logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chicos recogen las hojas secas del patio de su difunto maestro: hallan fajos de dinero enterrados en la tierra - Historia del día

Mayra Pérez
16 ago 2022
17:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Después del fallecimiento de su maestro favorito, algunos estudiantes decidieron honrar sus promesas recolectando las hojas caídas en su jardín. Mientras limpiaban, descubrieron un tesoro enterrado.

Publicidad

El señor Carlos era el maestro favorito de Miguel, y junto a algunos de sus compañeros de clase solían visitar su casa después de la escuela, donde pasaban las primeras horas de la noche aprendiendo sobre astronomía.

La búsqueda de aventuras del señor Carlos contagió a sus alumnos en su amor por las ciencias. Les hablaba sobre sus viajes alrededor del mundo y les enseñaba cómo navegar por las estrellas y determinar la dirección del viento.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Los padres de los niños querían al señor Carlos y apreciaban cómo se preocupaba por sus alumnos fuera del salón de clases. Cada vez que ellos necesitaban quien cuidara a sus hijos, los dejaban en casa del maestro, donde se divertían todo el día.

“¿Sabías que en algunos lugares de Europa todavía se ve el sol a las nueve de la noche? ¡¿Qué tan genial es eso?!”, les comentó Miguel a sus padres después de pasar un día en la casa del señor Carlos.

"Hoy pude mirar a Saturno y Venus a través de un telescopio. ¡Se veían hermosos!”, les dijo en otra ocasión.

Los padres de Miguel estaban complacidos de que el niño aprendiera mucho del señor Carlos, incluso fuera del salón de clases. Desafortunadamente, todo cambió cuando el maestro comenzó a llamar al trabajo para informar que estaba enfermo.

Publicidad

Comenzó a tomar licencias por enfermedad un par de días a la semana hasta que no se presentó a la escuela en absoluto. Un día, el director llamó a sus estudiantes a una reunión de emergencia y les reveló que le habían diagnosticado cáncer.

La noticia de la enfermedad del señor Carlos conmocionó a todos. Sus alumnos lloraban, especialmente Miguel y su mejor amigo, Pedro. “No puede ser”, sollozó Miguel. “¡Al maestro le queda mucho más por explorar en el mundo!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Ese día, Miguel y Pedro decidieron visitar al señor Carlos después de la escuela. Cuando su maestro favorito abrió la puerta, se sorprendieron al verlo calvo y caminando con un bastón.

“Señor Carlos, escuchamos las noticias. Lo sentimos mucho. Nos ha costado mucho aceptarlo”, dijo Miguel, abrazando a su maestro.

El señor Carlos sonrió suavemente. “Así es la vida, mis queridos estudiantes. Es importante vivir cada día como si fuera el último porque nunca se sabe qué pasará después”, dijo.

Miguel y Pedro se encontraron llorando de nuevo al escuchar esto. Estaban decididos a hacer que los últimos meses del señor Carlos en la tierra fueran lo mejor posible. “¿Qué podemos hacer para ayudarlo?”, preguntó Pedro.

Publicidad

El señor Carlos negó con la cabeza hasta que se dio cuenta de que había algo con lo que necesitaba ayuda. “¿Pasarían por mi casa y limpiarían el jardín una vez que me haya ido? Me encantaría que mi jardín siguiera prosperando”, les dijo.

“Por supuesto. Prometemos que mantendremos el patio limpio”, dijo Miguel.

“Gracias, mis queridos estudiantes. Estaré sonriendo desde el cielo, sabiendo que me recordarán”, les dijo el maestro.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Poco después de esa visita, la salud del señor Carlos comenzó a deteriorarse. Siempre estaba en el hospital recibiendo tratamiento, por lo que Miguel y Pedro apenas pudieron volver a visitarlo en su casa. Dos meses después, murió.

Lee también: "Ella no es mi hermana", dice niño sobre bebé recién nacida y los padres hacen prueba de ADN para confirmarlo - Historia del día

“No puedo creer que se haya ido, mamá”, lloró Miguel. “Era el mejor maestro del mundo. Extrañaré ir a su casa después de la escuela. Aprendí mucho de él”, dijo mientras estaban en su funeral.

“Lo sé, cariño. Siento mucho tu pérdida”, dijo su madre. “Al menos tienes mucho por lo cual recordarlo. Siempre permanecerá vivo en tu corazón”.

Publicidad

Miguel recordó la promesa que él y Pedro le habían hecho al señor Carlos. Así que pensó que era el momento de visitar el jardín y cumplir con lo ofrecido.

Al día siguiente en la escuela, Miguel invitó a sus compañeros a acompañarlo a limpiar el jardín del maestro. Solo dos de los 23 estudiantes aceptaron unirse a él: Pedro y su otra compañera de clase, Abigail.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Miguel, Pedro y Abigail se dirigieron a la casa del señor Carlos después de la escuela y comenzaron a limpiar el jardín. Recordaron sus momentos felices con su maestro favorito, incluidos los pícnics que habían compartido juntos y sus experiencias con el telescopio.

Mientras limpiaba el jardín para quitar las pilas de hojas caídas, el rastrillo de Miguel de repente golpeó algo duro. “Creo que encontré algo”, le dijo a Pedro y Abigail. Los tres comenzaron a cavar juntos hasta que encontraron algo enterrado en el suelo.

“¿Qué es eso, Miguel?”, preguntó Abigail.

Sacó una caja de madera sellada y la abrió con un destornillador. Dentro, encontraron tres fajos de efectivo con $3000 cada uno. “No me equivoqué. Ustedes son mis mejores estudiantes. Por favor, dividan este dinero entre ustedes y utilícenlo para las aventuras de su vida”, decía una nota.

Publicidad

En cada paquete, el señor Carlos escribió una cita con la que Miguel y Pedro ya estaban familiarizados: “Vive cada día como si fuera el último”.

Los niños no podían creer que su maestra les había dejado dinero. Dividieron el dinero entre ellos y decidieron usarlo para su educación.

“No lo decepcionaremos, señor Carlos”, dijo Pedro, mirando el jardín recién limpiado. “Continuaremos con tu aventura y viviremos para ser tan brillantes como tú”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Hay muchas lecciones que aprender fuera de las cuatro paredes del salón de clases. El señor Carlos también solía enseñar sobre la vida y el universo fuera del salón de clases. Se aseguró de impartir sus conocimientos e historias a sus alumnos, permitiéndoles aprender cosas que no encontrarían en los libros de texto.

Cumple siempre tus promesas. El señor Carlos le pidió a algunos estudiantes que se encargaran de su jardín, y escondió una sorpresa en él. Los chicos cumplieron su promesa y fueron recompensados generosamente.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Hombre deja a su exesposa sin nada: 5 años después ella lo encuentra durmiendo en el baúl de su auto - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022

Estudiantes van al baile de graduación en camisetas para recaudar dinero para profesor de música en duelo - Historia del día

24 de junio de 2022

Abuela oye a su nieto burlarse de niño que vive en una camioneta y usa ropa vieja - Historia del día

17 de mayo de 2022

Joven desconocido comienza a cuidar a pareja de ancianos: la señora nota que tiene la misma marca de nacimiento que ella - Historia del día

14 de julio de 2022