logo
Un niño con un flor en la mano | Fuente: Shutterstock
Un niño con un flor en la mano | Fuente: Shutterstock

Anciano echa a pobre niño que roba flores de su jardín: las ve en la tumba de su hijo más tarde - Historia del día

Un hombre mayor notó que un niño robaba flores de su jardín y lo ahuyentó porque eran el único recuerdo de su difunto hijo. Pero mientras visitaba el cementerio descubrió las mismas flores marchitándose en su tumba.

Publicidad

Javier vivía solo en su casa y no le quedaba familia. Su único hijo, Elías, había muerto en un accidente automovilístico hacía unos años, y él no era la persona más agradable del mundo.

Lo cierto es que su pérdida lo había vuelto más solitario y se mantenía apartado de la sociedad. Pero al menos mantenía su casa en perfecto estado porque allí había crecido su hijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Uno de sus lugares favoritos era el jardín delantero. Lo habían perfeccionado juntos cuando Elías era un adolescente, e incluso se había convertido en diseñador de jardines y paisajista en su ciudad.

Javier permaneció solo después de la muerte de su hijo, pero siempre se sentía como si él estuviera presente cuando estaba en el jardín.

Publicidad

Era su único consuelo. Le gustaba disfrutar de la vista desde la ventana de su cocina cada vez que terminaba de comer y fregar los platos.

Pero un día fue diferente. “¡Detente!”, gritó, casi dejando caer el plato que tenía en la mano cuando vio a un niño sacando las flores de su jardín. El chico miró hacia arriba, con los ojos muy abiertos y completamente asustado.

Javier salió corriendo, gritándole: “¿CÓMO TE ATREVES A DAÑAR MI JARDÍN? ¡SINVERGÜENZA!"

Pero el chico no hizo caso. Salió corriendo de allí con las pocas flores que recogió y Javier no pudo alcanzarlo. “¡NO REGRESES O LLAMARÉ A LA POLICÍA!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Cuando se recuperó de ese episodio exasperante, el hombre mayor inspeccionó el daño y no había sido tan malo. El niño solo había tomado algunas flores y no había arruinado nada. Se sintió aliviado.

Ese mismo día, decidió visitar la tumba de Elías. Ir allí también le traía una pequeña sensación de paz y, afortunadamente, no estaba tan lejos. Cuando llegó allí, le contó a su hijo todo sobre su encuentro con el pequeño ladrón en su casa.

“¿Puedes creerlo, hijo? ¡Estaba robando en nuestro jardín! Aunque... bueno, me recordó un poco a ti”, narró Javier, con nostalgia mientras hablaba.

“También te encantaba la jardinería y todo tipo de flores. Tal vez podrías haber sido botánico o algo así, pero decidiste que embellecer las casas de las personas era aún mejor. Te extraño mucho”.

Javier se atragantó como siempre lo hacía cuando hablaba con su difunto hijo. Elías murió bien entrada la treintena. Estaba tan concentrado en su carrera que el matrimonio nunca estuvo en el horizonte.

En retrospectiva, su padre deseaba poder haber empujado a su hijo a formar una familia, a dejar un legado. Ahora solo él y su exesposa, con quien nunca hablaba, continuarían con la memoria de Elías.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Algo distrajo a Javier de sus tristes cavilaciones. Vio a un niño que venía directamente a la tumba de su hijo. Era el mismo niño que había robado flores de su jardín esa mañana.

El chico colocó las mismas flores en la tumba de Elías. Ni siquiera le prestó atención al anciano hasta que habló.

“¡Oye! ¡Tú!”. El niño miró hacia arriba y sus ojos se abrieron sorprendido. “¡Vaya!”, murmuró el hombre mayor. El niño estuvo a punto de darse la vuelta para huir de nuevo, pero Javier lo había agarrado de la manga con una mano.

“Esta vez no irás a ningún lado, chico”, dijo el hombre. “En primer lugar, ¿por qué robaste flores de mi jardín? Y en segundo lugar, ¿por qué las pusiste aquí? ¡Y no mientas o llamaré a la policía!”.

Publicidad

Javier se dio cuenta de que la policía no haría nada con respecto a que un niño robara flores, pero con suerte, la amenaza sería suficiente para asustarlo y hacerlo hablar.

Funcionó. Al principio, el niño frunció los labios, pero le tenía miedo a Javier. “Este es mi papá, señor”.

El hombre mayor guardó silencio durante un segundo ante esa revelación. “Eso es imposible, chico. Este es mi hijo, y no tuvo descendencia”.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

“Mi mamá me dijo que él es mi padre y que él no sabía nada de mí. Pero ella dijo que me está cuidando desde el cielo”, continuó el niño y Javier frunció el ceño. El pequeño parecía muy seguro de lo que estaba diciendo.

Publicidad

Le preguntó dónde vivía y el niño le hizo un gesto para que lo siguiera. El hombre mayor lo siguió porque quería hablar con su madre.

