logo
Fuente:

Colegiala quedó impactada con la pregunta de la maestra. Pero la respuesta correcta no es la que creen

Pedro Marrero
20 mar 2018
11:53
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

A veces, la mente nos juega travesuras que nos hacen pecar de indiscretos cuando menos lo imaginábamos. Esta niña de sexto grado se puso en evidencia frente a todos.

Publicidad

Quien está rodeado constantemente de niños puede dar fe de con cuanta frecuencia los más pequeños nos pueden sorprender con sus ocurrencias a medida que van haciéndose una idea inocente del mundo y de la vida de los adultos.

La maestra de ciencias del sexto grado, la Señorita Samson, le preguntó a su clase: "¿Quién me podría decir cuál es el órgano del cuerpo humano que llega a expandirse en diez veces su tamaño cuando es estimulado?"

Como ningún estudiante levantó la mano para responder, la maestra escogió a la primera con quien cruzó la mirada. "María –le dijo a la elegida-, ¿podrías decirme tú cuál es el órgano del cuerpo humano que se expande en diez veces su tamaño al ser estimulado?".

Publicidad

Ante esto, María se puso de pie, notablemente sonrojada. "¿Cómo se atreve a preguntar una pregunta como esa?", dijo la niña. "Voy a quejarme con mis padres y con el director de la escuela, para que usted sea despedida".

La Señorita Sampson quedó impactada por la reacción de María, pero no por esto desistió. La maestra volvió a hacerle la misma pregunta a sus estudiantes. Esta vez, Samuel levantó la mano para responder. "¿Dime, Sam?"

"Señorita, la respuesta correcta es el iris del ojo humano", dijo el aplicado Samuel.

"Muy bien, Samuel. Es correcto. Gracias", respondió la Señorita Sampson.

Publicidad

Satisfecha, la Señorita Sampson se volvió entonces hacia María y le dijo:

"María, tengo tres cosas que decirte. Primero, es evidente que no has hecho tu tarea. Segundo, creo que tienes una mente muy sucia y perversa. Y tercero, me temo que cuando crezcas te llevarás una triste decepción".

Dicen que la risa es la mejor medicina, pero para nosotros, es el azúcar que endulza nuestros días. Una buena carcajada aleja la tristeza y la depresión. ¡Todos necesitamos una sonrisa de vez en cuando!

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Maestra insensible se burla de alumno cada día: el chico se hartó y grabó en secreto cada insulto

05 de febrero de 2022

Abuelos echan a adolescente embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

29 de marzo de 2022

20 años después de dar en adopción a su hijo recién nacido, mujer recibe e-mail del padre adoptivo - Historia del día

05 de marzo de 2022

Chofer de bus ve a niño caminar al bosque en vez de entrar a la escuela, así que lo sigue - Historia del día

10 de mayo de 2022