugaba al ajedrez con un vagabundo que compartía sus historias con ella. Un día, le pidió dinero prestado y desapareció. Desesperada, Jennifer se sentó a jugar al ajedrez en el parque de la ciudad. De repente, vio un papel debajo del tablero. ¡Era una nota dirigida inequívocamente a Jennifer! Lee la historia completa aquí.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer pierde a esposo en accidente aéreo, años después se encuentra con él y su madre por casualidad en un supermercado - Historia del día

24 de abril de 2024

Un guardia engreído negó a mi esposa la entrada al cine - Volví días después para vengarme

17 de junio de 2024

Mi cuñada arruinó mi vestido de novia a propósito – Nadie me creyó hasta que la desenmascaré el día de mi boda

13 de junio de 2024

Esposa promete dar a su hija carta de su esposo moribundo, cambia de opinión al leerla tras su muerte

04 de abril de 2024

Quería felicitar a la abuela de mi prometido y le envié un regalo de cumpleaños, pero se convirtió en una pesadilla

16 de mayo de 2024

Una nieta lee un viejo diario a su abuela con Alzheimer y descubre un secreto que nunca debió saber - Historia del día

29 de marzo de 2024

Padres ricos robaron millones de la herencia de su hija, pero el karma les da una lección

07 de marzo de 2024

Pagamos la deuda de nuestra nuera como regalo, pero ella montó un escándalo al respecto - Luego recibió un buen llamado de atención

18 de abril de 2024

Mi marido mantuvo a su segunda familia en nuestro sótano

03 de abril de 2024

Encontré una carta de amor en los jeans de mi esposa y me arruinó la vida de forma inesperada

14 de mayo de 2024

Hombre echa a patadas a una mujer embarazada - Historia del día

13 de mayo de 2024

Hombre echa a su novia embarazada - Historia del día

11 de abril de 2024

Mi corazón se detuvo al ver lo que mi suegra le hizo a mi hijo en su segundo cumpleaños

21 de marzo de 2024

Mujer es infiel delante de suegro discapacitado - Historia del día

28 de marzo de 2024