Chiste: un hombre pequeño entra a un bar buscando al dueño del dóberman atado afuera

Un hombre pequeño y tímido entró en un bar de motociclistas preguntándose quién había atado un enorme dóberman al medidor de afuera.

El hombre, bastante nervioso debido a su pequeña estatura en comparación con los otros hombres que frecuentan el bar, tímidamente preguntó tan pronto como ingresó en el bar de motociclistas del Bronx.

The entrance of a biker bar. | Imagen: Shutterstock.com

The entrance of a biker bar. | Imagen: Shutterstock.com

Después de aclararse la garganta para ganar audiencia, dijo:

"Um, ¿cuál de ustedes señores es dueño del dóberman atado afuera al parquímetro?"

Muchos ojos se volvieron hacia él, pero la respuesta provino de un hombre enorme y peludo, vestido con cueros de motociclista, y cuyos vellos corporales se podía ver asomándose a través de las costuras.

Girándose lentamente sobre su taburete para mirar al tembloroso hombrecito, el grandulón dijo:

"Es mi perro. ¿Por qué?"

Dóberman en la naturaleza. | Imagen: Shutterstock

Dóberman en la naturaleza. | Imagen: Shutterstock

El hombrecito, obviamente muy nervioso, dijo:

"Bueno, creo que mi perro lo acaba de matar, señor."

El gran hombre rugió con incredulidad y dijo: "¿Qué? ¿Qué tipo de perro tienes?"

“Umm", respondió el hombrecito, "es una cachorrita de cuatro semanas de edad".

“¡Patrañas!”, gritó el motorista. "¿Cómo pudo tu cachorra matar a mi dóberman?"

"Parece que tu perro se atragantó con ella, amigo."

Hombre en una motocicleta personalizada en un camino abierto. | Imagen: Shutterstock

Hombre en una motocicleta personalizada en un camino abierto. | Imagen: Shutterstock

MOTORISTA EN UN BAR DE CARRETERA

Un motociclista decide descansar en un bar de carretera en Louisiana después de un largo día en el asiento. A pesar del ajetreo del día, entró, se sentó y pidió un vaso de cerveza.

La tercera vez que pidió una cerveza, se dio cuenta de que algunas de las personas presentes en el bar le estaban robando miradas y susurrando inaudiblemente.

Así que se levantó y salió del bar solo para regresar unos minutos más tarde con un caimán que había decidido que les daría algo para ver y de qué hablar.

Deja caer el cocodrilo en el suelo, se baja los pantalones y suelta su miembro en la boca del cocodrilo. ¡Pum! Las mandíbulas se cierran.

Hocico de cocodrilo. | Imagen: Freepik

Hocico de cocodrilo. | Imagen: Freepik

Con los dientes apretados, el hombre cuenta en voz alta hasta diez, luego golpea al caimán en los ojos y este lo libera.

“¡Así es!”, gritó el sujeto. “¿Alguno de ustedes es lo suficientemente hombre para hacer lo mismo?"

Después de un momento de silencio, una voz masculina desde la parte posterior dice:

"Lo haré si prometes no golpearme en los ojos."

Fuentes: Jokes WareHouse, Mr-Funny

Artículos relacionados
shutterstock.com
Historias Jun 30, 2019
Chiste: Hombre entra a un bar y ve a un granjero emborrachándose en un hermoso día
shutterctock.com
Historias Jul 14, 2019
Chiste: Chica de 18 años hace quedar mal a hombre mayor frente a todo el bar
Historias Apr 23, 2019
Anciano recibe una oferta obscena de una chica de 19 años
Historias virales Jun 25, 2019
Bilbao: Anciana de 90 años dejó 40.000 euros en un bar y el dueño le devolvió todo el dinero