Después de caminar unos minutos, llegaron a un vecindario bastante diferente que Javier nunca había visitado. Claramente, allí había hogares de bajos ingresos. Cuando llegaron a la casa del niño, una mujer abrió la puerta.

“¿Hola?”, dijo la mujer, y el niño abrazó su pierna. “Eli, ¿dónde estabas?”.

“Hola, señora”, dijo Javier, inclinando su sombrero de fieltro hacia ella. “Mi nombre es Javier Hernández. Vivo cerca y conocí a su hijo en el cementerio. Mi casa está del otro lado. ¿Puedo hablar con usted?”.

“Soy Fabiola. Encantada de conocerlo. ¿Le gustaría pasar?”, dijo amablemente la madre del chico. Cuando Javier entró en la casa, la mujer le dijo que su hijo a menudo se escapaba para ir al cementerio. Eli se había ido corriendo a su habitación en ese momento.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

El hombre mayor se sentó en su humilde sofá y ella le ofreció café. “¿Sabe por qué su hijo se escapa? De hecho, lo atrapé robando flores de mi jardín y luego lo encontré en la tumba de mi hijo. Mi hijo era Elías Hernández”.

Fabiola dejó de remover el azúcar en su café y finalmente miró a Javier. “Vaya... No sé qué decir. Pero lamento que le haya robado las flores”.

“Entonces, ¿sabe por qué su hijo va allí?”.

“Sí, y es una historia algo larga”, comenzó la mujer. Ella explicó su relación de corta duración con Elías. Estuvieron juntos durante algún tiempo, pero tuvieron una gran pelea antes de que ella descubriera que estaba embarazada. Ella no quiso llamarlo ni contarle nada.

“Entonces, simplemente seguí adelante. Pero Eli comenzó a hacer preguntas sobre su padre, y me di cuenta de que necesitaba saber un poco sobre él. Fue entonces cuando descubrí en línea que Elías había muerto. Mis más sinceras condolencias”.

“Gracias, ¿pero no pensó en buscar a su familia y presentarles a su hijo?”, dijo Javier, con voz áspera al descubrir que tenía un nieto y que Elías nunca conoció a su pequeño.

“No, señor. Lo siento mucho, pero he sido madre soltera durante mucho tiempo y sé que no tenemos mucho, pero nos las arreglamos”, respondió la mujer, respirando profundamente. “Yo debería haberlo hecho”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

“Sí, debería haberlo hecho”, coincidió el anciano, sin saber qué más decir.

Antes de irse, Javier le dijo a Fabiola que lo llamara si necesitaban algo, especialmente porque no estaba tan lejos. También quería que su nieto tuviera más, que lo tuviera todo.

Al principio fue complicado porque el hombre mayor estaba muy acostumbrado a estar solo. Pero eventualmente llegó a adorar a Eli y se ganó el afecto de Fabiola.

Si Elías hubiera sabido que ella estaba embarazada, seguramente se habría hecho cargo de su hijo, así que Javier hizo lo mejor que pudo por su nueva familia.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad
  • Es mejor no juzgar a nadie hasta que descubras toda la verdad. Javier le gritó al niño y se enojó. Pero luego se dio cuenta de por qué el chico había robado las flores de su jardín.
  • Algunas coincidencias son demasiado notables para ignorarlas. Eli robó las flores del jardín de Javier, solo para descubrir que eran familia. Parece que Dios o algún poder superior quiso unirlos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Abuelo,94, cultiva jardín de flores especiales para la boda de su nieta desde hace unos 40 años - La gente está asombrada

31 de enero de 2024

Pareja feliz comparte en Internet foto de su 10º aniversario, enseguida recibe aluvión de llamadas de preocupación - Historia del día

09 de febrero de 2024

"Es mi nuevo hijo" Mujer vuelve a casa del funeral de su hijo con un niño en brazos - Historia del día

24 de enero de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

Mamá se muere por conocer a la novia de su hijo, queda atónita cuando trae a una mujer de su misma edad - Historia del día

04 de marzo de 2024

No podía dejar de llorar por un regalo de boda inesperado que me legó mi suegra

29 de febrero de 2024

Hijo huye de casa a los 16, regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

07 de mayo de 2024

Mi marido me obligó a dejar mi trabajo para cuidar de su padre - Historia del día

14 de mayo de 2024

"¿Papá?" Un niño encuentra a su padre soldado durmiendo en la calle: "¿Quién eres?" responde el hombre - Historia del día

13 de marzo de 2024

¿Me equivoco al prohibirle a mi suegra que vea a su nieto?

06 de febrero de 2024

Descubrí que mi hijo desaparecido fue adoptado por otra mujer - Historia del día

11 de abril de 2024

Prohibí a mi hijo que se hiciera amigo de la hija pobre del jardinero de la escuela, pero después cambió mi visión de la vida

07 de marzo de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

5 historias inolvidables de las peores noviazillas

29 de marzo de 2024