Chofer conduce autobús lleno de ancianos. De repente, mujer mayor le ofrece cacahuetes

Nada es mejor remedio que la risa, y unas cuantas carcajadas cuidan tu salud física y mental. Hoy te traemos un poco de humor para alegrarte el día.

Un conductor de un autobús va con su vehículo lleno de personas mayores por una carretera, cuando una viejecita le toca el hombro.

Ella le ofrece un puñado de cacahuetes, que él agradecidamente acepta y empieza a comer. Después de aproximadamente 15 minutos, ella lo golpea nuevamente en el hombro y le da otro puñado de cacahuetes.

Ella repite este gesto unas ocho veces. En la novena vez, el conductor le pregunta a la viejecita por qué no se comen los cacahuetes, y ella responde que no es posible debido a sus dientes viejos, que no logran masticar los duros cacahuates.

"¿Por qué los compras entonces?", pregunta desconcertado, a lo que responde la anciana, "Simplemente nos encanta el chocolate que los rodea".

Dicen que la risa es la mejor medicina, pero para nosotros, es el azúcar que endulza nuestros días. Una buena carcajada aleja la tristeza y la depresión. ¡Todos necesitamos una sonrisa de vez en cuando!