Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Un amor de por vida: abuelo usa una grúa para ver a su esposa aislada por la pandemia

Georgimar Coronil
23 abr 2020
13:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La familia del anciano ideó un original plan que permitió a la pareja de enamorados verse por primera vez en semanas.

Publicidad

La crisis por la COVID-19 ha afectado a millones de personas alrededor del mundo. Tanto a los que han enfermado o perdido familiares como consecuencia del virus, como a los que han tenido que aprender a vivir de una forma diferente tras las restricciones impuestas por la pandemia.

Cada día se pueden leer numerosas historias de personas que buscan la forma de mantener el contacto con sus seres queridos, tal y cómo es el caso de Nick Avtges, un anciano de 88 años que sólo deseaba ver a su esposa tras semanas de separación.

Pareja de abuelos viendo el atardecer.| Foto: Shutterstock

Publicidad

Antes de que iniciara la pandemia, Nick acudía todas las mañanas al Centro de Enfermería y Rehabilitación de Maristhill, en donde vive su esposa Marion Avtges de 85 años. Allí permanecía el día entero junto a ella haciéndole compañía.

Desgraciadamente, en el mes de marzo esta rutina se vio interrumpida por las medidas preventivas contra el coronavirus que incluyeron la restricción total de visitas a los residentes del centro.

Pareja de ancianos con bastones.| Foto: Shutterstock

Publicidad

La pareja de octogenarios que ha estado casada por 61 años, nunca había permanecido tanto tiempo separada y Nick nunca había dejado sola a su esposa, pese a no vivir en la misma casa.

Así lo confirmó James Tracy, administrador de la residencia donde se encuentra Marion: “Ha sido un marido muy devoto. No ha faltado ni un solo día".

Publicidad

Es por ello, que el estar alejado de su amada por tantas semanas comenzó a afectar el estado anímico del abuelo. Fue entonces cuando la familia de Nick y Marion idearon un descabellado plan para que pudieran volver a verse.

Tras solicitar permiso a James Tracy, los Avtges estacionaron una grúa frente al edificio del centro de rehabilitación y subieron a Nick tres pisos hasta la ventana de la habitación en donde se encontraba su amada Marion.

Pareja de mayores tomada de la mano.| Foto: Shutterstock

Publicidad

“Fue la primera vez que la vio cara a cara en semanas. Fue simplemente increíble”, contó Chris Avtges, el hijo de Nick.

El original plan surgió unos días antes mientras Chris se encontraba con unos amigos y se le ocurrió la loca idea, que en un principio todos tomaron como una broma. Sin embargo, tras pensarlo un poco más, consideró que tal vez podrían llevarla a cabo.

Publicidad

Tras la sugerencia de un amigo Chris escribió en Facebook preguntando y alguien tenía o conocía a alguien que tuviese una grúa que su familia pudiese alquilar o pedir prestada por un día.

Sorpresivamente, la publicación comenzó a recibir comentarios de gente que estaba dispuesta a ayudar.

Finalmente, Ryan Donnellan, dueño de una empresa de servicios de árboles en Watertown, hizo que el milagroso encuentro ocurriese.

Pareja de ancianos sentadas frente a un lago.| Foto: Shutterstock

Publicidad

En el gran día, un grupo familiares se reunieron fuera de la residencia para ver a la pareja reunirse por primera vez en semanas.

Tras tomar las medidas de higiene y seguridad necesarias subieron lentamente a Nick, quien llevaba puesta una máscara y guantes de los Patriotas de Nueva Inglaterra, hasta la ventana detrás de la que se encontraba la mujer de su vida.

Publicidad

Una vez que estuvieron frente a frente conversaron por unos 20 minutos y estando allí, en las alturas, Nick le mostró una nota que decía: “Te amo, cariño”.

“Le mostré la señal y ella dijo: 'Yo también te quiero, más de lo que crees'”, contó el anciano quien finalmente pudo reencontrarse con su esposa, gracias a la buena voluntad de los familiares y amigos que decidieron ayudar.

Publicidad