logo
Fuente: undefined

Sus piernas y manos fueron amputadas tras ser lamido por un perro

Fabricio Ojeda
15 ago 2018
01:18
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Estuvo a punto de morir, perdió sus extremidades, lleva siete cirugías, y le faltan otras, y aún así sigue amando a los perros y tiene una actitud positiva. Este hombre no se da por vencido.

Publicidad

El estadounidense Greg Manteufel, de 48 años, contrajo una rara infección de sangre contagiada por la saliva de un perro en junio pasado, lo que llevó a la amputación de partes de sus extremidades pocos días después.

Desde que comenzó a presentar síntomas similares a los de la gripe, Manteufel, un pintor de West Bend, Wisconsin, ha sido sometido a siete cirugías y todavía le faltan otras.

Días después de lo ocurrido, el 26 de junio, Manteufel accedió a conversar con People en su cama de hospital, y contó cómo comenzó todo:

Imagen tomada de: YouTube/InsideEdition

Imagen tomada de: YouTube/InsideEdition

Publicidad

"Sentía como fiebre y cuando traté de ir al baño en mitad de la noche, mis pies estaban fuera de mí. No tenía poder para llegar por mí mismo al cuarto de baño".

La revista digital informó que cuando la familia de Manteufel lo llevó a un centro de salud local, su rostro comenzó a ponerse negro y azul.

Los médicos lo evaluaron y lo trasladaron al Hospital Froedtert en Milwaukee, donde fue tratado por una infección de sangre causada por capnocytophaga, una bacteria que se encuentra en la boca de muchos perros y gatos, según los Centros para el Control de Enfermedades.

Si bien la bacteria no enferma a los animales, si se transmite a los humanos a través de la saliva -algo extremadamente raro, según el CDC- puede causar fiebre, diarrea, dolores de cabeza y vómitos.

Publicidad

Según el Centro Nacional de Información Biotecnológica, la infección también puede conducir a "sepsis grave y shock séptico fatal, [y] gangrena de los dedos o extremidades".

Imagen tomada de: YouTube/InsideEdition

Imagen tomada de: YouTube/InsideEdition

Publicidad

Dos días antes de que su fiebre comenzara, Manteufel estuvo en una fiesta de cumpleaños en la que entró en contacto con numerosos perros que fueron llevados por invitados. Él piensa que probablemente allí fue infectado.

"Toqué a todos los perros que estaban allí. Los acaricio a todos, amo a los perros", dijo. "Lo que podría haber sucedido fue que toqué a uno de los perros o me lamieron la mano y luego me froté el ojo, la boca o algo así, porque no tenía ningún rasguño o mordisco, dolores abiertos o nada de eso".

Manteufel, Dueño de una pitbull hembra, aseguró que nunca tuvo un problema de salud por acariciar a un perro antes.

Publicidad

"Estuve con perros toda mi vida, haciéndolos lamerme en la cara y las manos y en todas partes", explica. "Los doctores me dijeron que probablemente me hubiera ganado la lotería cinco veces ese día, antes de recibir lo que obtuve ese día de un perro".

El CDC informa que alrededor de tres de cada 10 personas que se infectan con capnocytophaga mueren, y la muerte puede ocurrir en tan solo 24 a 72 horas después de que comienzan los síntomas.

A medida que su situación se volvía crítica, Manteufel recuerda haberle dicho a los médicos de Froedtert que hicieran lo que tuvieran que hacer para mantenerlo con vida.

Publicidad

Pero debido a que su cuerpo había disminuido la circulación de sus extremidades en respuesta a la infección, los médicos tuvieron que amputarle las piernas. Dos semanas más tarde, también le quitaron los antebrazos.

Amanecer Zwicker-Manteufel, su esposa, ha estado constantemente en el hospital mientras se recupera, y seguirá allí mientras se prepara para al menos tres cirugías más en los próximos días.

Manteufel espera ser equipado con prótesis de pierna y brazos una vez que abandone el hospital. Tendrán que vender su casa de dos pisos para buscar un lugar más adecuado a sus necesidades futuras.

A pesar de todo, Manteufel conserva el buen ánimo.

Publicidad

"Estoy listo para irme. Mi mente está en lo cierto, no estoy mirando atrás un minuto ", dice. "Apesta, pero qué vas a hacer, ¿sabes? Mi mente ha sido 100 por ciento positiva a través de todo esto. Mirar hacia atrás no me llevará a ninguna parte".

NADA DE QUÉ PREOCUPARSE

Según un despacho de AP citado por Telemundo 51, la doctora Silvia Muñoz Price, epidemióloga del Froedtert & the Medical College de Wisconsin, donde Manteufel fue atendido, dijo que los amantes de los animales no tienen de qué preocuparse.

Apuntó Muñoz que es más probable que mueran en un accidente automovilístico que por una infección provocada por la bacteria.

Publicidad
Imagen tomada de: YouTube/InsideEdition

Imagen tomada de: YouTube/InsideEdition

“Es extremadamente raro. No se deshagan de sus mascotas. Continúen comportándose con ellos de la misma forma que lo han hecho hasta ahora”, indicó Muñoz.

Publicidad

Greg, por su parte, dijo sentirse “feliz de estar aquí”, y aseguró que no llegó tan lejos “para llorar y decir: ‘¿Por qué a mí?”.

La punta de la nariz de Manteufel también perdió circulación y tuvo que ser reparada por medio de cirugía.

“Tenemos billones de bacterias en nuestros cuerpos. Usualmente esas bacterias viven felizmente con nosotros. En ocasiones se portan mal”, concluyó Muñoz.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Señora indigente abate a 3 ladrones cuando amenazan la vida de un niño - Historia del día

06 de febrero de 2022

Hermano de 5 años carga el ataúd de su hermanita para despedirse de ella para siempre

30 de abril de 2022

Alcalde se viste como indigente, va al hospital local y ve a pobre anciana llorando - Historia del día

07 de abril de 2022

Niño visita a diario a mendigo sin hogar con un perro: un día ve al perro triste y solo - Historia del día

24 de febrero de 2022